Sobre fotografías y contar historias

Kamigre

Fujista Participante
las fotos no cuentan historias, son un fragmento de tiempo y espacio. lo que ves es lo que hay en la foto. nada más.

lo que te haga pensar o imaginar no tiene que ver con la foto, tiene que ver contigo, con el que mira
La interpretación final, si. Claro que la pone el lector, pero la intención la pone el fotógrafo. Si diera igual, entonces el fotógrafo sobraba! ponemos las cámara a disparar a lo loco y lo que te sugiera...
Exacto. El fotógrafo es el que capta el momento y el que decide qué atrapar de ese instante. Es el fotógrafo el que le da una primera interpretación al pulsar el disparador, pero la persona que la ve después tendrá otra historia para la misma toma.

También hay veces en las que disparas y crees tener una historia que contar, pero luego, gracias a las herramientas del post-procesado, puedes darle otro sentido: hay una persona que te llama la atención al ver la fotografía en la pantalla del ordenador, por ejemplo, y decides que sea el protagonista de la toma. Es verdad que no se debería trabajar así, pero a mí me ha ocurrido alguna vez.
 

JotaEseGé

Fujista Habitual
las fotos no cuentan historias, son un fragmento de tiempo y espacio. lo que ves es lo que hay en la foto. nada más.

lo que te haga pensar o imaginar no tiene que ver con la foto, tiene que ver contigo, con el que mira
Estoy de acuerdo, pero ¿te parece poco que sean un fragmento de tiempo y espacio ?
Pues ya está: historia contada.
Parte de la Historia. Como si eso fuera moco de pavo. Pregúntale a cualquier investigador, historiador, sociólogo, antropólogo, etc., si mirar una foto, cualquier foto (aunque las haya que aporten más información y otras que menos) no le cuenta cosas, historias. Pequeñas o grandes, da igual. La Historia grande se escribe con historias pequeñas.

Es que parece, después de lo escrito y leído, que cada vez que uno dispara, tuviera que parir el Guernica o la Quinta de Beethoven.

Me sorprende el poco valor que se da a las cosas sencillas.
En ellas estamos y en ellas nos va (y se nos pasa) la vida.

Ese compañero que dice que hace sus fotos para tener recuerdos porque su memoria no es buena, creo que no se da cuenta de que, además, está documentando una vida, un momento, un lugar (muchos, seguramente). Y no sólo se estará contando a sí mismo una historia en cada imagen guardada, se la está contando a muchas personas que la ven y quién sabe si en 50 años, a alguien que ignora y quiere saber cómo vestíamos, qué comíamos, en qué nos gustaba emplear el tiempo, si llegó un puto virus y nos cambió la forma de ser, de vivir, de pensar...no sé.

Recuerdo como si fuera ayer, una anécdota que me ocurrió mientras viví y trabajé en un país africano, en 2009.
Yo era profesor allí y siempre llevaba conmigo una cámara, incluso trabajando. Hacía fotos a diario, a cualquier cosa, lugar, persona o situación que me motivase a hacerlas. Sigo haciéndolo, pero lógicamente un cambio cultural tan grande, motiva mucho más, al menos a mi.
Un día un alumno me vio hacer una foto a una pieza de una instalación electrónica que se usaba allí. Debió de pensar algo parecido a "el profe blanquito se ha vuelto loco, hace fotos a lo primero que se le pone delante". Y con cara de curiosidad me preguntó: ¿Por qué esa foto, qué historia quieres contar con ella?.
Mi respuesta fue algo como "Pues mira, yo he visto algo que me ha interesado, más allá de una simple pieza. He visto formas, líneas en fuga, un patrón de repetición, incluso he visto antes de hacer la foto, cómo quería hacerla para verla después como la he imaginado, con un desenfoque selectivo que diera protagonismo a unas partes sobre otras, con una estética determinada que a mi, me gusta".
Y él, que también era alumno de un curso de realización (de imagen), me contó que el profesor les había inculcado que siempre hay que contar una historia. Y que el primer paso, siempre, era pensar qué historia quieres contar.
Debió de quedarse sorprendido cuando le dije "Eso está bien, pero no te tomes todo siempre tan a pecho, tan a la tremenda. Dejarse llevar, relajarse y disfrutar de lo que se está haciendo, dejar que las cosas te digan cosas, que las historias surjan por si mismas...es tan importante o más que tener un plan premeditado y calculado al milímetro. Las historias, están ahí, en cada pequeña cosa, en cada pequeño acto o en cada momento aparentemente sencillo e inocente" (por supuesto no es una cita literal, pero fue algo muy parecido, porque es lo que pienso).

También le dije que igual no tenía que hacer tanto caso -caso sí, pero sin llevarlo a extremos encorsetados- a lo que decíamos los profesores.
Y él, muy inteligente, me respondió "entonces a esto que me estás diciendo, tampoco tengo que hacerle mucho caso". Exacto, tampoco demasiado, le dije yo.
Y nos partimos de risa ambos.
Era un alumno súper creativo, muy aplicado, con una imaginación y un potencial, por encima de la media. Ojalá no me haya hecho mucho caso a mi, pero tampoco tanto al corsé que le vendió el otro maestro.

Perdón por la extensión, espero que se haya entendido la historia 🤣 que pretendía contar.
 
Última edición:
Ofertas flash de fotografía en Amazon.

Fujisport

Fujista de renombre
Me encanta este post.

Yo creo que el objetivo de un buen fotógrafo, es poder transmitir lo que ha querido reflejar o al menos intentarlo.
¿por qué quiero fotografiar esto? y ¿qué quiero transmitir?, deberían ser preguntas obligadas antes de pulsar el disparador.

Bohemian Rhapsody, es considerada una de las mejores canciones de la historia y nadie sabe de que va, ni el propio grupo lo sabía,..."no te calientes el coco, simplemente disfrútala" vinieron a decir. Aún así, nació con un objetivo de divertimento, haciendo suyas las voces, instrumentos, giros...

De igual manera No creo que todas las fotos deban contar una historia de tres hojas, algunas las habrá, pero SI que al menos tener una razón de ser... por lo menos para el autor.

Tenemos que diferenciar el contar una historia a través de una fotografía que hacer una fotografía y después añadirle una historia.
 

César Garacía

Principiante
Gracias a todos por vuestras respuestas, pero creo que no me he explicado bien en el primer post. A mí me da exactamente igual que mis fotos no cuenten nada, ni a mí ni a nadie porque no es mi intención. Tengo muy mala memoria y las fotos me ayudan a detener el tiempo y capturar un instante que recuerdo luego al verlas. Esa es la razón por la que hago fotos, documento mi vida y mis experiencias, mi familia y las personas que me rodean. Para mí la historia está en el conjunto de mi obra, por llamarlo de alguna manera.

El storytelling no me es un concepto extraño -aunque no lo practique-, por eso lo que pretendía era crear una discusión acerca de la necesidad y lo que significa “contar una historia” para vosotros, o si realmente, como comentáis algunos, una foto puede ser algo estético sin más pretensiones. Si vosotros veis una foto y podéis ver una historia. Por ejemplo yo veo la foto famosa de Dorothea Lange y veo un retrato, no una historia. Lo mismo con el instante decisivo de Cartier Bresson por mucho que se hayan escrito páginas y páginas sobre ello. No veo historias más que lo que pudiera ver en una foto de una flor con el fondo desenfocado. Podría hacerme mil preguntas sobre el retrato y podría hacerme otras mil sobre la flor.

Espero que ahora se entienda mi pregunta para crear un debate.

Abrazos!

Pretender que una fotografía cuente una historia (planteamiento, nudo, desenlace), es pedirle peras al olmo. La fotografía, al contrario que el cine, no es un género narrativo. Como mucho es un género descriptivo.


Contar una historia (planteamiento, nudo, desenlace) es un proceso dinámico, y la fotografía es un medio estático. Se puede contar una historia mediante un reportaje fotográfico, pero difícilmente se puede conseguir con una sola imagen. Tomad una fotografía famosa y tratad de desarrollar una historia contenida en la misma, pero sin fantasear ni añadir nada que no esté en la propia fotografía. Esta es la prueba de fuego.
 
Prueba de ON1 Photo Raw
Arriba