La foto del sábado: «El tren de la bruja», con Fuji X-T30 + XF 23mm F2 R WR

4
612

«Va demasiado rápido» repetía a Luka mientras veía desfilar por últimas veces el trenecito de las barracas, atemorizado por las velocidad de las curvas. Mi hijo tiene tres años, pero ya se siente preparado para aventurarse en situaciones que yo sólo habría sido capaz de digerir con uno o dos años más… O es que quizá el «tren de la bruja» de mis tiempos iba más despacito. O bien los padres de por áquel entonces se tomaban los riesgos con otra filosofía, ¡qué se yo!

Foto por Jon Díez Supat. X-T30 + XF 23mm F2 R WR.
Foto por Jon Díez Supat. X-T30 + XF 23mm F2 R WR.

Les dije a mi pareja y a Luka que nos quedaríamos a ver un turno más para evaluar si nos subíamos o no a la barraca de marras. Mientras pasaban los diez minutos de rigor para que los chavales -jolín, tienen todos 5 años o más- fueran haciendo una cola de pasajeros rentable, me fijé en la feriante que intentaba matar el tiempo entre acto y acto con el móvil en la mano. Saqué disimuladamente la X-T30 de la bolsa, que había acoplado al versátil Fujinon XF 23mm F2 R WR, encuadré y disparé con la cámara a la altura de la cintura (sí, bendita pantalla abatible).

A los cinco segundos, la mujer salía de su trance para abrir el recinto a la chavalería y poner en marcha el cacharro, que empezó de nuevo a girar de manera demasiado vertiginosa para mis intereses. Yo ya me imaginaba a Luka pidiendo bajarse del tren con la segunda o tercera curva, o cuando la cosa empezase a desfilar marcha atrás… Así que nos marchamos a otro lado buscando otros argumentos de diversión, afortunadamente sin dramas.

Ofertas 4 de diciembre.

Mientras apurábamos nuestro rato en las fiestas del vitoriano barrio de El Pilar, eché un vistazo a las fotos. Más allá de las instantáneas familiares, había un par que merecían la pena y me dije «volveré aquí mañana yo solito para fotocallejear toda la tarde». Me estaba engañando, nunca lo hice…

La foto de la feriante había quedado bastante bien encuadrada, solamente con una leve subexposición que corregí directamente en la cámara. Con el modo de simulación Eterna con contraste y calidez aumentada quedaba bastante bien.

Otra historia era la foto previa. También la capturé con la X-T30 y el XF 23mm F2 R WR, un combo que me da mucha confianza en la fotografía de calle al ser de dimensiones contenidas y de aspecto tan discreto. Pero un contraluz con un cielo bastante blanco por detrás no era una imagen que pudiera eludir cierto trabajo en el cuarto oscuro digital.

Barracas en el barrio de El Pilar (Vitoria)
Fuji X-T30 + XF 23mm F2 R WR. Revelado en Luminar 4.

Estas últimas semanas he andado probando las sucesivas versiones beta de Luminar 4 y lo cierto es que me han dejado un sabor agridulce: el lado más amargo es que es un programa que parece muy poco optimizado para Windows (originalmente era exclusivo para Mac) y en mi portátil con procesador i7 6300HQ literalmente se arrastra… Como premio a la paciencia se obtienen unas imágenes muy nítidas y sin artefactos. Es un software muy amigable con las peculiaridades del sensor X-Trans y tiene una serie de controles para automatizar varias tareas de corrección lumínica y aplicación de máscaras que son oro puro. En este caso, logré dejar el cielo con un aspecto bastante resultón bajando un poco las luces altas y utilizando el deslizador de mejorador de cielos por inteligencia artificial (es que nos meten lo de la IA hasta en la sopa). Añadiendo un poco de «mejorador de follaje» conseguí un punto de detalle adicional a la vegetación del fondo. He de investigar en el manejo de los LUTs del programa para hacer series con color más coherente, pero esto es lo que dan de sí los primeros pasos con Luminar 4. Hablaremos más del programa la semana que viene, ya que la versión definitiva se publicará este lunes 18 de noviembre.

4 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.