Herencia Hasseblad

magarcia

Principiante
Recordando las sensaciones que me transmitió la Xpro1 al tenerla en mis manos por primera vez, esto es lo que escribí por aquel entonces:
"#Hasselblad. Ese es el espíritu que anima la#XPRO1 y que le insufla la magia de una factura de lujo, tanto mecánica como óptica utilizada como excusa a la excelencia. Y no es una metáfora. La#XPAN, primera cámara de 35mm de la marca sueca, fue un concepto diseñado y fabricado en 1998 por #Fuji en #Japón (igual que su gemela la#TX1, comercializada directamente por Fuji) y marcó un hito en la fotografía al poder disparar en el 35mm habitual y en el formato panorámico de 24×65mm en un cuerpo con una calidad de construcción excepcional. La #XPRO hereda esa filosofía que Hasselblad supo ver en aquel diseño rompedor, y que nadie ha alcanzado a intuir en esta obra de arte e ingeniería, borrachos de megapíxeles y puntos de enfoque. Filosofía heredada a su vez de la extraordinaria (y olvidada) saga #Fujica #NP-#FM50 de medio formato (bautizada en su época como "Texa´s #Leicas"), cuya estela de planteamiento comercial parece seguir punto por punto la serie X de Fuji.
Ademas, sus ópticas, superan en calidad a las legendarias #SUMMICRON de #Leica igualando a las #SUMMILUX teutonas permitiendo captar realidades vistas a la luz de una vela (como la foto que acabo de hacer a Dani, con la única luz reflejada de su teléfono móvil).
Resulta igualmente impresionante la implementación de todo cuanto #Fujifilm ha venido aprendiendo en fotografía digital gracias a los tratamientos de rangos tonales, dinámicos y de color de los soberbios sensores Super #CCD de las #S1,#S2, #S3 y #S5 de la gama #Pro y toda la tecnología puesta en práctica en los visores electrónicos de las S6-9xx bridge, que eclosionan en la inefable experiencia del visor híbrido de la serie X (molón aunque no mejor que un buen pentaprisma reflex...)
Me repito: La #XPro_1 es una herramienta terriblemente bella y precisa que invita e incita a cometer actos de exaltación visual.

En su contra, le lastran graves defectos, que nacen del concepto X de Fuji (compartidos con el resto de EVIl o mirrorless de las demás marcas a dia de hoy) y son, a mi juicio, la excesiva dependencia del conjunto en sí de la electrónica, que hará de él un sistema ópticamente nulo e inútil cuando esta falle (que fallará, es cuestión solo de tiempo), el autofoco perezoso y errante, el aún más lento e impreciso enfoque manual o su elevado (elevadísimo) precio, para lo que es (o son en general este tipo de cámaras). Porque no nos engañemos: ni son tan pequeñas, ni tan discretas, ni tan estupendas. Los causas que motivaron que las #reflex y sus innegables ventajas empujasen al rincón del olvido (comercialmente hablando) a las #telemetricas en los 60 y 70, siguen ahí. A día de hoy, no les encuentro una ventaja razonable o sustancial con cualquier réflex de sensor similar más allá de su indiscutible belleza plástica y de las modas. Tal vez sea ese el motivo por el que a pesar de ser tan cojonudas, de llenar paginas y paginas de#fotograforeros con sus excelencias, haya tantas en venta de ocasión con tan pocos disparos y perdiéndoles un buen pellizco de lo pagado. Evidentemente nadie va a hablar mal de un producto del que quiere deshacerse como si le quemase en las manos... Y no son pocos los profesionales que ya se han desprendido de ellas para volver al resguardo que da la fiabilidad de auténticas herramientas de trabajo, que son sus reflex.
Dicho esto... me gusta la XPRO, me gusta... y mucho."

12642854_1100121576689191_6798290162584066085_n.jpg

12644817_1100121753355840_2892112125499475723_n.jpg
ç+
 
Arriba