Así funciona el Gimbal Digital de la Fuji X-T200

0

Una de las características más atractivas de la Fujifilm X-T200 es la presencia de un sensor giroscópico, un elemento de hardware que posibilita la implementación del Gimbal Digital o estabilizador electrónico (EIS) mejorado en vídeo.

Esta es una muestra de sus posibilidades:

Ya pudimos comprobar las virtudes de la estabilización digital de la Fujifilm X-T100, así que la adición de este elemento mecánico promete dar resultados muy buenos. La premisa es clara: si no estabilizamos el sensor, al menos vamos a utilizar una herramienta similar para calibrar el movimiento de la cámara y realizar una compensación de la vibración más precisa por software.

La mayoría de smartphones tienen un sensor giroscópico que se aprovecha para implementar una estabilización digital con bastante éxito. Como pasa en los teléfonos móviles, el Gimbal Digital de la Fujifil X-T200 aplica un recorte del encuadre en la señal capturada para poder realizar la rotación de la imagen del vídeo en corcondancia con el movimiento de la cámara.

Esto implica tres cosas:

  • El vídeo en 4K de la X-T200 utiliza toda la superficie del sensor, por lo que es imposible aplicar un recorte y utilizar el Gimbal Digital. Sólo se puede activar en FullHD o a resoluciones inferiores.
  • El recorte aplicado impide la grabación con un campo de visión muy angular. Desde Fujifilm advierten que el Gimbal Digital no se podrá utilizar con determinadas ópticas, sin que tengamos datos por ahora de cuáles se tratan.
  • Cualquier estabilización por software implica una degradación de la señal de vídeo y la característica Gimbal Digital no es una excepción.

¿Veremos el Gimbal Digital en cámaras como la X-T3 o X-T30?

No. Al ser el Gimbal Digital una función dependiente de un dispositivo mecánico, no puede implementarse en una cámara como la Fuji X-T3 a través de una actualización de firmware. Por otro lado, la grabación de vídeo de la X-T3 aspira a la excelencia en la calidad de su señal: desde Fujifilm sólo consideran para sus cámaras de gama más alta una estabilización puramente física, ya sea a través de la estabilización óptica (OIS) de sus objetivos, del sensor (en la X-H1 o en la futura X-T4) o de gimbals y estabilizadores «reales».

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.