Muerte y resurreción de una Fujifilm X-Pro1

Escribo este post como declaración de amor a mi Fujifilm X-Pro1. Es la historia de su muerte y posterior resurrección. Pero primero haré una pequeña introducción:

Llegué a Fuji, o Fuji llegó a mi mejor dicho, en febrero de 2018. Hasta entonces trabajaba con Nikon y, aunque había mirado de reojo lo que había ido sacando Fuji (especialmente la X100 y la X-Pro1), no me había planteado comprar una. Pero sin planificarlo, como surgen las grandes experiencias, me surgió la oportunidad de cambiar un objetivo de la Nikon por una X-Pro1 con el Fujinon XF 27mm f/2.8 y a partir de ahí todo cambió. Desde el principio me enganchó, fue todo un flechazo. Por su ligereza, su compacidad, esos controles manuales tan accesibles, ese visor híbrido, esos colores, y -no voy a negarlo- ¡esa estética retro tan bonita!

Su llegada fue un revulsivo, devolviéndome la pasión por la fotografía. La empecé a llevar a todas partes, a diario, en cualquier momento encontraba un hueco para sacarla a pasear. Esos JPG’s tan bien terminados me liberaron de la carga del procesado que llevaba fatal por la falta de tiempo para dedicárselo a esos menesteres hasta el punto de sólo disparar en JPG.

Así la disfruté durante 4 años hasta que en marzo de 2022, tras un reportaje en unas jornadas por el dia de la mujer, murió. El obturador se quedó bloqueado y no volvió a su posición. Valoré varias opciones, incluso lo llevé a un SAT en Madrid que me dijeron que no podían repararlo porque Fujifilm no les facilitaba piezas, y tras ver que el precio habitual de la sustitución del obturador no compensaba , ya que por ese precio se podía conseguir otra unidad de segunda mano. Así que, sintiéndolo mucho, pues tras esos 4 años de uso la había cogido mucho cariño, la di por muerta dejándola decorando una estantería, y me hice con una X-Pro2.

👉 Nueva promo de Aliexpress

Y así fueron pasando los meses y aunque la Fujifilm X-Pro2 hizo que casi me olvidase de ella, seguía sintiendo nostalgia viéndola en la estantería. Hasta que en septiembre del año pasado se me cruzó una idea por la cabeza. ¿y si me hago con otra unidad estropeada, pero que le funcionase el obturador, y me aventuraba a desmontarlas e intercambiar la pieza? Encontré un manual técnico en internet que mostraba con fotos el proceso para desmontarla y la idea fue creciendo en mi cabeza. ¿que podía perder? La había dado por muerta, peor que eso no podía quedar…

Puse un anuncio en el mercadillo del foro de fujistas para ver si había algún compañero que me vendiese una unidad para desguace y enseguida me contacto el compañero @fix 100 (el cual es responsable al menos al 50% de esta historia) quién me ofreció su unidad que había dejado de funcionar tras darse un chapuzón en el mar. ¡Y encima me la daba gratis!

En seguida la tuve en casa y pude comprobar que se encontraba en un estado estético perfecto, al contrario que la mía que estaba muy batallada… Ya solo faltaba encontrar el tiempo para liarme manos a la obra, y aprovechando el puente de diciembre me dispuse a ello.

Así, con ayuda de un destornillador de precisión y unas pinzas, y siguiendo los pasos del manual, empecé a desmontar la primera.
Os presento a las dos hermanas antes de someterse a la cirugía:

Como la unidad del compañero @fix 100 presentaba un estado exterior impoluto y la mía estaba machacada, decidí usar su envolvente exterior y las tripas de la mía, salvo el obturador. Esto implicó desmontar bastantes más piezas, ya que todos los circuitos de su unidad estaban quemados por el baño en el mar, pero merecía la pena porque la cámara quedaría como nueva.

Decir que este proceso me ha servido para entender como trabajan las distintas funciones que tiene la cámara (cómo el sensor esta muy aislado y lo que limpiamos cuando lo limpiamos es un cristal protector, el motor del obturador y las cortinillas, el mecanismo de la vibración para la limpieza del sensor (en realidad es del cristal que lo protege), el mecanismo de pasar de visor óptico a electrónico, etc). Cada función tiene sus circuitos, conexiones, etc, y una vez abierta es bastante intuitivo entender como funciona.

También he desarrollado un nuevo respeto por los SAT y os aseguro que pagar 300€ por una reparación de este tipo (sustituir obturador) no me parece para nada caro, de hecho me parece incluso poco dinero para el trabajo que es…En el proceso tuve que montar y desmontar varias veces la cámara (y os aseguro que son muuuchos tornillos) porque una vez montada y al encender algo no funcionaba (al haber puesto la carcasa de la unidad mojada, había pequeñas placas de accionamiento de funciones como el selector de tipo de enfoque, la rueda de velocidad de apertura, etc, que van unidas a la carcasa, y no funcionaban, por lo que tuve que volver a desmontar y sustituirlas…)

No grabé ni saqué fotos decentes del proceso porque no tenía mucha confianza en que la operación fuese a salir bien, y además la tensión de la situación no me permitía más que apenas mantener el pulso para ir desmontando con cuidado de no romper nada…
Saqué estas fotos rápidas con el móvil para poder ir comprobando como estaba cada pieza/conexión antes de desmontarla:

Al final conseguí que todo funcionase! y ha quedado así de bonita:

Con las piezas no utilizadas he reconstruido la otra cámara:

Como ha quedado muy magullada y desnuda sin las pegatinas ya que la que me envió el compañero @FiX 100 no las tenía, aprovechando que me regaló una funda de piel, se la he puesto para taparle las «verguenzas» y junto con un Neewer 28/2.8 que no uso, ale, ¡a la estantería a decorar!

Bonus track: fotos con la X-Pro1 dada de alta

Última actualización el 2024-04-16 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Jose R. Morán
Jose R. Morán
Arquitecto de Madrid, nacido en 1980 y enamorado de la fotografía desde hace años. Empecé la afición en la época química, tras apuntarme a un curso de iniciación y hacerme con una Nikon F65. Años después, tras una etapa con Nikon digital, llegó a mis manos casi de casualidad, una Fuji xPro1, pasando de afición a pasión. Al principio estaba más enfocado a la fotografía de arquitectura e interiorismo, pero poco a poco la afición se ha ido extendiendo a otros campos como el street, social y/o documental.

6 COMENTARIOS

Suscríbete
Notifícame
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comments
Más antiguo
Más nuevo Más votado
Inline Feedbacks
Mira todas las conversaciones
Peter
Peter
19 marzo, 2024 19:53

Fantastico curro. Tomo nota de tus datos para enviarte la mía cuando pete. Un saludo

jose R. Morán
jose R. Morán
25 marzo, 2024 21:42
Reply to  Peter

pues no te digo que no, que después del proceso (tuve que desmontar y volver a montar varias veces) me la se casi de memoria jeje.

gracias por pasar y tu comentario!

Booom
Booom
19 marzo, 2024 23:48

Sencillamente brutal, a mí también la X-Pro1 me produce esa emoción aunque ahora, más nostalgia si cabe. Gracias por compartir esta historia Jose R!!!

jose R. Morán
jose R. Morán
25 marzo, 2024 21:45
Reply to  Booom

Es única. hay muchos días que me la llevo y dejo en casa la xPro2.

gracias por pasar y comentar!

Josep
Josep
20 marzo, 2024 15:29

Esta respuesta para darle un «like» al artículo!

jose R. Morán
jose R. Morán
25 marzo, 2024 21:45
Reply to  Josep

gracias Josep!