Fujifilm X-T30 (Fuji XT30)

La Fuji X-T30 amplía la cuarta generación de la Serie X tras el lanzamiento de la X-T3, atacando la competida gama media del mercado fotográfico. De su hermana mayor hereda buena parte de su rendimiento y características, con la ventaja de presentarse en un envoltorio mucho más reducido, así como con un precio más asequible. Frente a su antecesora, la X-T20, mejora en mucho el autoenfoque, en la calidad de la grabación de vídeo y en pequeños detalles como la mayor funcionalidad táctil y una conectividad más efectiva.

Lista de compra de la Fuji X-T30 y selección de accesorios

Fuji X-T30 sensor.

Llegará al mercado el 20 de marzo en colores negro y plateado con los siguientes precios de salida:

  • XT30 cuerpo: 949€.
  • XT30 + XC 15-45mm: 999€.
  • XT30 + XF 18-55mm f/2.8-4: 1299€.

A partir de mayo será posible adquirir la cámara con el color antracita.

Fuji XT30 en versión "antracita".
Fuji XT30 en versión “antracita”.

Principales características de la X-T30

  • Sensor X-Trans 4 de 26,1 megapíxeles.
  • Procesador X Processor 4.
  • ISO 160-12800.
  • Visor electrónico de 2,36  millones de puntos y ampliación x0,62.
  • Pantalla abatible con funcionalidad táctil, 3″, 1,04 millones de puntos.
  • Obturador electrónico silencioso con velocidad de hasta 1/32000.
  • Simulación de película Eterna.
  • Ráfaga de 8 fps con obturador mecánico, hasta 30 fps con obturador electrónico y modo recortado.
  • Dimensiones: 118.4 x 82.8 x 46.8 mm.
  • Batería NP-W126.
  • Peso de 383 gramos con batería y tarjeta SD.

Un conocido diseño compacto… y joystick de enfoque

No hay misterios en la nueva X-T30: los usuarios de la X-T20 se encontrarán con un cuerpo de diseño muy similar, si bien la empuñadura se ha hecho más “agarrable” para facilitar el uso de objetivos más voluminosos. Aunque el grosor de la cámara ha aumentado unos milímetros respecto a su antecesora, el peso se mantiene en los 383 gramos, una auténtica gozada para aquellos en busca de una cámara de objetivos intercambiables con la máxima portabilidad.
X-T30 + XF 18-55mm.
Xt30 detrás.
X-T30 arriba.

X-T30 abatible.

El mayor cambio en sus controles físicos se encuentra en su parte trasera, con la adición de un joystick o palanquita que permite elegir el área de enfoque de forma realmente ágil. Esta característica es una de las más celebradas en el diseño de las cámaras Fuji de gama alta, aunque en este caso tiene como contrapartida la eliminación del D-Pad o cruceta direccional, tal como se hizo en la X-E3. De la misma forma, los botones de función se trasladan a las funciones táctiles de la pantalla… Aunque esta decisión puede tener muchos detractores, lo cierto es que la capacidad de respuesta de la X-T30 ha ganado muchos enteros no sólo con respecto a la X-E3, sino también con la X-T3 con su actual firmware. El botón Q cambia de emplazamiento, justo a la derecha del reposo del pulgar que gana mucho espacio para su apoyo, aumentando la ergonomía de la cámara, algo a lo que también contribuye el agrandamiento del tamaño de la botonería trasera.

Pantalla táctil mejorada y visor electrónico

Sin demasiado cambios con respecto a las características del visor electrónico y la pantalla LCD. Básicamente encontramos las mismas especificaciones que las de la X-T20: EVF de 2,36 megapíxeles y una magnificación de 0,62x, pantalla abatible de 3 pulgadas y 1,04 megapíxeles que, eso sí, es 1,3 milímetros más fina para facilitar la reacción táctil. En ambos casos nos encontramos una visualización más que satisfactoria a la hora de componer o revisar nuestras fotografías.

La mayor novedad de la X-T30 llega en la usabilidad de su interfaz táctil: por un lado nos encontramos con que se han añadido las funciones táctiles, que sustituyen la labor del botón Fn físico al realizar un barrido direccional de pulgada sobre la pantalla. Esto ya se implementó en la X-E3 y no es ninguna novedad, pero lo que realmente sorprende es la mayor fiabilidad de la pantalla de la X-T30, ayudada por el buen hacer del procesador X Processor 4 y por el refinamiento del firmware inicial de la X-T3. Si bien el panel del buque insignia actual de la Serie X puede considerarse bastante responsivo, lo cierto es que había un pequeño porcentaje de fallo a la hora de invocar las funcionalidades táctiles. Esta pequeña duda desaparece en la X-T30 (y será historia en la X-T3 a partir de abril)

Fujifilm X-T30, "the little giant".

Pequeña cámara, gran rendimiento

Al igual que la X-T3, la Fujifilm X-T30 hace gala de una nueva generación de componentes internos. Por un lado nos encontramos con el sensor retroiluminado X-Trans 4 de 26,1 megapíxeles, que aumenta la resolución manteniendo la señal de ruido de la imagen y reduciendo la sensibilidad de ISO base a 160. Por otra parte, el procesador X Processor 4 multiplica por dos el rendimiento del anterior procesador para ofrecer más funcionalidad y rendimiento en varias áreas de funcionamiento:

  • Ráfaga de hasta 8 fotogramas por segundo con el obturador mecánico.
  • Hasta 30 fps con el obturador electrónico y el modo recorte.
  • Minimización del rolling shutter (efecto gelatina en imágenes a alta velocidad con el obturador electrónico) a la mitad.
  • Nuevos ajustes avanzados para fotografía en blanco y negro y efecto Color Chrome para fotografías tomadas en ráfaga.

Mejoras de autoenfoque

Si hay algo que destacar en esta cuarta generación de cámaras de la Serie X es la tremenda mejora del autoenfoque. Aunque haya quienes duden de esta afirmación argumentando que todas las cámaras nuevas nos las quieren vender como “la revolución” en este aspecto, lo cierto es que, tanto en esta XT30 como en la X-T3, hay datos técnicos que apuntan a una mejoría real llegando a niveles de precisión insospechados hace unos años:

  • El área de detección de fase cubre el 100% del área y los píxeles dedicados a esta labor se multiplican por cuatro (hasta 2,16 millones)frente a la anterior generación, facilitando el seguimiento de sujetos en movimiento por todo el encuadre.
  • El límite de luz para activar el autoenfoque por detección de fase baja desde los -1EV de la X-T20 a los -3EV de la X-T30.
  • Si la X-T3 ya había supuesto un avance en el rendimiento del autoenfoque por detección de rostros y ojos, la X-T30 da una vuelta de tuerca a los algoritmos, aumentando la precisión de este modo de enfoque. Además incluye la función Face Select para elegir el rostro de la persona a la que queramos dar prioridad de enfoque en un encuadre en el que aparezcan varios sujetos.
  • Medición de exposición y una búsqueda de enfoque x1,5 más veces que la anterior generación.

Conectividad

El módulo Bluetooth 4.2  permite el emparejamiento de la cámara con el smartphone para realizar la transferencia de archivos por WiFi, la geolocalización y el disparo remoto de manera mucho más ágil.

Grabación de vídeo 4K con todo el sensor

Aunque se mantiene la grabación de vídeo 4K a 30 fps, la Fuji X-T30 graba con toda la resolución horizontal del sensor 6K (6240 x 3510) para ofrecer una señal en 4K (3810 x 2160) de excelente calidad.

Estas son varias de las nuevas características de la grabación de vídeo, un aspecto en donde la X-T30 ha avanzado enormemente:

  • Seguimiento de ojos durante la grabación de vídeo.
  • Opción de formato DCI (17:9) para dar un aspecto cinemático.
  • Modo de simulación ETERNA para una señal de vídeo más editable.
  • Grabación de vídeo 4K/30P a 4:2:0 8 bits en tarjeta SD. Posibilidad de frabación F-Log y 4:2:2 10 bits a través del puerto HDMI.

Página Oficial / Galería de muestras.

Último firmware (1.01).

Lista de compra de la Fuji X-T30 y selección de accesorios.