Fujifilm X-Pro3 (Fuji XPro3)

La Fujifilm X-Pro3 es la tercera entrega de la línea inicial de la Serie X, el sistema de objetivos intercambiables que se inauguró en 2012 con la X-Pro1. Mucho se alabó en su momento el “estilo telemétrico” con controles físicos clásicos, todo un soplo de aire fresco en el anquilosado mercado tecno-fotográfico del momento. Con la misma ilusión que muchos fotógrafos recibieron la propuesta de diseño y manejo de la X-Pro1 se acogió a la X-Pro2, la cual albergaba en sus tripas el primer salto generacional del sensor X-Trans y un procesador a la altura como fue el X-Processor Pro. En el lanzamiento de la X-Pro3 el escenario es diferente: las últimas novedades tecnológicas (sensor X-Trans IV y X Processor 4) las acaparó en su momento la llegada de la X-T3 y han sido continuadas en la X-T30, última representante de la gama media de Fujifilm. ¿Qué queda del protagonismo inicial de la línea X-Pro?

Fuji X-Pro3 frente.

Características destacadas de la X-Pro3

  • Sensor X-Trans 4 de 26 megapíxeles y procesador X Processor 4.
  • Construcción externa de titanio en tres colores: negro clásico y DURA black y silver extra-resistente.
  • Visor híbrido mejorado tanto en su visualización óptica como en su electrónica.
  • Pantalla principal oculta por defecto y abatible en un sólo eje hasta los 180º.
  • Novedades de firmware: película Classic Negative, mejoras de autoenfoque, limitador de rango enfoque, HDR…
  • Precio: 1899€ (negro) y 2099€ (DURA black y silver). Llegará al mercado en noviembre de 2019.

Fujifilm X-Pro3 en la mano.

X-Pro3 superior.

Una cámara para conectar mejor con la realidad fotografiada

Mucho ha evolucionado el público objetivo de la Serie X desde la llegada de la X-Pro2. Por aquel entonces tenía sentido dar protagonismo a la línea de cámaras más del gusto de street photographers, documentalistas y fotorreporteros de diverso pelaje, el grueso de fieles al universo Fujifilm. Hoy en día, las X-T2 y X-T3 son las super-ventas absolutas de la firma, un hecho que ha supuesto la llegada a Fujistas de fotógrafos de campos de actuación mucho más generalistas: usuarios avanzados o profesionales, ex-poseedores de réflex en busca de un equipo más liviano pero con unas líneas de diseño más familiares con su anterior sistema.

La X-Pro3 se distancia de la norma general y representa una propuesta que bien podía ser de un “fujismo” primigenio, un espíritu que resumió muy bien el X-Photographer Matías Costa en su  presentación de la cámara a los medios:

En las cámaras actuales hay demasiada tecnología de por medio […] Mirar todo el rato en la pantalla es sacarte de la realidad que estás fotografiando […] Con la X-Pro3 es posible bloquear todas las distracciones que te impiden trabajar de forma concentrada […] Me encuentro más cómodo con una cámara más sencilla, que bien podría ser de carrete…

Detalles exclusivos

Y es que limitarse a actualizar el hardware de la X-Pro2 podría ser una receta perfecta para el batacazo comercial de la X-Pro3. En el cuartel general de Fuji sabían que era obligado que la nueva cámara tuviese elementos de distinción que honraran el simbolismo de todo un icono de la Serie X, que atrajese un público acérrimo. Y la decisión de diseño no pudo ser más atrevida…

Pantalla «oculta» abatible

La pantalla LCD es similar en características técnicas a la de la X-T3: de 3 pulgadas, 1,62 millones de píxeles y capacidad táctil. Su pecularidad reside en su abatibilidad de un solo eje: en su colocación por defecto la pantalla se encuentra protegida cara al cuerpo y no es visible salvo cuando se cambia de posición, siendo las más comunes el ángulo de 90º para disparar a lo Rolleiflex o el de 180º para tener la pantalla al mismo ángulo que el cuerpo de la cámara, pero «por debajo». Desde luego, no es una invitación a usarla de continuo y es algo que chirriará a muchos usuarios.

XPro3 pantalla abatible.

Desde Fujifilm han incidido mucho en la recuperación de la esencia de la fotografía… el sub-monitor LCD en la «tapa» de la pantalla es un claro guiño a la fotografía química: se muestra la información de la película, la sensibilidad ISO y el balance de blancos, con la misma estética que las ventanillas donde poníamos el cartón con esa información en las cámaras de carrete. No obstante, también hay posibilidad de configurar este monitor para informar de manera más funcional y menos gráfica de otros parámetros de disparo, tal como lo hace la pantalla superior de la X-H1.

XPro3 trasera película.

Fuji X-Pro3 monitor información.

Visor híbrido mejorado

No cabe duda que el visor de la X-Pro3 es el elemento que da más personalidad a la cámara. Por un lado, su posición lateral es la más lógica para una cámara sin espejo -liberada de pentaprismas centrales- y resulta un aliado inestimable para narices prominentes. Por otra parte, la posibilidad de alternar entre una visualización puramente óptica o electrónica sigue siendo una característica exclusiva de la línea. Fujifilm saca pecho con los avances en su visor, pieza central en su discurso de vuelta a los hábitos clásicos del quehacer fotográfico.

Según la firma, estas son las mejoras en el visor óptico con respecto a la X-Pro2:

  • El nuevo diseño óptico permite una visión más limpia y clara.
  • Menos distorsion
  • Mayor ángulo de visión de 27º.

En cuanto al visor electrónico:

  • La resolución aumenta de los 2,36 millones de puntos a los 3,69 millones de puntos.
  • Sube significativamente el brillo y el contraste.
  • Se alcanza una cobertura del 97% del espacio de color sRGB.
  • La tasa de refresco alcanza los 100 fps.
  • Magnificación de 0,66x (X-Pro2: x0,59).

El gancho del titanio

En un mundo en el que nos invitan a cambiar de equipo fotográfico cada dos o tres años, me resulta bastante fuera de lugar el adoptar el titanio, un material de fabricación más costoso que promete mantener la cámara libre de rasguños durante décadas. Pero este es uno de los aspectos novedosos de la Fuji X-Pro3 y posiblemente un argumento para convertirla en cámara de culto.

La versión negra tendrá la construcción externa de titanio con un recubrimiento clásico. Por otro lado, se podrán adquirir las versiones DURA negro y DURA plateada, las cuales harán uso de la tecnología Duratect para lograr un endurecimiento de su superficie (1500 Hv) y una resistencia a los arañazos cercana a la del zafiro.

El armazón de la cámara seguirá siendo de aleación de magnesio y tendrá un sellado contra polvo y salpicaduras en 70 puntos diferentes. Esto posibilitará que la X-Pro3 pueda estar operativa a temperaturas tan bajas con -10º.

Mejoras de firmware

Los ingenieros de Fujifilm siguen buscando maneras de exprimir las capacidades de trabajo combinado del sensor X-Trans 4 y el procesador X Processor 4. Con la X-Pro3 se introducen varias novedades que los propios responsables de Fuji han afirmado que llegarán a las cámaras de última generación a través de una futura actualización de firmware. Sin embargo, es previsible que la cámara recién llegada mantenga la exclusiva durante unas semanas…

Modo de simulación de película Classic Negative

Siempre es agradable descubrir una nueva simulación de película en la Serie X y más de uno va a disfrutar con el modo «Classic Neg», una aproximación a los tonos de los carretes más asequibles de Fuji como es el Superia.  Colores contrastados y muy fílmicos, especialmente las tonalidades verdes y rojas.

X-Pro3 + XF 16mm F2.8 WR + Classic Neg.
X-Pro3 + XF 16mm F2.8 WR + Classic Neg.

Mejoras de autoenfoque con baja luz

El límite de luz para realizar el autoenfoque por detección de fase pasa de los -3EV de la X-T3 a los -6EV. Esto significa que la cámara es capaz de enfocar a objetos muy cerca de la oscuridad máxima.

Limitador de rango de autoenfoque

Una de las funciones más interesantes de la X-Pro3 se encontraba hasta ahora solamente en objetivos de gama alta como el Fujinon XF 200mm F2 R LM OIS WR. El limitador de rango focal establece dos ajustes personalizados para limitar la distancia en la que la cámara debe buscar el enfoque. En ciertos escenarios se puede reducir mucho la posibilidad de obtener fotos fuera de foco, a la vez que es posible acelerar el proceso de autoenfoque.

Otras funciones (sólo JPEG)

  • HDR a partir de disparo múltiple: fotografía de alto rango dinámico (HDR) a partir de la combinación de varias capturas tomadas a diferente exposición
  • Función de horquillado de enfoque mejorado: toma de fotografías múltiples a diferentes distancias de enfoque con objeto de combinarlas y maximizar la profundidad de campo.
  • Expansión de las opciones de control de las tonalidades del blanco y negro.
  • Posibilidad de configurar el tamaño y fuerza del efecto de grano en la imagen.
  • Nuevos ajustes de imagen: curva de tono y «claridad».


Descubre el resto de características de la cámara en la ficha técnica de la Fuji X-Pro3.

Mi primera toma de contacto con la X-Pro3, por Jon Díez Supat.