Review de la Fuji XF10 tras medio año de uso

12
1104

Creo que la Fujifilm XF10 es la cámara de la que más he deseado enamorarme. Su diseño compacto, elegante y ligero, su agarre fácil y sencillo, el milagro de la soportable levedad de su ser aun albergando en sus entrañas un sensor APS-C del mismo tamaño que una X-T3… Muchos elementos que a priori la convierten en la cámara compacta bolsillera, viajera, callejera o “de batalla” perfecta.

Compra la XF10 en Amazon por 349€ (precio mínimo histórico el 4/9/2019).

Fuji XF10 delante

Tras varios meses de uso, puedo decir que nuestra relación es estable. Después del flechazo inicial y conocer a la Fuji XF10 más en profundidad, salió a la luz su cara menos amable: un procesador de gama baja que afecta a la responsividad de sus controles, al autoenfoque en escenas comprometidas y al rendimiento en general. Bueno, quizá no sea la cámara perfecta, pero teniendo en cuenta sus defectos y particular personalidad, a mí me parece una compañera ideal para muchas situaciones fotográficas.

Foto-ofertas del 18 de septiembre.

Fujifilm XF10 por detrás.

XF10, controles superiores..

Y más si tenemos en cuenta su precio: la encontramos habitualmente rondando los 400€ en Amazon, por debajo de los 350€ en la tienda outlet del SAT de Fuji. En mi opinión, tan sólo la óptica angular de 18mm f/2.8 (28mm equivalentes a formato completo) vale ese precio.

La XF10 no es una sucesora de la X70 ni sus potenciales compradores pueden esperar que lo sea.

Muchas de las críticas dirigidas a la Fuji XF10, y la mayoría de frustraciones de algunos usuarios, vienen del hecho de que se haya esperado una sucesora de la Fuji X70. Ésta era una cámara con la misma óptica angular y un cuerpo bastante compacto, pero con una pantalla articulada más voluminosa, un procesador más potente que tenía que lidiar con sólo 16 megapíxeles y, en general, una filosofía más cercana a la gama media. Lo cual tenía como contrapartida un precio ajustado acordemente al alza. No, señores, la XF10 es otra cosa más humilde, intencionadamente más espartana para reducir por un lado su tamaño y por otro su coste.

Fotografía callejera con la XF10.
Fotografía callejera con la XF10.

Se puede criticar la ausencia de zapata pero ningún flash, por pequeño que sea, es compañero adecuado para una cámara bolsillera, y la eliminación de este elemento entra dentro de la coherencia de su diseño. Se puede criticar ausencia de pantalla articulada pero a cambio reducimos unos milímetros vitales de su grosor. Se puede criticar el procesador al nivel de la X-T100 pero, aunque es el hándicap que más ha costado sobrellevar, la adopción de un “X Processor” aumentaría el precio considerablemente. En mi opinión no es tan criticable esta XF10 -si la consideramos por su gama de precio y pretensiones- como la decisión de Fuji de no ofrecer una sucesora real de la X70 para competir al mismo nivel de las Ricoh GR III, una cámara bolsillera de focal fija angular en una gama dos peldaños por encima de la XF10 de la cual se está hablando mucho y bien.

Controles de disparo “de gama media”

No nos dispersemos con lo que la XF10 pudo ser y no fue.  Tampoco hablaremos de sus especificaciones técnicas ya que las podéis ver en su totalidad en su página dedicada. Abordemos su manejo general, algo generalmente muy cuidado en todas las cámaras de la Serie X. Por un precio y una gama teóricamente de entrada, obtenemos unos controles de disparo más que suficientes para tener una experiencia fotográfica muy satisfactoria. Más allá de que nos guste o no el dial PASM típico de las cámaras “básicas” de Fuji, los dos diales de ajuste superiores, un botón de función configurable, el utilísimo joystick para seleccionar el área de AF y las funciones táctiles, son  elementos de control comunes con cámaras más caras.

Retrato con XF10
Retrato con XF10

Aunque estén los elementos necesarios para sentirse a gusto manejando la cámara, la realidad es que todos estos controles había que meterlos en un envoltorio diminuto. Siempre he sido fan de las cámaras pequeñas, pero con la X70 fue la primera vez que dije: ¡uf, esto es demasiado pequeño incluso para mí!. Con la XF10 no hay excepción: el bolsillerismo tiene sus daños colaterales y es ese botón fn poco accesible y esos dos diales superiores tan juntos pueden presentar dificultades para los dedos más torpones. No obstante, la adopción del joystick y la eliminación de la cruceta en la parte trasera es un acierto total, en esta cámara más que en ninguna otra, ya que simplifica la botonería y da espacios estratégicos al pulgar para usar la cámara de manera mucho más cómoda. En cuanto a la funcionalidad táctil, el lastre del procesador hace que no podamos esperar una respuesta instantánea, por lo que la recomendación es asignar funciones que no sean de uso muy frecuente. En mis caso he configurado un deslizamiento de pulgar hacia arriba para cambiar el tipo de obturador y otro hacia abajo para cambiar el modo de simulación de película. ¿Muchas limitaciones de control? Puede ser, pero cuando la meto tan bien en el bolsillo de la chaqueta todo esto se me pasa…

El lastre del procesador y la utilidad del modo SNAP

Paisaje con la Fujifilm XF10. Revelado con Lightroom Classic.
Paisaje con la Fujifilm XF10. Revelado con Lightroom Classic.

Una de las virtudes de la XF10 es la utilización de un obturador central situado dentro de la propia óptica, un mecanismo que permite un disparo mucho menos audible que las cámaras de objetivos intercambiables, de la misma forma que la Fuji X100F y sus predecesoras.

Si lo que queremos es un disparo totalmente silencioso, podemos hacer uso del obturador electrónico que, por otro lado, permite sobrepasar el límite de velocidad de obturación 1/4000 y alcanzar los 1/16000. Algo que resulta siempre muy útil para evitar la sobre-exposición en tomas a máxima abertura de diafragma y con iluminación solar directa.

Revelado con Capture One. Sin recorte. XF10 a ISO 4000.
Revelado con Capture One. Sin recorte. XF10 a ISO 4000.

Aquí entra en juego uno de los puntos más oscuros de la XF10: su procesador. El desempeño del obturador electrónico es directamente proporcional al rendimiento del cerebro de la cámara. Es bastante inútil en situaciones con un mínimo movimiento, mostrando un efecto gelatina en la imagen (rolling shutter) bastante exagerado.

El autoenfoque en las fotografías de acción es a veces frustrante. Si no anticipas debidamente la escena, corres el riesgo de perder el momento decisivo, o más bien colocar el foco unos centímetros más adelante o hacia atrás de lo debido. Hay que decirlo bien claro: tienes que adaptarte a la cámara. En el caso de que estés demasiado acostumbrado a las bondades de una X-T3 o X-T30, con enfoque instantáneo e infalible, y no tienes cierta flexibilidad para adaptarte a tu herramienta fotográfica, quizá esta XF10 no sea tu cámara.

Aunque el mecanismo de autoenfoque de la XF10 sólo sea plenamente útil en las escenas más tranquilas, hay que destacar la utilidad del modo SNAP, una herramienta magnífica para su uso en fotografía callejera. Éste consiste en la fijación del punto de enfoque en dos distancias preconfiguradas (2 ó 5 metros) y un diafragma más cerrado para maximizar la profundidad de campo y hacer uso de la hiperfocal. Algunos pedirán una mayor posibilidad de ajustes pero la verdad es que usando el modo SNAP a 2 metros en un día bastante luminoso he obtenido resultados tan satisfactorios como divertidos: es básicamente encuadrar y olvidarte de lo demás…

Calidad de imagen sobresaliente

La calidad de imagen está a la altura de lo que podemos esperar en las cámaras de Fuji: buenos colores y buen rendimiento a ISOs altos. El uso del sensor Bayer en lugar del X-Trans habitual de las cámaras de gama más avanzada tiene una mínima consecuencia en la nitidez global y en la limitación a ISO 3200 de lo que considero la sensibilidad máxima usable. También he notado tonos más fríos en retratos y en ciertos escenarios de luz, algo no muy difícil de solucionar en el procesado RAW.

En cuanto a la óptica, se caracteriza por estar bastante libre de distorsión a pesar de su focal angular. Es muy nítida en el centro incluso con el diafragma abierto a tope pero hay que reducir la abertura al menos par de pasos para lograr una nitidez muy buena en las esquinas y para reducir el viñeteo. Por otro lado, se pueden lograr desenfoques pronunciados gracias a una distancia mínima de enfoque de sólo 10 centímetros y, en mi opinión, el bokeh es bastante atractivo, a pesar de que en las distancias de focal angulares suele ser bastante feo.

Conclusión

Si buscas una cámara compacta realmente bolsillera con una buena óptica angular y un sensor APS-C con sobrada calidad de imagen, la Fuji XF10 puede ser tu cámara. En el caso de que antepongas estas características y un buen precio, esta debe ser, sin lugar a dudas, tu primera opción. De priorizar la velocidad de autoenfoque y rendimiento general, quizá tengas que buscar en otras marcas, siendo la Ricoh GR III (casi el doble de precio) la opción más obvia.

Fujifilm XF10 - Cámara Digital DE 8.3 MP, Color Negro
Precio: EUR 496,79
Ahorras: EUR 2,21 ( %)
4 nuevos desde EUR 484,030 De 2ª mano
Fujifilm XF10 - Cámara Digital DE 8.3 MP, Color Dorado
Precio: EUR 449,90
Ahorras: EUR 49,10 (10 %)
2 nuevos desde EUR 449,900 De 2ª mano

12 Comentarios

  1. Lo que dices, la XF10 es barata, pequeña y con ADN Fuji. Para mis excursiones va de fabula, para todo lo demas mi XT-2. Las fotos de la galería son jpeg salidos de la camara?

    • Más o menos la mitad de las fotos son JPEGs directos de la cámara. Las demás están procesadas por Capture One o Lightroom, algunas con un ligero recorte. Esta tarde pongo un enlace con una selección de fotos a alta resolución y algún RAW.

  2. Hola, después de leer tu articulo y aún estando de acuerdo con alguna de tus opiniones, quiero expresar la mía.
    No soy, ni mucho menos un buen Fotografo, si no mas bien un simple aficionado que ha probado los modelos GR, GRII y ahora GRIII de Ricoh, y en Fuji, (desde ell 2012) esta cámara XF10, la X70 y la X100F, en compactas, mas algunos otros modelos de objetivos intercambiables, como la actual X-E3 que tengo ahora. Hablando de este modelo en concreto y como dice Rodrigo Roher al principio de su comentario “no llega a los niveles de la X70”. Y en cuanto a prestaciones/precio, exceptuando el tamaño del sensor (no solo importa el tamaño, y si el tipo, Bayer vs X-Trans, como el procesador), creo que la superan con creces tanto la mencionada X70, como las Ricoh GR y GRII, que se encuentran al mismo precio, o inferior. El método Snap que mencionas de está cámara no se puede comparar al de las Ricoh, ni por flexibilidad, ni por eficacia.
    A mí me defraudó bastante esta cámara, y no digo que no se puedan sacar buenas fotos con ella, pero desde luego recomiendo mucho mas la X70 en Fuji, o una X-E3 con el 27mm. (aunque cueste un poco mas) y en Ricoh las Gr y GRII.
    Sinceramente no creo que vale lo que cuesta. Es mi opinión.
    Saludos.

    • No creo que discrepemos demasiado, Francisco. Habiendo probado las Ricoh GR, tal como voy comentando en la review, la XF10 se te va a quedar corta. La comparación que yo realizo es entre las dos cámaras compactas con sensor APS-C y con óptica de 28mm que están actualmente en el mercado: XF10 y GR III y, ahí si que tengo una opinión distinta, la relación calidad/precio pone a cada cámara en un lugar con pretensiones y necesidades fotográficas distintas. Una XF10 por menos de 400€ es una buena oportunidad y, yo por lo menos, me la compré y la he conservado 4 meses depués de devolver la que Fuji me dejó para una prueba inicial.

  3. Por todo lo que comentas en la reseña la compré y por todo lo que comentas también la vendí para comprarla de nuevo. Se puede amar y odiar a la XF10 a la vez y solo tendrás esa relación estable de la que hablas cuando te das cuenta de lo que puede hacer y lo que no (fotos a críos corriendo, deportes o incluso street sin el modo snap). La compré en pm2s tirada de precio y siempre va conmigo.

  4. Creo que eres demasiado optimista. O simplemente que hay una ausencia de auténtico sentido crítico hacia la marca a la que habéis elegido ser fieles. Uso esta cámara desde primavera y tiene tres bondades clara: el precio, la calidad de imagen y que cabe en el bolsillo. Es lenta y eso puede ser explicado por ese procesador de gama baja que comentáis. Pero por lo demás, la ergonomía del cacharro, la facilidad con que se desconfigura, la lenta accesibilidad al modo “snapshot”, lo diminuto de las indicaciones en pantalla que como te pille con cierta edad o llevas gafas o no se ve nada, la irracionalidad de algunos menúes y otras cuestiones la hacen desesperante. Le voy sacando cierto partido. Pero en más de una ocasión he estado a punto de tirarla por un puente. Conciencia medioambiental me lo ha impedido. Creo que las marcas “capan” las cámaras lo hacen a idea para evitar que se merienden a otro modelos, y lo puedo entender. Hay muchos que no compraría una X100F de 1200 aurelios si la XF100 funcionase decentemente por 400, aun con determinadas limitaciones. Pero en lo que a mí respecta han conseguido que en estos momentos ni se me ocurriría mirar al catálogo de Fuji si tuviera que renovar alguna cámara.

    • ¿Ausencia de sentido crítico? Si precisamente gran parte de las críticas que realizas las he plasmado en el artículo… En cuanto el tema de los menúes que comentas, eso ya es algo muy subjetivo: muchos los aman (o al menos ya los consideran como “propios” a fuerza de usarlos) y muy pocos echan pestes de ellos, mientras si lo hacen de otras marcas. Por supuesto, esto es una web sobre productos de Fuji y doy por hecho que el uso de la misma estructura de menúes que el resto de cámaras de la Serie X es algo positivo y nada que se tenga que criticar en una review “suelta”.

      Siento que no hayas probado previamente la XF10 para darte cuenta que no va contigo… estoy seguro que si pruebas una cámara con un “X-Processor” decente, tus sensaciones serán muy diferentes.

  5. Yo soy uno de los que está en el grupo de usuarios que no soporta un autoenfoque tan lento y no todo se soluciona con la hiperfocal. En mi peña fotográfica hay dos que la usan de bolsillera para llevar a cualquier lado y están muy contentos pero para mí la fotografía es mi único vicio y prefiero gastarme más en una cámara que no haga que me adapte a ella o al menos que se adapte a mí lo más posible. No sé que espera fuji para sacar esa X70 mark II.

  6. Hola, estoy más de acuerdo con tus opiniones, que con el “Marketing”, que por otra parte entiendo, que expone nuestro querido Jon.

  7. Pero Jon, es que la XF10 y la Ricoh GRIII, aunque coexistan actualmente en el mercado , no juegan en la misma “Liga” te lo puedo asegurar. Otra cosa es, si la GRIII vale lo que cuesta, y como todas las cámaras, y más recién sacadas al mercado…. creo que en general, ninguna de ellas. Solo hay que ver a la velocidad que se deprecian. Fujis incluidas.
    Pienso que una GRIII por 750€ como ya se han visto en el Mercadillo, también es una buena oportunidad, como a los precios que se están viendo las X100F, que la última que conozco la ha comprado un compañero por 650€.

    • No se me ocurriría ponerlas en la misma liga, está más que clarinete. “Jugando” en el mercadillo pueden aparecer muchas más variables de las que puedo tocar en un artículo, eso también está claro. Lo de la depreciación, es una historia para ser contada en otra ocasión 😉

      Si me sobrara el dinero, me habría comprado una GR III, pero no es el caso y tampoco es un tipo de cámara a la que le daría un uso muy intensivo, así que me planté con la XF10 que adquirí a buen precio… Para fotos de familia, excursiones y escenas estáticas me ha servido de sobra el tiempo que ha estado conmigo. Como dicen por ahí arriba: para todo lo demás, otra cámara (que ahora mismo en mi caso es la X-T30).

  8. El problema aca es que la gente compara esta camara con una DSLR/Mirroless y no es asi, esta es una camara semi profesional de bolsillo a precio de camara de “hobbie”

    la GRIII vale 900€, la GRII (usada) vale mas de 500€ ( velocidad de enfoque y baja luz es peor que en la xf10). Mas todos los problemas con polvo en el sensor que tiene la Gr II

    Ahora, partiendo de la base que esta camara se consigue por 350€ si se busca, es una camara que esta muuucho mas alla de su precio/mercado. Solo hay que saber usarla.

    Facilidad con la que se desconfigura? eso suena mas a error de usuario que de camara, esta es mi primer fuji, en menos de 2 semanas ya tenia aprendido los menues y como configurar toda la camara para cambiar opciones en segundos. Viniendo de Nikon, no me costo nada acostumbrarme. Es mas, tengo mas opciones configurables en esta mini fuji que en mi DSLR nikon.

    Hoy por hoy, no hay NADA en el mercado a este precio que tenga tanta calidad de imagen. Fotos sin ruido hasta ISO 12500, sync con el flash hasta 1/4000, las maravillosas emulaciones de color de fuji y todo esto, entra en el bolsillo delantero.

    Fuji elegio bien el mercado de esta camara, solo tuvo mala fama por el tema del enfoque (que fue solucionado en la actualizacion). la XF10 hace todo lo que le pidas, sin quejarse, sera lenta si, pero si quiero velocidad salgo con mi DSLR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.