Review del trípode K&F Concept TM2534T

13
1087

Como es de todos sabido, hay dos clases de personas: la buena gente, y la que sale a fotografiar paisajes sin trípode. Cada vez se reportan más casos de seres humanos que van a la montaña a hacer fotos sin trípode y, durante el viaje de vuelta en coche, se les aparece en el asiento de atrás «la niña de la curva» diciendo: —En esa curva tomé la foto de un atardecer sin trípode. Cuando estaba viva, claro… —. Y luego desaparece. Da mucho cague, de verdad; aunque solo sea para evitar una situación así, ¡usemos siempre el trípode en fotos de paisaje! Lo de poder disparar a ISO base con una buena profundidad de campo y evitar cualquier posible trepidación, es secundario.

Review K&F Concept TM2534T

Yo tengo varios trípodes distintos que voy alternando según la ocasión requiera. El que había sido mi compañero fiel de viajes en los últimos años pasó este verano a mejor vida, así que como en septiembre iba a Camboya necesitaba un substituto (lo otros que tengo son bastante grandes y pesados como para llevárselos a pasear en un viaje así). Buscando información sobre trípodes modernos que encajaran con lo que necesitaba me topé con la marca K&F, y ojeando uno de los modelos más ligeros que tienen en su catálogo, me pareció que tenía una pinta cojonuda (y además el precio era mucho más ajustados que el de varias marcas —que ya conocemos— con un nivel de acabados similar). Tanto fue así que me lo compré, y después haberlo usado en toda clase de circunstancias y aventuras sin contemplaciones, estoy encantadísimo con él. De modo que cuando me propusieron «reviewear» el modelo K&F Concept TM2534T para Fujistas, puse voz de Robert de Niro y mientras señalaba con el dedo e inclinaba la cabeza dije: —Soy vuestro hombre tíooos…

Precio mínimo histórico X-T3 negra

Review K&F Concept TM2534T

El TM2534T es un modelo robusto, pesado y más estable que la tabla de planchar de Mary Poppins. Con sus casi dos kilos de peso (1’98kgs, que luego me llamáis «exagerao») y unos ajustes impecables, nada más sacarlo de la funda te das cuenta de que no es de chichinabo —y sí, la RAE contempla esa palabra, lo he buscado—. Es de aluminio del bueno. Da una inmediata sensación de calidad y aplomo, pero no es un trípode como para ir cargando con él mientras haces el Camino de Santiago. En breve os hablaré de cómo transportarlo, pero antes permitidme que os muestre de cerca lo bien que le sienta la combinación de negro y ese peculiar tono granate metalizado.

Review K&F Concept TM2534T

Ahora sí, ¿cuál es el mejor modo de cargar con él? Veréis, cuando lo recibí y abrí la caja lo primero que pensé fue: «¡Joder qué hambre tengo! ¿Habrá algo de comer en la nevera?», y luego ya sí, dije: —¡Hostia qué funda más guapa! —. En serio, es de las mejores que he visto en cuanto a pragmatismo, belleza y sensación de calidad. Se abre y se cierra con una generosa doble cremallera transversal, de las gordas; muy congelados tienes que tener los dedos para no atinar a abrirlas o cerrarlas con facilidad. El material se ve duradero y muy sufrido, con la parte interior lo suficientemente acolchada como para mantener la estructura de la funda pero sin llegar a hacerla rígida. Todas las costuras son dobles, reforzadas, y en general da la sensación de ser irrompible. Otro detalle molón es que: ¿a quién no le ha pasado alguna vez estar en medio de la montaña haciendo fotografías nocturnas, de repente venir a abducirte una nave extraterrestre, llevarte a dar una vueltecica por el cosmos, y al devolverte a la Tierra no te dejan exactamente en el mismo sitio? Luego es un marrón porque nunca sabes dónde tenías los bártulos. Por suerte eso ya no será un problema porque la funda lleva unas bandas reflectantes que brillarán con las luces del ovni en cuestión cuando despegue. ¡Gracias K&F!

Review K&F Concept TM2534T

Para su agarre cuenta con dos asas que se pueden unir mediante velcro quedando así un paquete muy compacto, perfecto para llevarlo en el interior de una mochila, por ejemplo, pues el trípode completamente plegado mide 49 centímetros.

Review K&F Concept TM2534T
En el interior de la funda del K&F Concept TM2534T encontraremos también una correa de enganche rápido por si queremos llevarla colgando del hombro; es de longitud ajustable y cuenta con un una zona acolchada que podemos desplazar a nuestro antojo. Es ideal para hacerte un selfie mientras miras al horizonte como si no supieras que te están haciendo la foto pero a la vez te aseguras de que la marca del trípode está mirando a cámara para que se vea bien.

Review K&F Concept TM2534T

Bueno, ¡entremos ya en materia! Al sacar el trípode de la funda llama la atención que la rótula esté tapada por una pequeña bolsita negra de textura muy suave y agradable. Rápidamente te das cuenta de que eso es para poder hacer chistes malos acerca de secuestrar al trípode o porque la rótula es extraíble para poder usarla en otros trípodes o monopies, una de dos.

Review K&F Concept TM2534T
OK, démosle un repaso de arriba a abajo. En la cima nos encontramos con una zapata de extracción bastante rápida. Se puede sacar fácilmente aunque llevemos guantes puestos y, algo muy importante para mí, es del tamaño perfecto para que la base de la cámara esté bien apoyada pero no llega a molestar para cambiar la batería (al menos en una X-T2), es decir: puedes abrir la pestaña del compartimento de la batería sin tener que desenroscar la zapata. Además, el soporte cuenta con un nivel de burbuja, perfecto por si quisieras llevarte el trípode a la obra.

Review K&F Concept TM2534T
Siguiendo con la rótula, debo decir que con sus 36mm de diámetro transmite muy buenas sensaciones. La rosca para fijarla o darle movimiento es de tacto rugoso y de generoso tamaño, lo cual se agradece en gran medida los días de mucho frío, cuando ya no sabemos distinguir si al final del brazo tenemos una mano con dedos o la pezuña de un animal de bellota. Ni que decir tiene que contamos con una ranura lateral para poder inclinar la cámara a 90 grados y disparar verticalmente.

Review K&F Concept TM2534T

Además de lo anterior, de la rótula del K&F Concept TM2534T destacaría dos cosas en especial. La primera es que es más fuerte que un Gelocatil, soporta hasta 8 Kilos de peso. Le puse encima la X-T2 con el 10-24mm y casi me insulta, va sobradísima. Pero algo que me impresionó de verdad es lo suave que gira todo el mecanismo, para hacer panorámicas es brutal, de lo mejor que he visto en trípodes a ese respecto. Incluso empujando con un solo dedo se percibe un movimiento uniforme y preciso, y sobra decir que puede ajustarse la resistencia al giro, desde nivel Mimosín hasta bloquearla por completo.

Review K&F Concept TM2534T

Siguiendo hacia abajo, imagino que os habéis fijado en ese «bolote» de color granate brillante, ¿no? Bien, pues no es para sacarlo y jugar a la petanca; es lo que permite que el trípode sea descentrable, un detalle que a buen seguro alegrará a los fotógrafos de producto y a los que le dan al macro. Desenroscamos el gancho y el tope que hay en la parte inferior del mástil central, lo subimos a tope, desbloqueamos la bola y ya podemos abatirlo para ponerlo en horizontal, así de simple. Si bien, no es conveniente extender la sección al máximo cuando esté abatida —puede centrarse al gusto utilizando el agujero que hay en el costado de la base para tal efecto, restando así mucha tensión al eje central y evitando una posible caída lateral del trípode—, en la siguiente foto la he extendido completamente sólo para que se aprecie la longitud total.

Review K&F Concept TM2534T

Con cualquier trípode ocurre que cuando hacemos un «Van Damme» (inclinar sus patas en la posición más abierta posible de las 3 que nos ofrece) nos toca el cuello del aparato en el suelo, este se eleva y la altura mínima al suelo se ve perjudicada. En este caso la marca nos incluye de serie un cuello adicional mucho más pequeño que solventa ese inconveniente, es lo que hay en el suelo justo debajo de la rótula en la fotografía de arriba. Antes de proseguir bajando por el trípode, me falta mencionar que el mástil central puede sacarse por completo, ponerse en posición invertida y colocar la cámara bocabajo; sin duda hará las delicias de la niña de El exorcista. En fin, vamos con las patas:

Review K&F Concept TM2534T

Son de 4 secciones y se perciben muy robustas. Y ahora viene la cuestión que suele dividir a los usuarios de trípodes: ¿Prefieres que el mecanismo de extensión y «recogición» de las patas funcione a la vieja usanza, o prefieres la nueva tendencia de mecanismo de rosca? Quienes prefieren la clásica presilla de toda la vida argumentan que la rapidez y sencillez que se consigue así no tiene paragón, en cambio, quienes prefieren las roscas gomosas suelen decir que la vida útil de las presillas es limitada, y que cuando te acostumbras a el sistema de rosca resulta prácticamente igual de rápido. Mi opinión personal es que depende del trípode. He tenido trípodes de presilla que cuando tenías los dedos congelados era un verdadero suplicio plegar las patas por lo duro que iba el mecanismo de cierre. Y del otro bando, hace poco me dejaron probar un trípode de viaje de otra marca —de las buenas— que iba a rosca y supuestamente era muy rápido y sencillo. «¡Pues menos mal!», pensé, porque era desesperante: las roscas iban duras, se encallaban, y no tenías buen feeling en ningún momento para saber si ya estaban liberadas o no. Pero que no cunda el pánico damos y caballeras, para nuestra fortuna este trípode tiene lo mejor de ambas opciones. El mecanismo es de rosca, pero es muy fluido, de tacto excelente y muy intuitivo. La segunda vez que estaba desplegando las patas ya me sentía como si fuera mi trípode de toda la vida, nada que ver con ese mecanismo super fashion del que presumía el fabricante del trípode que me dejaron unos días antes. Las gomas son bastante rígidas y cuentan con unas rayas verticales que sobresalen lo justo, son de muy buen agarre y pueden usarse con guantes o sin. Chapeau!

Con las patas extendidas a tope, la zapata nos queda a una altura de 146’5cm en su posición básica. Yo mido unos 180cm, en la siguiente foto —además de percibir lo cómodo, natural y distendido que me siento delante de una cámara…— podréis apreciar la proporción de la altura.

Review K&F Concept TM2534T

Si además extendemos el cuello del K&F Concept TM2534T, la altura ya empieza a ser cosa seria, 171’5cm. Me hice también esta foto donde le comentaba al trípode que tampoco se flipara, que aún le queda un poco para alcanzarme en altura.

Review K&F Concept TM2534T

Y ahora sólo me queda hablar de uno de los “main features” de este grandullón, que aunque ya habreís visto que es como el Transformer de los trípodes, todavía esconde una sorpresa más. Una de las patas se puede desenroscar, unirse a la rótula por separado y se convierte en un monopié —y ahora sí, ¡bastante más alto que yo!—. En lo personal, cuando he llevado el trípode conmigo (es decir, siempre) y he necesitado un monopié, lo que he hecho es extender solo una de sus patas, no sé, llamadme loco si queréis. Pero es cierto que poder tener en el mismo pack un trípode y un monopié de más de 180cm a parte, da para muchas opciones. La más obvia es que jamás te va a faltar altura para tomar fotos usando el monopie (a no ser que midas 250cm en cuyo caso sí vas a tener que agacharte un poco). Otra ventaja es que siempre podrás amasar pan, jugar al billar o saltar un arroyo usándolo como pértiga. Y las más evidente, la que utilice yo: dispones por el mismo precio de una lanza fabulosa para lanzar al típico «empanao» que se ha parado a mirar el móvil justo en medio de la foto, lleva los auriculares puestos y no se entera de que lo estás llamando para pedirle si se puede apartar. Si es que al final van pidiendo lanza…

Review K&F Concept TM2534T

Compra el trípode K&F TM2534T con un 20% de descuento en Amazon hasta el 15 de diciembre con el código “KKFF2515”.

13 Comentarios

  1. Se le ve fuerte y robusto, al trípode digo y si además le pones esa chispa y ganas al contarlo me dan ganas de comprarme uno…pero me cachis me acabo de agenciar uno de “los buenos” que sino le vería de muy buena adquisición

  2. Sin quitar mérito a la labor de Jon me declaro fan incondicional de las reviews de Dani, lo de la lanza final me ha alegrado la tarde 😀 !! El trípode es demasiado grande para lo que quiero, ¿cúal es el modelo ligero de K&F que comentas en la introducción?

  3. Ya, Paco… ¡¿A quién se le ocurre mezclar dos idiomas?! ¡¡¿¿Qué será lo próximo??!!
    No, en serio, aunque fundamentalmente tienes razón, lo cierto es que a nivel de búsquedas en internet se busca mucho más «Review del trípode X…» que «Reseña del trípode X…», por ejemplo. En lo personal, creo en este caso pesa más lo que se consigue que lo que se sacrifica. Cada vez habrá más fusión idiomática en internet, y particularmente no me molesta, creo que todo lo que suma enriquece 🙂

  4. ¡Muchas Gracias, JM Alandí! Me alegra que lo hayas leído entero, y sí, tienes toda la razón, ¡¡es demasiado largo!! 😀

  5. Gran review, Dani! Menos mal que haces hincapié en la magnífica función que este trípode tiene como lanza del tipo “te podrías mover un poquitín a la izquierda, plis….” pq a mucha gente se le pasa por alto… jajaj! Eres un crack, nen!

    La verdad es que hoy en día tenemos un montón de excelentes trípodes para elegir (de marcas conocidas y otras que no lo son tanto) y, por todo lo que comentas, este estaría sin duda entre ellos. Por aquí tengo un Manfrotto, un Benro y un Sirui de carbono, con lo que voy servidito, pero siempre va bien saber de otras opciones!

    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.