Fujifilm GFX 100S: la razón por la que Fuji «pasa» del Full Frame

Cuatro años después de la inauguración de la serie GFX y su sistema sin espejo con sensor de formato medio, llega el primer cambio generacional: la Fujifilm GFX 100S se presenta con el permiso de jubilación para la GFX 50S. Y no sólo eso, desde Fujifilm están convencidos de que la nueva cámara es el argumento final para justificar su ausencia de la batalla «fullframista». Los ases en la manga son variados: un fabuloso sensor de «gran formato digital» con 102 megapíxeles, un peso cada vez más reducido, el estabilizador de sensor más avanzado y el precio que, sin ser ni mucho menos «popular», está igualado con las cámaras con sensor de formato completo de gama profesional. Las Sony A1, Canon R5 y Nikon Z7 II están avisadas…

📆 La Fujifilm GFX 100S llegará el próximo 4 de marzo y tendrá de salida un precio de 5.999€.

Fujifilm GFX 100S.

Principales características de la Fujifilm GFX 100S

  • Sensor retroiluminado de formato medio (44x33mm) de 102 megapíxeles con patrón de color Bayer.
  • Modo de multidisparo pixel-shift para fotografías de hasta 400 megapíxeles
  • Visor electrónico EVF de 3,69 millones de puntos con magnificación x0,77.
  • Pantalla táctil LCD de 3.2» y 2,36 millones de puntos articulable en dos ejes.
  • Disparo de fotografías en RAW de 16 bits o TIFF también de 16 bits
  • Estabilización integrada en el cuerpo capaz de compensar hasta 6 pasos
  • Pantalla LCD superior, para la visualización de los principales parámetros de disparo
  • Autonomía aproximada de 460 disparos con batería NP-W235
  • Ráfaga de disparo hasta 5 fps.
  • Doble ranura de tarjeta SD UHS-II
  • Modos avanzados de simulación de película como Eterna, efecto de piel uniforme o Nostalgic Negative.
  • Sellado contra polvo y salpicaduras.

La Fujifilm GFX 100S por fuera

A primera vista, puede asustar la rotundidad del cuerpo de la GFX 100S en comparación con los buques insignia de la Serie X como la Fujifilm X-T4. Pero lo cierto es que sus dimensiones no son mucho mayores que las de sus competidoras de formato completo… y con sus 900 gramos el recorte de peso con respecto a la GFX 100 es del 40%.

Fujifilm GFX 100S parte trasera.

Fujifilm está decidida a no estancarse con el diseño de sus cámaras. Sus muy aclamados controles físicos de disparo siguen siendo la norma en la mayoría de los cuerpos, si bien la Fujifilm X-S10 ha expandido las fronteras fujistas para atraer a usuarios que no están dispuestos a cambiar el workflow mayoritario en el resto de sistemas. Y el dial de modos de disparo P-A-S-M (Program-Aperture-Shutter Speed-Manual), aunque en la Serie X puede chocar con el uso conjunto del dial de velocidad del cuerpo y el de abertura de diafragma del objetivo, resulta ser un hábito de control de disparo esencial para muchos fotógrafos. Por lo que hemos consultado en el foro, tampoco es una cuestión que incomode en exceso a la parroquia fujista, tradicionalmente muy reacia a grandes cambios en sus cámaras.

La Fujifilm GFX 100S incorporará el dial PASM, una pantalla LCD auxiliar en la parte superior del cuerpo y seguirá la tendencia de eliminación de la cruceta direccional (D-Pad) en los controles traseros para delegar en el joystick selector. El control de los parámetros de disparo reside principalmente en el doble dial selector delantero/trasero y en un botón para ajustar la compensación de exposición.

Para los que echen de menos los tradicionales diales físicos de compensación de exposición, la selección de sensibilidad ISO o velocidad de disparo, la pantalla auxiliar superior de 1,8″ puede transformarse en «diales virtuales», una representación opcional de los controles físicos propios de otras cámaras Fuji que pueden ser accionados mediante los diales a ambos lados de la pantalla. Opcionalmente, la pantalla podrá mostrar la más habitual información EXIF de los parámetros de disparo.

Fujifilm GFX 100S arriba.

Pantalla y visor

La pantalla LCD principal tiene una diagonal respetable de 3,2 pulgadas con una resolución impresionante de 2,36 millones de puntos. Como todas las últimas cámaras de Fujifilm, la pantalla tiene funcionalidad táctil. Su sistema de articulación es el mismo que el de la X-T3: abatible en vertical arriba hasta 90º, abajo hasta 45º y a la derecha hasta 60º.

Su visor electrónico es calcado al de la última Fujifilm X-T4: 3,69 millones de puntos de resolución con una magnificación de x0,77. No es el visor mastodóntico de la GFX 100 pero difícilmente dejará a algún usuario con ganas de más tamaño y claridad.

Procesador Bayer de 102 megapíxeles y sensor X Processor 4

La GFX 100S heredará el sorprendente sensor de 102 megapíxeles de la GFX 100, una maravilla en términos de resolución, rango de ruido, gestión de ruido y riqueza tonal. Os recordamos que se trata de un sensor de tipo retroiluminado con la tradicional matriz Bayer, con formato medio y superficie de 43.8mm×32.9mm (70% más grande que el full frame), capaz de capturar fotografías de hasta 11648×8736 pixeles y con una rango de sensibilidad ISO nativa desde 100 hasta 12800.

👉🏽 Cómo mejora el procesador X Processor 4 frente a las anteriores generaciones

En cuanto al procesador, hace uso del X Processor 4 que lleva entre nosotros desde el lanzamiento de la X-T3. A pesar de tener dos años y medio ya a sus espaldas, supone doblar en rendimiento al X-Processor Pro de la GFX 50S. Se introduce la cobertura de los píxeles de detección de fase al 100% de la superficie del sensor, permitiendo capturar el enfoque en tan sólo 0,16 segundos en situaciones lúminicas tan difíciles como -5,5 EV. Por otra parte, se mejora muchísimo el seguimiento de autoenfoque de objetos en movimiento y la detección de rostros tanto en fotografía como en vídeo. Por último, la máxima cadencia de ráfaga de 5 fotogramas por segundo se equipara a la de la GFX 100.

Estabilizador más pequeño y más efectivo

No sería posible mantener un tamaño tan compacto en el cuerpo sin los enormes avances que Fujifilm está haciendo en la miniaturización de los estabilizadores integrados en el sensor. La nueva unidad IBIS es 20% más pequeña y 10 % más ligera que la incluida en el GFX100. A pesar de esa reducción de tamaño, el sistema de amortiguación de 5 ejes basado en la fuerza magnética de la GFX 100S es capaz de estabilizar hasta 6 pasos: esto representa una mejora de 0,5 pasos con respecto a su hermana mayor.

Comparativa de tamaño: Fujifilm GFX 100 vs GFX 100S
Comparativa de tamaño: Fujifilm GFX 100 vs GFX 100S

Vídeo hasta 400Mbps y ProRes RAW

La Fujifilm GFX 100S permite grabar vídeo en 4K 30p con una tasa de bits de hasta 400Mbps, en tarjeta SD con F-log 4:2:0 a 10 bits o a través del puerto HDMI en formato ProRes RAW 4:2:2 a 12 bits. Lo mejor de todo es que su sensor de gran formato capta una señal muy cinemática con posibilidad de grandes desenfoques y una excelente calidad en la imagen incluso a ISOs altos.

Simulación de película Nostalgic Negative

La Fujifilm GFX 100S inaugura el uso de la simulación de película número 13: Nostalgic Negative. Según comentan desde Fujifilm, se trata de un intento de emular el look de la New Color Photography de los 70, cuyo exponente más representativo es la obra de Stephen Shore.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.