Análisis del Fujinon XC 16-50mm F3.5-5.6 OIS II

3
394

El Fujinon XC 16-50mm F3.5-5.6 OIS II es el auténtico objetivo “kitero” de la Serie X: montura de plástico, tapa trasera irrisoria y un precio de apenas 100 euros adicionales al cuerpo de cámara que acompaña. Solemos colgar esta peyorativa etiqueta en el Fujinon XF 18-55mm F2.8-4 R LM OIS porque también se ofrece de serie con la mayor parte de cámaras de Fujifilm,  pero en realidad esta óptica juega en una liga diferente, al hacer gala de una construcción superior y una mayor luminosidad. Las preguntas que me han formulado muchos foreros es, ¿puede el verdadero “kitero” XC 16-50mm competir de tú a tú con el XF 18-55mm? ¿Qué hay de la calidad de imagen?¿Es un objetivo “usable” o su compra representa una futura fuente de frustraciones?

Fujinon XC 16-50mm F3.5-5.6 OIS II en X-T10
El Fujinon XC 16-50mm F3.5-5.6 OIS II calzado en una Fuji X-T10.

He estado usando durante un par de semanas el XC 16-50mm F3.5-5.6 OIS II acoplado a mi X-T20 y a una X-A10 de prueba y puedo decir que es una óptica de la que se puede sacar gran provecho en un buen número de situaciones. Por un lado, representa una alternativa más ligera y algo menos voluminosa que el XF 18-55mm. Si valoramos especialmente la portabilidad de nuestro equipo, puede ser un punto a favor muy importante. Por otra parte, como óptica todo-terreno, el rango focal del XC 16-50mm gana la partida al XF 18-55mm: esos dos centímetros extra de angular conceden mucha más versatilidad que los 5 centímetros más de tele.

XC 16-50mm plateado a 16mm vs XC 16-50mm negro a 50mm.
XC 16-50mm plateado a 16mm vs XC 16-50mm negro a 50mm.

Autoenfoque

En el apartado de inconvenientes de la XC 16-50mm destacamos la ausencia del motor lineal de enfoque del XF 18-55mm. A pesar de la mayor ligereza de los elementos ópticos, la captura de foco es algo más lenta. Así, la sensación de extrema seguridad que me transmite la X-T20 con el XF 18-55mm a la hora de usarlos en fotografía callejera, no son tan poderosas al empuñar la misma cámara con el XC 16-50mm. Probablemente me haya hecho llegar una décima de segundo tarde en un par de momentos decisivos.

Comparativas aparte, la velocidad de AF de nuestro particular “kitero” es bastante decente si lo emparejamos con la X-T20 y resulta más que suficiente para la mayoría de ocasiones. La captura de foco es también bastante silenciosa.

Fujifilm X-T20 + XC 16-50mm. Procesado con Iridient X-Transformer + Lightroom.
Fujifilm X-T20 + XC 16-50mm. 50mm – f/5.6 – 1/250 – ISO 1250. Procesado con Iridient X-Transformer + Lightroom.

Estabilizador OIS

Aunque no sea un factor crítico, también he notado un menor rendimiento del estabilizador de imagen OIS del XC 16-50mm. De los 4 pasos de compensación anunciados por Fujifilm, me siento más seguro contando con tres pasos de compensación. Uno menos que lo que suele ser mi referencia con el XF 18-55mm.

X-A10 + XC 16-50mm. 23mm, f/4.5, 1/10, ISO 200. JPEG directo de la cámara.
X-A10 + XC 16-50mm. 23mm, f/4.5, 1/10, ISO 200. JPEG directo de la cámara.
Recorte al 100%. El estabilizador OIS hace bien su trabajo. 23mm a 1/10.
Recorte al 100%. El estabilizador OIS hace bien su trabajo si no o forzamos a un extremo. 23mm a 1/10.

Calidad de imagen

Hay una desigualdad evidente entre los resultados del Fujinon XC 16-50mm y la nitidez rabiosa de un objetivo como el XF 35mm F2 R WR, pero frente al XF 18-55mm no se advierten la diferencia hasta mirar al 100%.

La capacidad resolutiva en el centro de las fotos tomadas con el XC 16-50mm es excelente a 16mm y muy buena a 50mm. Es en el extremo tele a máxima abertura, en fotos tomadas en una cámara de 24 megapíxeles como la X-T20, donde se nota más que la óptica juega en un escalón inferior frente a los objetivos Fujinon XF. Se puede apreciar sobre todo en las esquinas de la imagen. Cerrando un paso el diafragma, la nitidez debería ser suficiente para la mayoría de usuarios.

A pesar de que los 16mm son el punto dulce en cuanto a resolución, los archivos RAW tomados a esta distancia focal tienen la información para corregir por software una severa distorsión de barril y un fuerte viñeteo. Estos defectos ópticos se pueden observar en los reveladores RAW que tengan la opción de no aplicar la corrección automática en el revelado, como puede ser  Darktable. En teoría, la corrección digital de la distorsión disminuye la calidad en las esquinas, mientras que compensar el viñeteo aumenta el ruido también en los bordes. Por suerte, esto es sobre el papel porque, en la práctica, los defectos derivados de la corrección son poco apreciables.

Macro

La segunda versión del XC 16-50mm tiene una distancia mínima de enfoque de 15 centímetros en el extremo angular. Esto equivale a  una magnificación de hasta 0,2X, una capacidad de aproximación bastante buena para un objetivo de kit . Tanto la primera versión del XC 16-50mm como el XF 18-55mm enfocan a una distancia mínima de 30 centímetros.

Recorte de una fotografía a la mínima distancia de enfoque con la X-A10 y el XC 16-50mm II.
Recorte al 100% de una fotografía a la mínima distancia de enfoque con la Fuji X-A10 y el XC 16-50mm II.

Conclusión

El precio al que nos ofrecen el Fujinon XC 16-50mm con la compra de una Fuji X-T20, unos 100 euros adicionales al cuerpo, es una cantidad despreciable en comparación a lo que obtenemos de esta óptica: una distancia focal versátil de 16mm en el extremo angular, con una nitidez en todo el rango muy buena en el centro y más que aceptable en las esquinas. Todo ello por un peso de menos de 200 gramos. La construcción es plasticosa y su velocidad de autoenfoque no está entre las mejores, pero es algo que es de esperar en un objetivo con este precio. Eso sí, no intentes adquirir esta óptica de manera independiente al kit de cámara, ya que su precio suelto se multiplica por dos o tres veces en las ofertas de los principales distribuidores.

Fuji xc-16 – 50 mm f/3,5 – 5,6 OIS MK II lente – negro
Precio: EUR 391,95
Ahorras: EUR 14,87 (4 %)
1 nuevos desde EUR 391,951 De 2ª mano desde EUR 350,75

3 Comentarios

  1. Este objetivo es una joya oculta entre su escaso precio y la presencia de su hermano mayor el 18-55. He usado la anterior versión y ahora la OIS II, y tengo que decir que a pesar de su escasa luminosidad, y de su construcción plasticosa, ofrece un resultado fantástico. No pesa nada, su enfoque es silencioso y aunque no es una flecha tampoco se eterniza. Y sobre todo, en un mínimo espacio y peso despliega un rango focal muy aprovechable que empieza por el nada desdeñable 24mm equivalente, lo cual en viajes es un lujazo. Con el estabilizador y el obturador electrónico puedes disparar a velocidades realmente bajas.
    Como punto negativo, y lógico, es su marcada distorsión cuando inclinas la cámara en la toma.
    Yo he tenido varias veces la oportunidad de cambiarlo por el más robusto 18-55, pero al final el hecho de que lo llevas en el bolsito, y su extraordinario rendimiento, me han convencido que merecía la pena conservarlo. En viajes con poco equipaje y salidas por el monte, es un lujo llevarlo.
    Y como muestras, un viaje a Italia utilizándolo de todas las maneras imaginadas:
    https://www.flickr.com/photos/128030987@N03/albums/72157673488009886
    En montaña, un ejemplo:
    https://www.flickr.com/photos/128030987@N03/35987731910/in/dateposted-public/
    Y para arquitectura, urbana…
    https://www.flickr.com/photos/128030987@N03/35193782702/in/dateposted-public/
    https://www.flickr.com/photos/128030987@N03/34795311550/in/dateposted-public/
    Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.