Street Photography por Javier Piñeiro (Parte 2): ¿Qué equipo necesito?

10

Street Photography (Parte 1): ¿Qué es la Street Photography?

Street Photography (Parte 3): Ya estoy en la calle. ¿Ahora qué?

Street Photography (Parte 4): London photowalk (I)

Street Photography (Parte 5): London photowalk (II)

Street Photography (Parte 6): London photowalk (III)

Bien, ahora que ya sabemos las bases de lo que es la fotografía de calle, viene la pregunta del millón: ¿qué equipo necesito?

Fotografía de calle por Javier Piñeiro

Aquí es donde cada uno de los practicantes de esta modalidad fotográfica ejercemos de gurús, proclamando que el mejor equipo es el nuestro. Podría parecer un poco exagerada esta afirmación, pero en el fondo, la causa de este comentario es algo tan sencillo como que, para cada cual, su equipo es el más idóneo porque es con el que se encuentra más cómodo, es el equipo al que cada uno está acostumbrado y esto es algo fundamental, ya que el conocer de memoria nuestro equipo y saber cómo reacciona y cómo lo debemos ajustar en el menor tiempo posible, nos puede permitir el hacer una gran foto, o el perderla mientras tratamos de recordar en qué opción del menú se activaba tal o cual cosa. Y esto creo que es algo básico, y no sólo en la fotografía de calle, sino en cualquier tipo de disciplina fotográfica. ¿Os imaginais a un fotógrafo en una sesión para la revista Vogue, por ejemplo, pidiendo a la modelo que aguante en esa posición cuasi imposible bajo la lluvia con los coches salpicándola, porque el no recuerda cómo se bloqueaba el enfoque? Sería surrealista, ¿verdad? Pues es más común de lo que parece, por desgracia. Por eso, usemos el equipo que usemos, debemos de conocerlo y saber manejarlo con los ojos cerrados. Primer punto.

Una vez leí, no recuerdo dónde ni a quién, que la mejor cámara es la que uno lleva encima. Y es cierto. Si únicamente llevamos una pequeña compacta, o el teléfono móvil, la mejor cámara será esa, porque es la que nos va a permitir hacer la foto. La “cachoréflexpedazobestia” que tenemos en la mochila en casa, no nos servirá de nada, ni será la mejor en ese momento, sencillamente porque no la tenemos con nosotros. Por tanto, podremos hacer fotografía de calle sea con la cámara que sea. Obviamente, y sin ser tan extremistas, ahora daré unos consejos, u opiniones, sobre qué cámaras pueden funcionar mejor para este tipo de fotografía.

Hay varios aspectos que debemos mencionar a la hora de elegir nuestro equipo para fotografía de calle: la portabilidad, la discreción y la rapidez de funcionamiento son, para mi, las bases fundamentales que ha de tener nuestra cámara de “street”.

Portabilidad: creo que es, sinceramente, uno de los aspectos fundamentales, y que va muy ligado a la discreción. Si nos acompañamos de una cámara portable, manejable y ligera, disfrutaremos más de la experiencia de salir a fotografiar. Muchos son los que salen (yo también me incluyo, lo hice en su momento) con su mochila y su réflex, y todo el equipo de lentes dentro, por aquello del “por si acaso, no vaya a ser que las necesite y no las tenga”. Bien, primer error. La fotografía de calle requiere moverse y caminar mucho, y esto acaba por ser agotador cuando a la espalda llevamos nuestra mochila hasta los topes, cual caparazón de tortuga ninja. Esto, unido al peso de la réflex colgada a nuestro cuello, nos hará que cada salida sea un suplicio por los dolores que tendremos los días posteriores a nuestra caminata fotográfica. Por tanto, ni es sano, ni es ágil. Ir muy cargado nos hace ser más torpes, tener menos capacidad de reacción y, por supuesto, pasar mucho menos desapercibidos. Intentad ir a fotografiar de esta guisa el zoco de Marrakech, con la mochila, la réflex con su empuñadura para que farde más y se vea más gorda (¿el tamaño importa?) y nuestro 70-200 grande y blanco, al fin y al cabo, hay que lucirlo y presumir de fotógrafos, que para eso nos hemos dejado dos mil pavos en él… Creo que, menos fotografías espontáneas y naturales, os ibais a traer de todo…

Discreción: muy ligada a la portabilidad, como ya comentamos. Contar con un equipo discreto os permitirá pasar más desapercibidos entre la gente, de modo que todo seguirá desarrollándose ante vuestros ojos como si no estuvieseis allí. En cuanto alguien os “descubre” como fotógrafos, se acabó, la naturalidad desaparece y, en la mayoría de las ocasiones, dejan de hacer lo que estaban haciendo o modifican su comportamiento de tal modo que la fotografía que habíamos previsto ya no será posible de realizar. Cuanto más llamemos la atención con nuestra cámara, menos oportunidades fotográficas tendremos. Por eso se está poniendo tan de moda la fotografía de calle hecha con teléfonos móviles, donde hay verdaderos maestros, ya que a nadie le extraña ver a alguien con su teléfono por la calle. De hecho, cada vez resulta más raro ver a alguien sin él. 😉 Por eso es tan importante ser uno más. Esa será nuestra mejor arma, creedme.

Rapidez de funcionamiento: esta es una característica que, aunque para mi está por debajo en cuanto a nivel de importancia de las otras dos que os acabo de mencionar, puede resultarnos muy útil a la hora de tener más o menos éxito en nuestras salidas “callejeriles”. Que la cámara sea rápida de reacciones nos permitirá mantener ese equilibrio con nuestra rapidez de reacción que nos garantizará un mayor porcentaje de éxito en nuestras tomas más complicadas. Contar con una cámara que sea rápida enfocando y rápida disparando, nos permitirá resolver con éxito un mayor número de situaciones. Aunque hay técnicas con las que esto no es tan importante, como llevar la cámara ajustada de modo manual previamente con unos parámetros que nos garanticen la suficiente profundidad de campo y velocidad de enfoque como para que podamos fotografiar con solvencia, saber que cuando la situación lo requiera, podemos tirar de las prestaciones de la cámara, es también una tranquilidad añadida para el fotógrafo.

Fotografía de calle por Javier Piñeiro

Podríamos añadir más prestaciones, como poder tirar a 400.000 ISO sin grano, o contar con tropecientos puntos de enfoque, o tener una ráfaga de 200 fotografías por segundo, pero nada de esto sería, a mi juicio, tan importante para conseguir una buena foto como la discreción, el ojo y la anticipación de un buen fotógrafo. Siguiendo con el ejemplo de Bresson o de Doisneau, ninguno de ellos contaba con cámaras con estas características, y sus fotos están ahí, siendo ejemplo para todos. Los ingredientes: pasión, discreción y anticipación.

En este sentido, los afortunados usuarios de la serie X de Fujifilm, tenemos una gran ventaja, ya que nuestras cámaras cumplen con todos estos requisitos. Portables, discretas y con un funcionamiento excelente, nos permiten afrontar nuestras sesiones de fotografía de calle con muchas posibilidades de éxito. El resto, ya sólo dependerá de nuestro ojo.

También podría decir que si usar una óptica de 35mm, que si una de 50mm… hay muchos blogs y páginas de fotografía donde unos recomiendan unas, y otros, las otras. Yo no quiero posicionarme, no creo que ninguna sea mejor que otra. Simplemente, trabajaremos con aquella con la que nos sintamos más cómodos. Tan sencillo como eso. Y, eso sí, si podemos contar con una que sea luminosa, mejor, ya que nos permitirá trabajar mejor en condiciones de poca luz. Lentes como un 28, un 35 o un 50mm con aperturas de entre 1.4 a 2.8 serían ideales. Menos de 28 o 24mm quizás ya resultarían demasiado angulares, y más de 50mm demasiado largas, con lo que eso supone en ambos casos.

10 Comentarios

  1. Muchas gracias, chicos! Me alegro de que os haya gustado y de que os pueda resultar útil. Para mi, lo ideal es la X100 en la mano y la XPro-1 con el 35mm en la bolsa. Nada más. Y nada menos. 😉

  2. Excelente texto. Creo que ha sido el empuje definitivo para que me anime a saltar a la serie X. Con ganas de leer los siguientes artículos.

    • Bueno! Pues me alegro mucho de que este artículo te haya animado a lanzarte a la serie X!! Hablaré con los responsables de marketing de Fuji para solicitar mi parte, jajaja! En serio, verás cómo vas a disfrutar. No son sólo cámaras de fotos. Las tienes ahí, las miras y te dicen «sácame a la calle, por favor!!». Y sales a la calle, fotografias y disfrutas. Ya nos contarás si no…!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.