Fujifilm X-T100: experiencia de uso y prueba de campo

12
286

Aunque la Fujifilm X-T100 no es la primera apuesta de la Serie X por la gama de entrada, se trata del esfuerzo más importante hecho hasta la fecha por hacerse por fin con un hueco de relevancia en este reñido segmento.  Durante esta última semana he podido hacer un test en profundidad a la cámara (un modelo de preproducción) y comprobar hasta qué punto Fujifilm se ha tomado en serio esta tarea de llegar al gran público. Por lo que voy viendo, parece que la cosa va bien encaminada…

La X-T100 se acaba de poner en distribución por 599€ el cuerpo y por 699€ con el objetivo Fujinon XC 15-45mm F3.5-5.6 OIS PZ.

Vista delantera de la XT100.

Con la X-T100 se intenta conquistar a usuarios en busca de un equipo sencillo y ligero pero que tenga una calidad de imagen contrastada y posibilidades para crecer fotográficamente. La pantalla articulada táctil y la doble conectividad WiFi/Bluetooth pretenden cautivar a la amplia “generación smartphone” en busca de su primera cámara, mientras que la inclusión de un visor electrónico de calidad satisfará a los que dan el salto desde el mundo réflex. La X-T100 ofrece tanto facilidad de manejo como controles avanzados, una calidad de imagen sobresaliente, rendimiento adecuado para su gama y un diseño y construcción que me parecen excelentes para su rango de precio.

He aquí las características técnicas de la X-T100, extraídas de su página dedicada en Fujistas:

Sensor24,2 megapíxeles con patrón de color Bayer.
VisorOLED de 2,3 megapíxeles, 0,39 pulgadas y ampliación x0,62.
Cadencia de ráfagaHasta 6 fps (Hasta 26 fotografías en JPEG).
Velocidad de obturación30″ a 1/4000 (mecánico) / 30″ a 1/32.000 (electrónico)
PantallaArticulada en 3 ejes, modo selfie, 1.040.000 píxeles, funciones táctiles.
Vídeo4K a 15p, full HD a 60p.
ConectividadWiFi b/g/n y Bluetooth 4.1
Dimensiones121 mm x 83 mm x 47,4 mm.
Peso448 gramos con batería.

Construcción

La Fujifilm X-T100 es una cámara que impresiona a primera vista. Se presenta como una cámara de iniciación, pero su aspecto general no difiere mucho de la X-T20, un cuerpo que técnicamente no tiene mucho que envidiar a los buques insignia de la Serie X. Aunque generalmente soy partidario de las versiones en el discreto negro clásico, me resulta especialmente atractiva la nueva variante Dark Silver: tiene una apariencia premium que la hace incluso más apetecible que modelos mucho más caros. En las manos la X-T100 se siente igual que la X-T20, al menos en un primer agarre antes de profundizar en sus controles.

Controles superiores

Si bien otros modelos para un teórico mismo segmento de público como la X-A5 o la X-A10 presentan una construcción enteramente plasticosa, la X-T100 hace uso de materiales metálicos en la parte superior. Los diales son mucho más firmes y dan una sensación de solidez que transmite confianza a la hora de usar la cámara. Son las mismas sensaciones de un modelo de gama media, ni más ni menos.

Controles superiores de la Fujifilm X-T100.

La señal más evidente de que estamos en una cámara de gama de entrada es el dial PASM para seleccionar los modos automáticos, semiautomáticos o manual. Este elemento de control es un actor obligado en un escenario de funcionamiento en el que los objetivos económicos -línea XC y XF 27mm F2.8- no disponen del habitual aro de abertura del resto de modelos de la línea XF. Por otra parte, el dial derecho de compensación de exposición no tiene inscripción alguna, lo que nos hace perder un indicador muy útil. La razón de esta omisión es que este dial torna a selector de velocidad de obturación en el modo “M”.

Además del botón rojo habitual para grabación de vídeo, se ha insertado el botón Fn entre los diales PASM y el de compensación de exposición. Me parece acertado aprovechar todo el espacio de la parte superior, pero el único botón Fn físico debería estar en una posición más privilegiada… Mi experiencia de uso es un poco incómoda al sentirlo en una zona no demasiado manejable. Creo que la cámara habría ganado en usabilidad intercambiando la posición del botón de grabación de vídeo por el botón de función o, lo que sería aún mejor, dando la posibilidad de configurar las funciones de ambos. Sería un bonito gesto para los usuarios de la X-T100 si se implementara esta posibilidad en una futura actualización de firmware.

Para finalizar con los controles superiores, a la izquierda nos encontramos con un regalo que ya hubiese querido para mis cámaras más caras: un dial completamente configurable que puede usarse para elegir el ISO, el modo de medición, modo del obturador… un auténtico lujo que en mis pruebas he reservado para la selección de sensibilidad ISO, de una forma más cómoda que con la propia X-Pro2.

Controles traseros

La Fujifilm XT100 por detrás.

En la parte trasera no falta el botón “Q” para seleccionar de manera rápida los parámetros de disparo esenciales. Los botones selectores tienen las funciones preconfiguradas, sin opción a modificarlas. Quizá de lo más criticable de la construcción de la X-T100 sea la falta de tacto y solidez de estos selectores, que nada tienen que ver con el tamaño y relieve de otros modelos superiores de la Serie X. Por otra parte, el dial trasero tiene una poco común orientación vertical, algo que se hace extraño al principio pero a lo que me acostumbré pronto sin más problemas.

Grip desmontable de la Fuji X-T100.
Grip desmontable de la Fuji X-T100.

El último apunte relativo a la construcción de la X-T100 tiene que ver con el grip lateral desmontable, una adición novedosa que para una gran mayoría de usuarios será cuestión de montarlo y dejarlo puesto permanentemente. No obstante, será cuestión de semanas para ver algún recambio para esta pieza, quizá con más agarre, con alguna función ingeniosa o con un añadido estético curioso. Y a muchos nos encanta dar un toque personal a nuestras cámaras…

Visor y pantalla

No hay duda de que la adición de un visor electrónico, exactamente el mismo que el de la X-T20 y X-E3, es la característica más celebrada de la presentación de la Fujifilm X-T100 como nueva cámara de iniciación. Para muchos, el visor electrónico es considerado esa puerta de entrada (aunque sea psicológica) a la fotografía más seria, un elemento innegociable que ha impedido a la línea X-A triunfar en territorio occidental. El visor de la X-T100 es luminoso, tiene una tasa de refresco muy elevada en cualquier escenario y es de un tamaño y resolución más que suficientes. Habrá usuarios de réflex que echen de menos la “realidad” del visor puramente óptico pero, en la práctica, el visor electrónico de última generación está demostrando ser una herramienta de composición de la fotografía mucho más útil y potente.

Pantalla abatible horizontal X-T100.

Pantalla abatible vertical X-T100.

Pantalla articulada 180º X-T100.

La pantalla LCD de la X-T100 inaugura un mecanismo de articulación en tres ejes que permite la abatibilidad horizontal y vertical, así como el posicionamiento sencillo de la pantalla en un ángulo de 180º, lo que hace a la cámara ideal para selfies y la grabación de vlogs. Me parece un sistema de articulación de la pantalla interesante, que no da sensación de fragilidad.

Por desgracia, la pantalla de la X-T100 tiene su mayor defecto en la funcionalidad táctil, al menos en esta unidad de preproducción con la que estoy realizando las pruebas. La cámara es capaz de mimetizar el comportamiento de la cámara de un móvil a la perfección: podemos seleccionar el punto de enfoque con nuestro dedo, así como visualizar las fotos tomadas deslizando a la izquierda o a la derecha, además de pellizcar la pantalla para hacer zoom. El autoenfoque táctil es bastante más lento que el de la X-T20, aunque al menos responde a nuestra presión de manera bastante segura y su velocidad es más que suficiente para circunstancias de disparo sin demasiado ajetreo. En cambio, las llamadas “funciones táctiles”, resultan muy poco usables. Esta característica heredada de la X-E3 consiste en un botón de función virtual que invoca el cambio de un parámetro de disparo al deslizar el dedo en la pantalla en una dirección durante la composición de la fotografía. En la X-T100 de pre-producción funciona correctamente una vez de cada tres o cuatro veces que deslizo el dedo, resultando inútil y frustrante… sea como sea, le doy el beneficio de la duda y estoy convencido de que será un fallo depurado y corregido en las cámaras definitivas.

Rendimiento

Aunque desde Fujifilm inciden en la mejora en la memoria y el procesador de la X-T100 con respecto a la X-A5, lo cierto es que se nota mucho que la cámara no tiene en sus entrañas el procesador X-Processor Pro, incluido en los modelos superiores.

Si comparamos la X-T100 con sus hermanas mayores, se nota un retardo adicional en el arranque, el tiempo de reacción del sensor ocular y, como ya hemos comentado arriba, en la respuesta de la pantalla táctil. Este rendimiento de la cámara es adecuado si lo comparamos con otras cámaras de su segmento.

Autoenfoque

La potencia justita del procesador se nota a la hora de realizar el enfoque automático, que no destaca por ser especialmente veloz. Me da la sensación de que la X-T100 tiene un comportamiento similar a las cámaras de anterior generación de la Serie X (X-T1/X-T10), si bien el algoritmo de autoenfoque se ha refinado muchísimo su precisión en los últimos años. Esto se traduce en que el más que ocasional “enfoque al fondo” que frustraba tanto en mis jornadas de fotografía callejera, ha pasado casi a la historia en esta X-T100.

Los fallos de autoenfoque suelen darse porque el procesador es incapaz de procesar suficientemente rápido una escena de movimiento y el enfoque se queda en un punto unas décimas de segundo más atrás del que debería. Esto se nota especialmente en escenas de acción y en ráfagas con enfoque de seguimiento, donde su fiabilidad se reduce a medida que las condiciones de luz se hacen más difíciles y las formas y patrones a enfocar se vuelven menos contrastados.

El autoenfoque simple de la Fuji X-T100 es capaz de captar sujetos en rápido movimiento con una luz adecuada.
El autoenfoque simple de la Fuji X-T100 es capaz de captar sujetos en rápido movimiento con una luz adecuada.

Con el uso del autoenfoque simple (AF-S) no he detectado ningún problema. En situaciones de movimiento ligero, incluso de niños jugando,el autoenfoque es muy preciso y seguro. No obstante, la función de detección ocular es recomendable sólo en escenarios de modelos estáticos.

Esta experiencia de uso del enfoque automático está basada en el uso del objetivo de kit Fujinon XC 15-45mm. Usando ópticas como el Fujinon XF 18-55mm y el XF 35mm F2 he experimentado un ligero aumento en la velocidad de la captura de enfoque, mejorando un poco la fiabilidad en escenas de movimiento.

Una de las mayores dudas que tenía con la Fuji X-T100 tenía que ver con el buffer de la cámara. Por suerte, la cámara se comporta bastante mejor de lo esperado, aguantando prácticamente dos segundos de ráfaga en RAW a máxima velocidad con una tarjeta SD Sandisk Extreme Pro UHS-I de 32GB. La cámara empieza a ralentizarse a partir de los 11 fotogramas, lo cual es casi el doble de lo que conseguía con mi X-T10.

A propósito del rolling shutter

El obturador electrónico es una característica muy apreciada de las cámaras de Fujifilm, al aumentar el límite de velocidad de obturación hasta 1/32000 y eliminar por completo el chasquido de disparo. No obstante, en escenas de movimiento es recomendable usar el obturador mecánico para evitar el llamado “efecto gelatina” (rolling shutter), una deformación de la fotografía motivada por limitada velocidad de barrido de la imagen del obturador electrónico. En la X-T100 este efecto se magnifica enormemente, hasta el punto que no recomiendo su uso en situaciones de un mínimo de movilidad como muchas escenas de fotografía callejera. He aquí un ejemplo del rolling shutter:

"Efecto gelatina" por el uso del obturador electrónico en la X-T100.
“Efecto gelatina” por el uso del obturador electrónico en la X-T100.

Calidad de imagen

La Fujifilm X-T100 tiene una calidad de imagen excelente, con unos colores vivos y contrastados y un ruido bastante contenido en escenarios de poca luz. Comparte los modos de simulación de película de la Serie X, desde el generalista Provia al más expresivo Classic Chrome, con una riqueza cromática que son la envidia de otros sistemas. Su sensor Bayer de 24 megapíxeles no captura diferencias muy significativas de tonalidad con respecto al X-Trans III de las cámaras Fuji de gama media/alta y tiene a su favor un proceso de revelado más sencillo para programas como Lightroom. En los próximos días haré un análisis comparativo enfrentando los resultados de revelado RAW del sensor Bayer de la X-T100 y el sensor de la X-T20, X-Trans.

Como primeras conclusiones, diré que el JPEG directo de la X-T100 captura un nivel de detalle ligeramente menor que el de la X-T20 a ISO 200. Las diferencias se vuelven más significativas a medida que aumentamos la sensibilidad ISO y la imagen se deteriora por la acción del ruido y la merma de nitidez provocadas por la reducción del mismo. Si hay que poner un tope de sensibilidad, me atrevería a decir que las fotografías de la X-T100 se mantiene con un muy buen nivel de detalle hasta ISO 3200. Mi límite con la X-T20 suele ser ISO 5000/6400.

Buena parte de la culpa de esta gran calidad de imagen recae en el XC 15-45mm F3.5-5.6 OIS PZ que, pese a ser un objetivo de kit barato y compacto, rinde de manera impecable en el centro de la imagen, comportándose decentemente en las esquinas de la fotografía. Volveremos a hablar pronto de esta pequeña gran óptica.

X-T100 + XC 15-45mm.
X-T100 + XC 15-45mm.
X-T100 + XC 15-45mm.
X-T100 + XC 15-45mm.
Fujifilm X-T100 + XF 35mm F1.4 R.
Fujifilm X-T100 + XF 35mm F1.4 R.
El Fujinon XC 15-45mm tiene una distancia mínima de enfoque bastante interesante para fotografía macro.
El Fujinon XC 15-45mm tiene una distancia mínima de enfoque bastante interesante para fotografía macro.

Echa un vistazo a la galería de imágenes en JPEG y RAW de la Fuji X-T100 publicadas en Fujistas para acceder a las fotos a máxima resolución.

Experiencia de uso

Considero que la Fujifilm X-T100 tiene un enorme potencial para aquellos que se inician en el mundo de la fotografía, con un buen número de opciones de control muy difíciles de encontrar en las consideradas cámaras de iniciación. Para un usuario veterano de la Serie X, el manejo resulta menos placentero, al menos en las primeras sesiones. La existencia de un único botón de función en una localización poco usual entre los diales superiores y la falta de configurabilidad de la cruceta de dirección exige que te tengas que adaptar a la cámara. Algo fácil para el recién llegado a la Serie X, pero más complicado para los acostumbrados a adaptar la cámara a sus necesidades a través de seis o siete botones de función configurables, como pueden ser los propios usuarios de la X-T20.

Si finalmente Fujifilm arregla los problemas con las funciones táctiles de la pantalla, la X-T100 puede ser una cámara con una dinámica de trabajo muy similar a los modelos de gamas superiores: entre el dial superior (que he configurado para el ISO), el botón de función, el botón Q y los botones Fn “virtuales”, es posible pasarte horas disparando sin ninguna necesidad de entrar en el menú principal.

Revisitaremos estas impresiones en cuanto pueda probar una unidad final.

En el tintero…

¿Qué queda por probar? El vídeo y las ráfagas 4K, la conectividad WiFi y Bluetooth, los filtros creativos, novedosas funciones como el intervalómetro y su modo de película lapso de tiempo, el apilado de enfoque… durante los próximos días iremos desgranando estas funciones en entradas dedicadas.

Conclusiones finales

Hay mucha gente que esperaba que la Fujifilm X-T100 fuera una X-T20 con sensor Bayer y nada más lejos de la realidad. La utilización de un procesador menos potente produce una merma en la velocidad de autoenfoque y rendimiento general. Aunque introduce novedades de manejo interesantes como un dial configurable en la parte superior y la adición de las funciones táctiles, la configurabilidad del resto de controles físicos es más reducida comparado a los que estamos acostumbrados a las “gamas medias”.

X-T100 + XC 15-45mm.
X-T100 + XC 15-45mm.

A la Fujifilm X-T100 hay que situarle en su gama, la más básica del mercado, y es ahí donde brilla. Y mucho. Por un precio de salida de 699€ junto al objetivo XC 15-45mm, su  particular combinación de portabilidad, insuperable calidad de imagen, visor electrónico y abundancia de controles de disparo físicos y táctiles, la convierte en una de las opciones más atractivas del segmento.

¿Qué le falta a la X-T100? Fujifilm ha dado un paso de gigante para convertirse en una opción muy seria para el gran público, pero tiene pendiente ampliar la gama económica de objetivos XC. La gracia de una cámara de objetivos intercambiables es precisamente poder hacer uso de otras ópticas adecuadas para cada momento fotográfico. Aunque la cámara en sí ofrece mucho para su precio, lo cierto es que no existen muchas opciones asequibles de objetivos en la Serie X: uno de los más populares, el Fujinon XF 35mm F2 R WR ronda los 400 euros. Fujifilm tendrá que trabajar también en el segmento de ópticas asequibles para que la conquista de este mercado pueda ser una posibilidad real.

 

12 Comentarios

  1. Excelente review Jon, deberias publicar más. Lo que pasa es que seamos serios ¿conquistar el mundo? Si ya no hay stock de la XT100 en Amazon!!! menuda traca!!! esto con Sony no pasa xD

  2. Gracias por el trabajo, Joan. Me parece que es justo lo que busco para mi mujer pero el tema de los fallos en la pantalla táctil me tiene mosqueado. Cuando vas a recibir una XT100 de postproducción para ver si siguen los errores?

  3. Mi fotografía es bastante pausada y por lo que comentas, en calidad de imagen esta XT100 rinde casi como otras de clase alta de Fuji. Antes de decidirme me gustaría saber si has probado la cuestión de los fallos en la pantalla táctil

    siguen ahí?

  4. Yo la he comprado hoy. Tengo una réflex superior, para fotografía profesional, pero creo que está me será suficiente para fotos diarias y viajes.
    Hoy ha comenzado una oferta del pack de la cámara (color gris) con el 14-45mm está tanto en Amazon como en el El corte Inglés por 594 (más barata que el cuerpo solo!) y no he podido resistirme.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.