El World Pride Madrid 2017 visto por Virgilio Hernando, con la X-Pro2 + XF 35mm F2 + XF 18-55mm

0
Por Virgilio Hernando, con Fuji X-Pro2 + XF 18-55mm F28-4 R LM OIS.
Por Virgilio Hernando, con Fuji X-Pro2 + XF 18-55mm F28-4 R LM OIS.

Hacer fotos en el Desfile del Orgullo Gay es una auténtica delicia para cualquiera a quien le guste esto de la fotografía. Es una cita que intento no perderme año tras año, porque es todo un espectáculo para los sentidos. Uno se puede volver a casa con cientos de fotos de todo tipo de personajes, y cuando digo personajes, no hay más que buscar al azar cualquier foto de ese día de quien haya ido.

La gente, en su inmensa mayoría, es súper amable a la hora de permitirte que les retrates. Más que eso, hay muchos que te paran para que les hagas fotos, aunque luego algunos ni se molestan en pedirte que se la envíes. Desde luego, si algún Fujista le tiene cierta aprensión a fotografiar a desconocidos, le recomiendo vivamente que pierda el miedo en el Orgullo. Es una buena escuela para iniciarse en la streetphoto y perder miedos.

Es la fiesta en la que todos van a lucirse, a que les vean, y cuanto más llamativo se vaya, mejor. Y no me refiero sólo a los que participan activamente en el desfile, sino al público en general, a los espectadores. Mires donde mires hay foto, así que el único problema es elegir cuál hacer.

FOTOprecios del momento

De todas formas, y quizás porque ya no era ninguna novedad para mi, al principio me encontraba muy, pero que muy frío. No saqué la X-Pro2 de la bolsa hasta pasada casi media hora de estar por allí; incluso pensé en darme la vuelta y volverme a casa. Pensaba: “Más de lo mismo”. Seguro que todos hemos pasado por ese momento de “hoy no me siento capaz de hacer buenas fotos, no me encuentro”, pues así estaba yo.

Siendo la fiesta más multitudinaria que uno puede imaginarse, este año que era World Pride se notaba mucha, muchísima más gente que en ediciones pasadas, y era literalmente imposible atravesar las filas de espectadores a lo largo del recorrido para acceder al centro del desfile, que es por donde siempre me había movido. Por eso, una vez que desenfundé para la primera foto, me dediqué a pasear, entre Atocha y Neptuno, por la trasera de los espectadores.

Llevaba en la bolsa el 35mm f/2 y el 18/55mm que apenas uso (lo reconozco, soy de ópticas fijas). Pero quizás por esa frialdad con que ya digo me sentía, me decidí por este último. Al principio, pensaba centrarme únicamente en “detalles” de la gente, y aunque eso fue lo que principalmente saqué, no me resistí a utilizarlo también en su distancia focal más abierta (1/3 de las fotos está hecho en 18mm).

Aunque suelo disparar en RAW, siempre llevo la pantalla configurada en ByN, que es como más cómodo estoy. Salvo contadas excepciones, reconozco que el color no me llama nada, me distrae, así que en casa me quedo muchas veces con el jpg que hace la cámara (con algún preajuste particular que llevo puesto en cámara). En este caso, no pude utilizar los Raws por un problema con el ordenador, así que tuve que partir de los JPGs a los que apliqué un preset también propio que tengo creado en Silver Efex Pro (un plugin de Photoshop que me gusta mucho y que, según rumores, desaparecerá). El módulo “Proyección” de Lightroom y una música apropiada al evento hicieron el resto.

En el foro de Fujistas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.