Toma de contacto con la Fujifilm GFX 100 II, la cámara para dominarlos a todos

La Fujifilm GFX100 II se erige como el nuevo buque insignia absoluto de Fujifilm, la cámara que integra todos los avances tecnológicos, el sensor más grande y el máximo de detalles para cubrir las necesidades de los profesionales con mayores exigencias. Estrena un captor GFX CMOS II de 102 megapíxeles de gran formato digital, aproximadamente 1,7 veces más grande que los sensores de formato completo. Con respecto a la generación anterior de cámaras GFX aporta mejoras en calidad de imagen, portabilidad y, sobre todo, un salto importante en rendimiento, no sólo en cadencia de disparo, o en el tamaño del buffer de memoria sino también en el desempeño del autoenfoque o en la respuesta del sistema en general.

📆 La Fujifilm GFX 100 II llegará el 23 de septiembre a un precio recomendado de 7999€

No son pocas las novedades, aunque hay una en la que Fujifilm ha puesto más empeño en resaltar: las nuevas posibilidades de grabación de vídeo en el formato GFX, como el soporte al 8K, los formatos de vídeo RAW y los distintos modos de formato de vídeo para adaptar el recorte del encuadre a diferentes monturas adaptadas como las Premista, 35mm normal y anamórfico… Hasta ahora, el vídeo era un complemento que ofrecía grandes opciones creativas en cámaras como la GFX 100S. Con la GFX 100 II, Fujifilm va más allá y nos presenta una cámara de gran formato como un modelo con serias aspiraciones profesionales en el apartado vídeo.

Al margen de los grandes titulares, la GFX 100 II despliega una lista de avances abultada tanto en su interfaz de manejo como debajo del capó: el estabilizador del sensor con hasta 8 pasos de compensación, un visor electrónico con una resolución monstruosa de 9,44 millones de píxeles y magnificación x1.0 así como nuevas posibilidades de conectividad como el puerto ethernet son todas características notables que redondean una cámara que se puede considerar un salto generacional en todos los aspectos.

Principales características de la Fujifilm GFX 100 II

  • Sensor 102MP CMOS II HS retroiluminado de formato medio (44x33mm) con patrón de color Bayer.
  • Sensibilidad base de ISO 80
  • Modo de multidisparo pixel-shift para fotografías de hasta 400 megapíxeles
  • Visor electrónico EVF de 9.44 millones de puntos con magnificación x1.
  • Pantalla táctil LCD de 3.2» y 2,36 millones de puntos articulable en dos ejes.
  • Disparo de fotografías en RAW de 16 bits o TIFF también de 16 bits
  • Estabilización integrada en el cuerpo capaz de compensar hasta 8 pasos
  • Pantalla LCD superior, para la visualización de los principales parámetros de disparo
  • Autonomía aproximada de 540 disparos con batería NP-W235 y modo de energía NORMAL.
  • Ráfaga de disparo hasta 8 fps.
  • Vídeo 8K 30p, 4K 60p y f-log2 con rando dinámico de 14 pasos.
  • Doble ranura de tarjeta SD UHS-II y CFexpress tipo B.
  • Nuevo modo de simulación de película REALA ACE
  • Sellado contra polvo y salpicaduras.

Un cuerpo con controles infinitos

Mucho se criticó en su momento el minimalismo de la GFX 100, una simplificación extrema de la interfaz con respecto a todo lo visto anteriormente en Fujifilm. La GFX 100S recuperó terreno a la con la re-introducción del dial físico P-A-S-M con pre-ajustes seleccionables. Con la GFX 100 II se echa por tierra la filosofía extremadamente “minimal” de su antecesora y va un paso más allá de la 100S incluyendo el dial físico principal y un total de 6 botones Fn repartidos entre la parte superior y la delantera, al lado de la montura.

Salvando esta botonería adicional, los controles de la GFX 100 II son muy similares a los de la GFX 100S, si bien los botones sobresalen algo más en el nuevo cuerpo y tienen un tacto más “pulsable”. La pantalla auxiliar superior aprovecha más que nunca el espacio superior en el nuevo cuerpo, mostrando espectacularmente los parámetros de disparo en todo momento.

⚖ El peso de la Fujifilm GFX 100 II es de 948 gramos con la batería NP-W235 y las tarjetas SD y CFexpress incluidas

Considero un acierto que la nueva generación de la GFX 100 prescinda del grip vertical integrado en el propio cuerpo, haciéndolo opcional. No sólo supone un recorte en gastos de producción y en precio final, sio que también diversifica la utilidad de una GFX 100 II que realmente puede salir del estudio con comodidad.

Fujifilm hace hincapié en la nueva textura de superficie patentada BISHAMON-TEX, cuyo objetivo es maximizar el agarre de la cámara cuando se sostiene en varias posiciones. La sensación, efectivamente, es que los dedos «se pegan» ligeramente más al cuerpo.

La sensación general a la hora de empuñar esta Fujifilm GFX 100 II cámara con sensor de gran formato es más llevadera que lo que recuerdo de mi última época con cámaras réflex de formato completo. Aunque el peso de esta Fuji es muy similar a una Canon 5D, lo cierto es que su naturaleza mirrorless le permite aumentar el agarre de su empuñadura que, en este caso, es la mejor de todas las GFX que he probado. He estado probando unos 20 minutos la cámara junto al nuevo Fujinon GF 55mm F1.7 y la experiencia ha sido muy llevadera teniendo en cuenta que cubría la presentación con una X-T30 y el Fujinon XF 18-55mm F2.8-4 R LM OIS.

El estabilizador integrado en el sensor (IBIS) de la Fujifilm GFX 100 II ha sido perfeccionado un poco más allá y alcanza hasta los 8 pasos de compensación. Este mecanismo IBIS también se utiliza para desplazar el sensor y producir imágenes de aproximadamente 400 megapíxeles en la función de toma múltiple Pixel Shift.

Exposición «Melting Landscapes» de Fernando Molerés en Wonder Photo Shop. Poniendo a prueba el estabilizador de la Fujifilm GFX 100 II con el GF 30mm F2.8. Velocidad de obturador a 1/10.
Recorte al 100%.

Visor y pantalla

Una de las cosas que más me sorprendió de la GFX 100S fue lo bien que se veía su magnífica pantalla de 3,2 pulgadas y 2,36 millones de puntos. Aunque la GFX 100 II hereda el mismo panel, lo cierto es que el uso del nuevo procesador ha mejorado mucho la responsividad de las funciones táctiles de la pantalla que en anteriores cuerpos de la Serie GFX estaban un paso por detrás de la experiencia de uso que podemos tener con la pantalla de un smartphone decente. Con el nuevo cuerpo todo va lo fluido que tiene que ir.

Palabras aparte merece el visor de la Fujifilm GFX 100 II: 9.44 millones de puntos con una magnificación de 1.0x. Es una pasada ver por el visor y que la imagen aparezca del mismo tamaño a la que la vemos sin redimensionarla para que entre en el encuadre que vemos por el ocular. El visor electrónico de la cámara tiene una tasa de refresco de hasta 120 fps, suficiente para no notar diferencia alguna con un visor óptico.

El accesorio articulado EVF-TL1 permite cambiar el ángulo de montaje del visoren rangos de 0° a 90° al disparar en horizontal y de -45° a +45° al disparar en vertical.

Calidad de imagen

Se mantiene la base del sensor de 102 megapíxeles de la GFX 100 y 100S, un captor sobresaliente en términos de resolución, rango de ruido, gestión de ruido y riqueza tonal. Os recordamos que se trata de un sensor de tipo retroiluminado con la tradicional matriz Bayer, con formato medio y superficie de 43.8mm×32.9mm (70% más grande que el full frame), capaz de capturar fotografías de hasta 11648×8736 pixeles.

La novedad más importante es que las mejoras en la estructura de píxeles han aumentado la cantidad de electrones saturados del nuevo sensor, lo que permite utilizar ISO80 como sensibilidad estándar. Cuando la sensibilidad del sensor se ajusta a ISO80, la cámara puede capturar imágenes con un rango dinámico más amplio y menos ruido que en la generación anterior.

Las microlentes del nuevo sensor se han mejorado para aumentar la eficiencia en el uso de la luz en los bordes del sensor, mejorando así la calidad de imagen en los bordes y la precisión del enfoque automático.

En total se puede elegir entre de 20 modos de Simulación de Película, con REALA ACE como última adición a la colección. REALA ACE ofrece una reproducción fiel de colores y una tonalidad de alto contraste, con sombras más suaves y luces más brillantes. Su saturación es ligeramente más contenida que la simulación PROVIA.

Fujifilm GFX 100 II con el nuevo GF 55mm F1.7 a máxima abertura. ISO 80. Velocidad de obturación de 1/25.Simulación REALA ACE.
Recorte al 100%

Rendimiento

Antes de poner mis zarpas encima de la GFX 100 II estuve un buen rato haciendo pruebas con una GFX 100S y el GF 55mm F1.7. Esta cámara lleva el mismo procesador que mi X-T30 pero tiene que lidiar no sólo con casi el cuadruple de megapíxeles, sino también con un visor electrónico y una pantalla con mucha más resolución. El funcionamiento de menús, de las funciones táctiles y de la visualización de los archivos se notan más ralentizados que en una cámara de la Serie X de la misma generación.

Nada más empezar a manejar la GFX 100 II pude notar la magia del X Processor 5. Todos los aspectos de la cámara van tan rápidos como puedo esperar de un buque insignia de última generación: desde el mínimo retardo del sensor ocular hasta la rapidez para revisar las fotografías y ampliar las imágenes hasta la cadencia de disparo y las virtudes de su sistema de autoenfoque.

🚀 La rafaga de la GFX 100 II alcanza los 8 fotogramas por segundo con un buffer que puede llenarse con más de 1000 archivos RAW antes de empezar a grabar datos en la tarjeta de memoria. Son números francamente superiores a la anterior generación de GFX.

Autoenfoque

El nuevo sensor de la GFX 100 II multiplica por dos la velocidad de recolección de datos de la imagen. Esto, unido al procesador X Processor 5, permite implementar con éxito los algoritmos de autoenfoque presentes en la actual generación de la Serie X. La inteligencia artifical entrena este algoritmo para permitir la detección automática no sólo de personas sino de animales, pájaros, coches, motocicletas, bicicletas, aviones, trenes, insectos, drones…

Una prueba de pocos minutos permite comprobar que el autoenfoque ha mejorado mucho con respecto a la generación anterior de GFX. Las sensaciones en mi prueba inicial es que en situaciones de enfoque simple en un escenario con luz regulera las sensaciones son, al menos, parecidas a las de una X-T4. El reconocimiento facial funciona estupendamente.

Por último a este respecto hay que incidir en una novedad muy esperado desde hace tiempo por los videógrafos de la marca: el cambio de selección del seguimiento de enfoque a través de la pantalla táctil durante la grabación de vídeo. ¡Ya era hora, señor Fuji!

Vídeo

Al margen de la novedad de la selección táctil del seguimiento de autoenfoque en vídeo, noticia que pondrá los dientes largos a videógrafos de cámaras de la última generación de la Serie X, la GFX 100 II incluye características inéditas en los modelos de sensor de gran formato:

  • Con el uso del nuevo sensor se habilita la grabación 4K/60P e incluso video en 8K/30P (con recorte del encuadre) a 4:2:2 de 10 bits de forma interna. La velocidad de lectura del sensor se ha aumentado para reducir el efecto rolling shutter, el mayor hándicap en grabación de vídeo en los cuerpos GFX.
  • Disponibles los códecs Apple ProRes 422 HQ, Apple ProRes 422 y Apple ProRes 422 LT. Cuando se graba en Apple ProRes, la cámara puede utilizar la grabación de video en proxy, lo que reduce la carga de trabajo de edición de video y agiliza el flujo de trabajo general desde la filmación hasta la postproducción.
  • La cámara admite diversos formatos de grabación cinematográfica, incluidos Premista, 35 mm y anamórfico (35 mm) con el adaptador de montura. El video se graba en configuraciones optimizadas para adaptarse a una variedad de expresiones de video.
  • Esta es la primera cámara de la serie GFX que cuenta con F-Log2 con un rango dinámico ampliado de hasta más de 14 pasos. Esta mejora permite la grabación de video con una tonalidad enriquecida, ampliando significativamente el potencial de postproducción.
  • Cuando se combina con un dispositivo HDMI ATOMOS compatible, la salida de video RAW de GFX100 II se puede grabar como Apple ProRes RAW de 12 bits con resoluciones de hasta 8K y velocidades de cuadro de hasta 29.97 fps. Con los Blackmagic Design Video Assist 12G HDRs, la salida de video RAW de la cámara se puede grabar como Blackmagic RAW con resoluciones de hasta 8K y velocidades de cuadro de hasta 29.97 fps.
  • La cámara admite la sincronización del timecode con ATOMOS AirGlu™ BT.
  • Compatible con el ventilador Fujifilm FAN-001 para prolongar la duración de la grabación sin aumentar la temperatura del cuerpo.

Mejoras en Conectividad

  • La Fujifilm GFX 100 II hace uso de un puerto Ethernet, así como terminales HDMI Tipo A y USB-C para ampliar significativamente la conectividad con dispositivos externos. Se habilita la conexión de un disco SSD externo a través de USB-C para grabar tanto foto como vídeo.
  • La cámara admite el servicio en la nube «Frame.io Camera to Cloud» sin necesidad de grip, lo que permite cargar directamente archivos Apple ProRes Proxy y una variedad de otros archivos de video en Frame.io.
  • Siguiendo la última tendencia de los buques insignia de la Serie X se incorpora dos ranuras para tarjetas que admiten CFexpress Tipo B y tarjetas SD. El uso de una tarjeta CFexpressTM Tipo B con una velocidad de escritura rápida desbloquea todo el rendimiento de video del GFX100 II.
  • Posibilidad de agregar metadatos IPTC a las imágenes a través de FUJIFILM XApp.
Jon Díez Supat
Jon Díez Supat
Friki fotográfico, jefazo y becario en Fujistas

4 COMENTARIOS

Suscríbete
Notifícame
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comments
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Mira todas las conversaciones
Booom
Booom
12 septiembre, 2023 12:15

Gracias por tenernos informados, como siempre, Jon 👏 Ahora voy a comprar un cupón de la ONCE para ver si le doy algún sentido a este artículo 😅

Aitor Osaba
Aitor Osaba
12 septiembre, 2023 12:54

Quien pudiera

FotoParamo
FotoParamo
12 septiembre, 2023 14:25

Esperemos que el autoenfoque por toque en video llegue a la xt5 vía firmware.

David
David
12 septiembre, 2023 22:47

Menudo repaso le has dado al tope de gama Fuji!!! no puedo imaginar tanta calidad y tecnología en una cámara, tremendo. Muchas gracias Jon