Serie fotográfica "Los beduinos"

#6
Muy buenas como siempre.
Por cierto con esas fotos tan buenas en tus reportajes con el 35 1.4 , como lo has cambiado por el 35 f2.
Saludos Antonio
Buenos días Antonio, muchas gracias por tu comentario. El 35mm f1.4 es una maravilla de objetivo, junto con el 16mm y el 23mm, mi preferido. Debido a los viajes locos que hago, y a los sitios donde voy (desierto, montaña, selva o lo que toque) pensé que la mejor opción es optar por un objetivo como el 35mm f2, para estar seguro que tanto el polvo, la humedad o las gotas de lluvia no perjudicarán al objetivo.

También me he dado cuenta de una cosa, y es que la mayoría de mis fotos están hechas a f4, f5.6 y f8, por lo que tampoco veo mucho cambio de f1.4 a f2. No reniego del f1.4, amo ese objetivo, es simplemente un "cambio" por probar, por ir seguro y por renovar vestuario.

Gracias por escribir, saludos
 

YaGo2

Fujista Habitual
#9
Yo tengo sentimientos encontrados...

Creo que las 2 primeras y la nº 4 están bastante bien, sobre todo la segunda, un buen contexto, el gesto de la persona, el detalle del vaso en la otra mano, el sol-y-sombra sobre el rostro, las dos banderas a la derecha... La primera creo que se merece un retrato de frente, con esos ojos pintados mirando a la cámara fijamente, aunque así ya tiene bastante fuerza, es una buena foto. La 4 me parece bien resuelta aunque el fondo distrae un poco. Un par de puntos más de desenfoque habrían enmarcado mucho mejor a la mujer.

Del resto, la nº 6 me parece correcta, si bien creo que una mejor resolución habría sido a contraluz. No sé las condiciones del fondo del "otro lado", así que conociendo las dificultades en la foto de viaje, considero que la foto está bien.

De las demás siento decir que no me parecen fotos destacables. Los retratos con el sol de cara hacen que los retratados tengan que cerrar los ojos, además de producir sombras duras que no ayudan nada. Además los fondos distraen demasiado. Si es un retrato contextualizado no importa, pero los retratos en primer plano deben tener un fondo que no distraiga y sirva fundamentalmente para enmarcar al sujeto.

En la nº 3 creo que el encuadre vertical hace que la foto pierda al cortar la sombra del animal, aparte de que tan de frente se pierde precisamente lo que puede aportar de más, al dar cierta sensación de transición de planos y aportar "escala" a la persona que lo monta. Además podríamos ver también las mantas de colores que lleva en la grupa y quizá la caída del turbante del hombre. El otro jinete del fondo creo que distrae muchísimo.

En la nº 5 creo que el corte por abajo es un desacierto, sobre todo cuando sobra cielo. Además parece tomada durante una conversación, como con prisas. Los ojos, como ya he comentado, están medio cerrados por la luz de cara, aparte de esas sombras duras que no ayudan nada. La forma de eliminar esas situaciones en los retratos -de niños, principalmente- es disparar a contraluz y picando un poquito la foto para quitar el horizonte (es decir, eliminar la posible sobreexposición del cielo haciéndolo desaparecer). Eso le dará volumen al retrato al perfilar la silueta y además no hará que el fondo distraiga. Lógicamente el niño tiene que estar "por debajo" de tu cámara para poder picar lo suficiente. Lo suyo es usar una óptica de 50mm o superior para estar a suficiente distancia y no hacer el clásico efecto de "empequeñecer" al chaval/a picando demasiado. Un encuadre horizontal -dejando uno de los dos ojos en el eje vertical central del encuadre, algo muy de McCurry- también favorece eliminar ese horizonte si las ropas del sujeto no tienen demasiado interés.

En la nº 7 se podría aplicar lo mismo que la nº 5, pero aquí se nota un retrato más tranquilo. La veo mejor.

La nº 8 me pide estar un poco más a la derecha, vislumbrar un poco el ojo izquierdo del hombre para darle cierto volumen a la cabeza, y ese bigote que puede darle más fuerza pero que pasa casi desapercibido al no verlo más. Es un buen momento, pero ese fondo con verdes y muchas texturas, que no contrasta demasiado con el rostro del hombre distrae un poco. De hecho ese espacio que se distingue perfectamente me pide algo, o borrarlo del todo, mediante colocarse más a la derecha como te comento, o usando un desenfoque mucho más pronunciado, o añadiendo algún elemento que contrarreste un poco el vacío, aunque esta última opción no es la mejor ya que estamos en un retrato. Me da la sensación de que has usado un angular para esta foto, y creo que no le va bien. También me falta un poco de espacio en la parte inferior, que muestre la chaqueta un poco, creo que es un corte demasiado pronunciado, supongo que buscado, ya que creo que querías resaltar el rostro del hombre, con las arrugas de la vida que lleva, además de lo exótico del turbante.

Como comentaba, son sentimientos encontrados.

Saludos, y muchas gracias por compartir la serie.
 
#10
Muy buenas!! Y la respuesta al comentario de Antonio me interesa mucho... tengo un 35 f2 y quería probar la versión más luminosa... (ese 35 f1.4).
Hola compañero, como le comenté anteriormente a @antoniogb , el cambiar del f1.4 al f2 es más cuestión de probar un objetivo nuevo y que sea resistente al agua, polvo, etc, y también por renovar vestuario. No hay ninguna razón de peso. Creo que ambos son magníficos y por muchas comparaciones que veas en internet, las diferencias "en calidad en la fotografía" son casi inapreciables.

Saludos y gracias por escribir!
 
#17
Yo tengo sentimientos encontrados...

Creo que las 2 primeras y la nº 4 están bastante bien, sobre todo la segunda, un buen contexto, el gesto de la persona, el detalle del vaso en la otra mano, el sol-y-sombra sobre el rostro, las dos banderas a la derecha... La primera creo que se merece un retrato de frente, con esos ojos pintados mirando a la cámara fijamente, aunque así ya tiene bastante fuerza, es una buena foto. La 4 me parece bien resuelta aunque el fondo distrae un poco. Un par de puntos más de desenfoque habrían enmarcado mucho mejor a la mujer.

Del resto, la nº 6 me parece correcta, si bien creo que una mejor resolución habría sido a contraluz. No sé las condiciones del fondo del "otro lado", así que conociendo las dificultades en la foto de viaje, considero que la foto está bien.

De las demás siento decir que no me parecen fotos destacables. Los retratos con el sol de cara hacen que los retratados tengan que cerrar los ojos, además de producir sombras duras que no ayudan nada. Además los fondos distraen demasiado. Si es un retrato contextualizado no importa, pero los retratos en primer plano deben tener un fondo que no distraiga y sirva fundamentalmente para enmarcar al sujeto.

En la nº 3 creo que el encuadre vertical hace que la foto pierda al cortar la sombra del animal, aparte de que tan de frente se pierde precisamente lo que puede aportar de más, al dar cierta sensación de transición de planos y aportar "escala" a la persona que lo monta. Además podríamos ver también las mantas de colores que lleva en la grupa y quizá la caída del turbante del hombre. El otro jinete del fondo creo que distrae muchísimo.

En la nº 5 creo que el corte por abajo es un desacierto, sobre todo cuando sobra cielo. Además parece tomada durante una conversación, como con prisas. Los ojos, como ya he comentado, están medio cerrados por la luz de cara, aparte de esas sombras duras que no ayudan nada. La forma de eliminar esas situaciones en los retratos -de niños, principalmente- es disparar a contraluz y picando un poquito la foto para quitar el horizonte (es decir, eliminar la posible sobreexposición del cielo haciéndolo desaparecer). Eso le dará volumen al retrato al perfilar la silueta y además no hará que el fondo distraiga. Lógicamente el niño tiene que estar "por debajo" de tu cámara para poder picar lo suficiente. Lo suyo es usar una óptica de 50mm o superior para estar a suficiente distancia y no hacer el clásico efecto de "empequeñecer" al chaval/a picando demasiado. Un encuadre horizontal -dejando uno de los dos ojos en el eje vertical central del encuadre, algo muy de McCurry- también favorece eliminar ese horizonte si las ropas del sujeto no tienen demasiado interés.

En la nº 7 se podría aplicar lo mismo que la nº 5, pero aquí se nota un retrato más tranquilo. La veo mejor.

La nº 8 me pide estar un poco más a la derecha, vislumbrar un poco el ojo izquierdo del hombre para darle cierto volumen a la cabeza, y ese bigote que puede darle más fuerza pero que pasa casi desapercibido al no verlo más. Es un buen momento, pero ese fondo con verdes y muchas texturas, que no contrasta demasiado con el rostro del hombre distrae un poco. De hecho ese espacio que se distingue perfectamente me pide algo, o borrarlo del todo, mediante colocarse más a la derecha como te comento, o usando un desenfoque mucho más pronunciado, o añadiendo algún elemento que contrarreste un poco el vacío, aunque esta última opción no es la mejor ya que estamos en un retrato. Me da la sensación de que has usado un angular para esta foto, y creo que no le va bien. También me falta un poco de espacio en la parte inferior, que muestre la chaqueta un poco, creo que es un corte demasiado pronunciado, supongo que buscado, ya que creo que querías resaltar el rostro del hombre, con las arrugas de la vida que lleva, además de lo exótico del turbante.

Como comentaba, son sentimientos encontrados.

Saludos, y muchas gracias por compartir la serie.
Sin duda esto de la fotografía es cuestión de gustos, y me alegro por tu amplia crítica y sobretodo por el tiempo que te has tomado en escribir. A mi manera de ver la fotografía, y debido a circunstancias como el fuerte sol del desierto a las 3 de la tarde, o la antipatía de los beduinos a ser fotografiados, no tuve más oportunidades para tomarme la fotografía con más tiempo.

Entiendo tus comentarios, pero si me lo hubiera tomado con tanta calma, con tanto detalle, y teniendo en cuenta tantos matices como bien dices, no serie fotografía documental, sino más bien fotografía de estudio, y para mi, perdería ese carácter de espontaneidad que busco en los sujetos que fotografío en un instante preciso. Digamos que me gusta quedarme con la primera fotografía, la que expresa la sorpresa, porque la segunda fotografía suele ser siempre peor, aunque se encuadre mejor, el gesto de la persona suele cambiar al ver el objetivo.

La fotografía 1 y 8 son robados puros, no me lo hubieran permitido, pero a mi me parecieron sujetos muy llamativos y resolví en cuestión de décimas el encuadre que buscaba y todos los parámetros en manual de la cámara, y créeme, que hacer todo eso en un respiro tiene su mérito jejeje.

Un saludo
 

YaGo2

Fujista Habitual
#19
Sin duda esto de la fotografía es cuestión de gustos, y me alegro por tu amplia crítica y sobretodo por el tiempo que te has tomado en escribir. A mi manera de ver la fotografía, y debido a circunstancias como el fuerte sol del desierto a las 3 de la tarde, o la antipatía de los beduinos a ser fotografiados, no tuve más oportunidades para tomarme la fotografía con más tiempo.

Entiendo tus comentarios, pero si me lo hubiera tomado con tanta calma, con tanto detalle, y teniendo en cuenta tantos matices como bien dices, no serie fotografía documental, sino más bien fotografía de estudio, y para mi, perdería ese carácter de espontaneidad que busco en los sujetos que fotografío en un instante preciso. Digamos que me gusta quedarme con la primera fotografía, la que expresa la sorpresa, porque la segunda fotografía suele ser siempre peor, aunque se encuadre mejor, el gesto de la persona suele cambiar al ver el objetivo.

La fotografía 1 y 8 son robados puros, no me lo hubieran permitido, pero a mi me parecieron sujetos muy llamativos y resolví en cuestión de décimas el encuadre que buscaba y todos los parámetros en manual de la cámara, y créeme, que hacer todo eso en un respiro tiene su mérito jejeje.

Un saludo
Por supuesto, conozco las dificultades de la fotografía de viaje y de gentes de otros lugares. He tenido (y tengo) la suerte de poder viajar y he "sufrido" las mismas circunstancias que comentas 😀 De hecho he comentado tu hilo porque revisando tu trabajo me parece que tienes buen material, y me ha resultado interesante.

Entiendo lo que dices con respecto a las condiciones, si bien al exponerlas aquí (o en cualquier otro lado) el espectador no tiene ese contexto, y es más, puede no comprenderlo o sencillamente ninguna necesidad de saberlo. Mucha gente no sabe que la luz de las 3 de la tarde no es la más apropiada para hacer un retrato, simplemente observa y valora en función de lo que ve. No puedes "explicárselo" de ninguna manera, máxime si la foto está colgada en una sala de exposiciones, por ejemplo.

Cuando empecé con esto de la foto uno de los primeros consejos que me dieron fue el de "no justificar" la imagen, es decir, que la imagen no se tiene que soportar por las circunstancias que no se ven (y que generalmente no se pueden explicar), sino por sí misma, por lo que se puede ver dentro de ella. Lo externo, lo que no se ve, ha sido descartado, y por tanto, carece totalmente de importancia. Yo como compañero tuyo de afición que soy entiendo el contexto y la explicación, pero "carece de valor" a la hora de observar la fotografía. Entiéndeme, no estoy restándole mérito a tu trabajo, sé bien lo que cuesta fotografiar personas, tanto fuera como dentro de nuestro país, llevo años haciéndolo y es difícil. Simplemente trato de explicar el por qué de mi comentario anterior.

Precisamente por estas razones es el fotógrafo el que tiene que hacer la selección a posteriori, lo que llamamos edición. La parte más complicada de todas es separarse de las fotografías el tiempo suficiente para desligar lo que hemos sentido al hacerla -admiración, tristeza, alegría, gozo, maravilla, dificultad para realizarla...- de la fotografía en sí misma, que puede ser incorrecta técnicamente, aburrida en lo compositivo o no contar nada interesante a pesar de todas esas emociones que uno ha experimentado. Garry Winogrand -un famoso fotógrafo de calle- dejaba los carretes -ocho diarios- durante dos años en reposo, sin revelar. Al volver a esas fotografías se había olvidado totalmente de las circunstancias que había rodeado la fotografía, no recordaba si había sido fácil o difícil, si ese día estaba contento o no, si le produjo desagrado u otra emoción el hecho de tomar la foto. Éste es un segundo consejo que extraje de leer sobre él. Esa separación es totalmente necesaria, más hoy en día donde el digital no tiene siquiera la semana de tregua que tenía el revelado de película si las llevabas a revelar. Conectas la tarjeta y listo, ya las tienes ahí, "en su pleno esplendor". Es muy difícil separarse de ellas y ser crítico con el trabajo de uno mismo de forma objetiva. Ojo, yo soy el primero que está ligado a ciertas fotografías que he tomado y que he decidido exponer en muchas ocasiones, pese a ser consciente de que no eran fotografías correctas o todo lo potentes que deberían ser con respecto a otras compañeras de exposición. Repito que es muy difícil separarse de ciertas imágenes que uno ha tomado, te "acompañan" allá donde vas, por así decir.

Por supuesto esta es una práctica que cada uno puede adoptar si quiere o no, pero creo que es altamente recomendable, sobre todo con este tipo de fotografía de viajes, porque a veces se confunde lo a gusto que ha estado uno viajando con lo bueno que es el material que se trae de vuelta.

En el caso del trabajo que nos expones creo que hay de todo, como ya comenté, buenas imágenes, otras que están bien y otras que en mi caso habría descartado directamente, de cara a mostrarlas al público. Y no porque el público tenga que ser juez de nuestro trabajo, sino porque el primer juez debe ser uno mismo. Por supuesto si una fotografía te gusta, no importa lo que piensen los demás, pero sí creo que el exponerse a la crítica de público también ayuda a saber por dónde van los tiros de nuestro trabajo. Tanto público con conocimiento fotográfico, como público que no lo tiene en absoluto.

Como última recomendación, Benito Ruiz, un fotógrafo español de primer nivel, tiene un libro muy recomendado que se llama FOTOGRAFÍA DE AUTOR. Análisis y evaluación de la imagen, y que es altamente recomendado para aprender precisamente este trabajo de edición, valoración y crítica que comento.

No me extiendo más, una vez más, muchas gracias por compartir tu trabajo.

Saludos.
 
#20
Por supuesto, conozco las dificultades de la fotografía de viaje y de gentes de otros lugares. He tenido (y tengo) la suerte de poder viajar y he "sufrido" las mismas circunstancias que comentas 😀 De hecho he comentado tu hilo porque revisando tu trabajo me parece que tienes buen material, y me ha resultado interesante.

Entiendo lo que dices con respecto a las condiciones, si bien al exponerlas aquí (o en cualquier otro lado) el espectador no tiene ese contexto, y es más, puede no comprenderlo o sencillamente ninguna necesidad de saberlo. Mucha gente no sabe que la luz de las 3 de la tarde no es la más apropiada para hacer un retrato, simplemente observa y valora en función de lo que ve. No puedes "explicárselo" de ninguna manera, máxime si la foto está colgada en una sala de exposiciones, por ejemplo.

Cuando empecé con esto de la foto uno de los primeros consejos que me dieron fue el de "no justificar" la imagen, es decir, que la imagen no se tiene que soportar por las circunstancias que no se ven (y que generalmente no se pueden explicar), sino por sí misma, por lo que se puede ver dentro de ella. Lo externo, lo que no se ve, ha sido descartado, y por tanto, carece totalmente de importancia. Yo como compañero tuyo de afición que soy entiendo el contexto y la explicación, pero "carece de valor" a la hora de observar la fotografía. Entiéndeme, no estoy restándole mérito a tu trabajo, sé bien lo que cuesta fotografiar personas, tanto fuera como dentro de nuestro país, llevo años haciéndolo y es difícil. Simplemente trato de explicar el por qué de mi comentario anterior.

Precisamente por estas razones es el fotógrafo el que tiene que hacer la selección a posteriori, lo que llamamos edición. La parte más complicada de todas es separarse de las fotografías el tiempo suficiente para desligar lo que hemos sentido al hacerla -admiración, tristeza, alegría, gozo, maravilla, dificultad para realizarla...- de la fotografía en sí misma, que puede ser incorrecta técnicamente, aburrida en lo compositivo o no contar nada interesante a pesar de todas esas emociones que uno ha experimentado. Garry Winogrand -un famoso fotógrafo de calle- dejaba los carretes -ocho diarios- durante dos años en reposo, sin revelar. Al volver a esas fotografías se había olvidado totalmente de las circunstancias que había rodeado la fotografía, no recordaba si había sido fácil o difícil, si ese día estaba contento o no, si le produjo desagrado u otra emoción el hecho de tomar la foto. Éste es un segundo consejo que extraje de leer sobre él. Esa separación es totalmente necesaria, más hoy en día donde el digital no tiene siquiera la semana de tregua que tenía el revelado de película si las llevabas a revelar. Conectas la tarjeta y listo, ya las tienes ahí, "en su pleno esplendor". Es muy difícil separarse de ellas y ser crítico con el trabajo de uno mismo de forma objetiva. Ojo, yo soy el primero que está ligado a ciertas fotografías que he tomado y que he decidido exponer en muchas ocasiones, pese a ser consciente de que no eran fotografías correctas o todo lo potentes que deberían ser con respecto a otras compañeras de exposición. Repito que es muy difícil separarse de ciertas imágenes que uno ha tomado, te "acompañan" allá donde vas, por así decir.

Por supuesto esta es una práctica que cada uno puede adoptar si quiere o no, pero creo que es altamente recomendable, sobre todo con este tipo de fotografía de viajes, porque a veces se confunde lo a gusto que ha estado uno viajando con lo bueno que es el material que se trae de vuelta.

En el caso del trabajo que nos expones creo que hay de todo, como ya comenté, buenas imágenes, otras que están bien y otras que en mi caso habría descartado directamente, de cara a mostrarlas al público. Y no porque el público tenga que ser juez de nuestro trabajo, sino porque el primer juez debe ser uno mismo. Por supuesto si una fotografía te gusta, no importa lo que piensen los demás, pero sí creo que el exponerse a la crítica de público también ayuda a saber por dónde van los tiros de nuestro trabajo. Tanto público con conocimiento fotográfico, como público que no lo tiene en absoluto.

Como última recomendación, Benito Ruiz, un fotógrafo español de primer nivel, tiene un libro muy recomendado que se llama FOTOGRAFÍA DE AUTOR. Análisis y evaluación de la imagen, y que es altamente recomendado para aprender precisamente este trabajo de edición, valoración y crítica que comento.

No me extiendo más, una vez más, muchas gracias por compartir tu trabajo.

Saludos.
Buenos días amigo,

Una vez más agradecer tus palabras y sobretodo el tiempo en deshuesarlas, me has dejado un par de mensajes que me han gustado, y por tanto tomo nota, aunque me costará trasladar el lápiz a la práctica.

"No justificar" una imagen. Quizás es algo que nunca he valorado con anterioridad, ya que a fin de cuentas es difícil llegar a abarcar tantos detalles a la vez. Pero visto desde el punto de vista que comentas, osea, tener una fotografía en una exposición, si yo creo que "hay algo que justificar" entiendo que lo mejor es descartar esa fotografía en el proceso de edición, porque al final el público, será quién la vea, y no entienda ciertos aspectos, que justificados por el autor tienen sentido, pero sin esa explicación, restan valor a la fotografía. Totalmente de acuerdo hasta ese punto.

Sin embargo, para mi hay dos tipos de fotografía a justificar: un fotografía solitaria y una serie fotográfica. Si una sola fotografía requiere justificación del autor, quizás sea mejor no exponerla como bien comentas, ya que por si sola no se explica y dejará un sabor agridulce en el espectador. Por contra, y haciendo referencia a la serie de este post como ejemplo, una serie fotográfica es más rica en contexto que una sola fotografía. La mayoría de las series hablan por si solas, y si hay alguna fotografía que requiera de una justificación, quizás al analizar la serie entera, el observador pueda encontrar respuestas en el resto de las fotografías de la serie y por tanto, encontrar respuesta o justificación.

El ejemplo de Garry Winogrand me ha gustado mucho y entiendo el mensaje y razón por la cual lo has escrito. Quizás me parece un poco exagerado por su parte dejar los carretes hasta dos años en la despensa, pero entiendo la idea y el concepto de "aislar sentimientos" y me parece una magnífica idea. Ahora bien, yo no podría aguantar tanto tiempo de espera, el ansia de "volcar los RAW" en el ordenador me puede. Me quedo con el ejemplo de Garry Winogrand para aquellos casos de "no borres aquellas fotos que no te gustan", porque a todos nos ha pasado alguna vez que, después de volver con la tarjeta SD llena y ver el trabajo, nos hemos encontrado con fotos que no nos han convencido, y al cabo de meses o años, al verlas de nuevo hemos descubierto en ellas una foto buena que en su momento no lo pareció.

En ese caso Garry Winogrand no se equivoca, y me gustaría reformular su visión de reposar las ideas y el trabajo con esta frase de esta forma: "Después de hacer fotografía guarda las fotos en tu disco duro, y déjalas reposar mientras te olvidas de aquellas circunstancias que rodearon al momento", para luego redescubrir un trabajo totalmente nuevo". Esta seria mi frase de Garry Winogrand ad hoc para mi al menos, y sin duda se lo aconsejaría a cualquier fotógrafo, aunque luego nunca lo cumplamos.

Benito Ruiz. Gracias por recomendarle, pero ya le conozco muy bien. Cuando empecé a fotografiar hace escasos 6 años, lo que más me gustaba era la fotografía de paisajes y vida salvaje (en ese momento vivía en Sudáfrica, y las circunstancias que me rodeaban eran otras), y como fotógrafo 100% autodidacta que he sido y sigo siendo, sus masterclass en youtube me ayudaron a percibir los "sabores y los olores" de la fotografía, es decir, me ayudó mucho a comprender ciertos básicos en la fotografía que me ayudaron a aprender y ser mejor observador. Es cierto que sus clases y teoría la podría aplicar a la fotografía de calle o a la fotografía documental, pero hoy en día, me gustan más aquellas imágenes con poder sobre aquellas que sean perfectamente hechas (perfecto histograma, sombras, composición, etc). O lo que es lo mismo, ahora me siento más en el momento de romper lo aprendido y disfrutar creando. Y aunque en la serie de los Beduinos que nos concierne, no salgo de lo convencional, actualmente, en la fotografía de calle que hago (y aun no empecé a compartir en los foros), me he decidido más por la vía anti-José Benito, o lo que es lo mismo, romper con las reglas y disfrutar de la libertad de expresión.

Diría que ahora me llaman la atención sobretodo los trabajos de Alex Webb, Josef Koudelka, Martin Parr, Jesse Marlow o Matt Stuart para la fotografía de calle. Mientras que para la fotografía documental, quizás sea muy básico, y Steve McCurry siga siendo mi máximo exponente. :)

Saludos y gracias
 
Arriba