Fotografía de calle y objetivos manuales

5
1653

Yo tengo básicamente 4 objetivos destinados al callejeo, manuales, y que han sido seleccionados con criterios de tamaño, ligereza y discreción, y teniendo en cuenta esos aspectos, para mí capitales, dieran los mejores colores posibles, con aspecto clásico. Después de moverme durante un tiempo con objetivos de réflex de sistemas antiguos, sobretodo Konica, llegué al nirvana de los objetivos manuales, pequeños y de calidad soberbia, los de la montura Leica M, inicialmente Vöigtlander, y ahora ya directamente Leica, sobretodo por los colores que dan directamente desde la cámara, y ahorrar más trasteo de la cuenta en el programa de procesado.

Fujifilm X-Pro2 + Vöigtlander 15mm f/4.5, por Gerard Alís.
Fujifilm X-Pro2 + Vöigtlander 15mm f/4.5, por Gerard Alís.

A los que les inquiete si van a poder capturar con suficiente rapidez los momentos que se producen en la calle con un objetivo de enfoque manual he de decirles que, por sorprendente que pueda parecer, no sólo diría que no hay ningún problema, sino que además en algunas circunstancias es incluso hasta más apropiado ir con un manual. Si son angulares puede jugarse muy fácilmente con enfoque por zonas o hiperfocal directamente ( con los Fujinon nativos eso también es posible claro, lo hice durante un año con el XF 18mm F2 R, e incluso el XF 23mm F1.4 R tenía una escala de distancias, aunque en este último el tamaño jugaba en su contra). En otros casos, como cuando se juega con reflejos, masas desenfocada,  etc. etc., también conviene tirar de manual, por esa capacidad de enfocar un punto concreto, que normalmente no es el que sería más sencillo de colocarle al sistema de autoenfoque de cualquier cámara digital.

Los 4 objetivos/focales son los siguientes (siempre hablo de focales equivalentes con el paso universal):

Objetivo angular

El objetivo clásico para fotografía de calle. Los hay que tiran más por un 24/28mm equivalente, otros tiran más por el 35mm. Yo no me complicaría mucho entre cualquiera de estas dos focales. Lo que nos interesa de ellas es que son eso: angulares, y proporcionan a las fotos un aspecto que por decirlo de algún modo “nos mete” dentro de la escena, aunque eso disminuye en el 35, que quizás sería la focal buena si sólo quisiéramos llevar una. Pero repito, la focal finalmente es una elección que corre por parte de cada uno. Lo más importante es ser conscientes de lo que queremos conseguir fotográficamente hablando. Si buscamos un “acabado Winogrand” escogeremos el angular. En mi caso un Voigtlander 15mm f4.5 que ya sabéis que en nuestras fuji vendría a ser un 24mm equivalente. He jugado con otras focales angulares, el 18mm (28mm equivalentes), o el 21mm que nos acerca a los 35mm, pero al final he llegado a la conclusión de que, puedes optar por algo más angular de lo que normalmente necesitarías porque siempre puedes dar un leve recorte sin pérdida de calidad y porque facilita temas de hiperfocal o disparo desde la cintura, del cual no puedo decir que sea una práctica que me guste, porque normalmente falla estrepitosamente, sino porque a veces no tienes tiempo ni de encuadrar, según la velocidad de la escena. Como todos los objetivos que comentaré es realmente pequeño, ligero, discreto, cómodo… algo muy apropiado para el tipo de fotografía que hacemos. En ese sentido, si aún queremos algo más mínimo también juego, aunque cada vez menos, con un Triplet Perar 21mm, porque aunque es ridículamente pequeño hay un compromiso con la calidad que hay que tener en cuenta ya que está un paso por debajo del otro. A cambio para blanco y negro es sublime si buscamos una estética clásica.
Con el 15mm además he podido probar por primera vez de manera fiable un objetivo manual con el visor óptico de la Fujifilm X-Pro2: lo tengo configurado como focal de 21mm, de tal manera que puedo mirar por el visor y atinar casi perfectamente el cuadro cuando el sujeto está lejos, cuando está más cerca me fío del recuadro de 21mm para tener suficiente margen de error causado por el paralaje.

El Triplet Perar 21mm f/4.5:


Las siguientes fotos no estás hechas con este objetivo, pero sí con otros como el Voigtlander Color Skopar 21mm f4 que compartían la misma filosofía, o con el Fujinon XF 18mm F2 R trabajando en hiperfocal, pero como decía antes, lo que nos importa en mayor medida es la focal, porque nos permite un tipo de resultado específico.

Voigtlander Color Skopar 21mm f4:

Dayhawks by gerard alís, en Flickr

Fujinon XF 18mm f2 R

Disappearing by gerard alís, en Flickr

Triplet Perar 21mm f4.5


Solitude VIII
by Gerard Navarro Alís, en Flickr

Objetivo de focal normal/tele corto

En mi caso esto son objetivos de 40mm o 50mm que en nuestras fujis vendrían a ser unos 60mm y 75mm respectivamente. Para algunos esto ya son teles, para mí siguen siendo focales normales, puesto que la compresión de elementos es inexistente o mínima. Realmente es aspecto no difiere mucho del que proporcionaría un 50mm clásico, con sus líneas rectas, a diferencia del angular. Y vuelvo a reiterarme, aquí lo que nos interesa es lo que podemos conseguir con este objetivo que no podemos conseguir con el angular o el tele que veremos después. Seguramente un 35mm APS-C también sería una buena opción pero como llevamos un angular, ¿por qué no llevar algo que nos proporcione algo más de polivalencia? Es ahí donde se ajusta mejor esos 75mm equivalentes que los 50.

A todo esto, los que yo uso que cumplen este papel han ido variando con el tiempo, pero los que he venerado más han sido el Konica Hexanon 50mm f1.4 y ahora el Summicron 50mm f2, sobretodo este último por su tamaño mínimo teniendo en cuenta la focal equivalente. En su momento tuve una unidad, que todavía conservo, con la parte frontal rayada, y que proporcionaba una estética muy peculiar. Además, el tamaño es increíblemente contenido para una focal equivalente de 75mm, y la calidad es altísima, a veces incluso demasiada para mí porque me gusta un resultado de foto algo más sucio, pero sigue conservando un aire clásico, no tan clínico como el de las lentes modernas. La “integración” con una cámara tan clásica como la X-Pro2 (Dios la bendiga) es casi perfecta.

Summicron 50mm f2:

Aquí las fotos ya difieren… la mayor distancia focal nos permite crear imágenes bastante diferentes de lo que podríamos hacer con un zoom. Para bien y para mal; lo mejor es saber que efecto visual queremos conseguir y usar la focal más conveniente para ello, eso es en el fondo lo que deberíamos tener en cuenta a la hora de seleccionar focal.

Summicron 50mm f2:

Woman in bar
by gerard alís, en Flickr
Konica 50mm f1.4


Blue car
by gerard alís, en Flickr

Konica 50mm f1.4


Ice cream shop
by gerard alís, en Flickr

Konica 50mm f1.4


Threeviews
by gerard alís, en Flickr

Summicron 50mm f2


Golden nectar
by gerard alís, en Flickr

Teleobjetivo y superteleobjetivo

 Aquí ya sé que muchos arrufaran la nariz. Parece que el uso de teles esté como prohibido para la foto de calle. Algún necio (necia mejor dicho) me ha llegado a decir que ni siquiera es que esté prohibido, es que directamente ya no es foto de calle. Yo recomiendo directamente en estos casos ni siquiera entrar en la polémica. No hace falta debatir nada porque la mayor prueba de que se puede hacer foto de calle es que algunos maestros de esta disciplina, algunos de ellos considerados los mejores, usaron objetivos de 135mm y a veces incluso más focal, con resultados maravillosos que ya conocemos. El problema de su uso, como se ha comentado en otras ocasiones, es que se intentan utilizar para conseguir el mismo efecto que con un angular pero desde la lejanía, para evitar la fricción con otras personas al fotografiarlas, algo muy propio de este tipo de fotografía directa. No, los teles tienen su vida propia, su propio resultado a conseguir, muy relacionado con su capacidad de eliminar elementos. Me autocito: “Si te va la fotografía abstracta los teles van bien por su capacidad de eliminar muchos detalles, de quitar información. ¿Cuando funciona una fotografía abstracta? cuando has llegado a eliminar todo lo accesorio, pero lo que queda da la información suficiente para que la imagen funcione. Conseguir eso no es fácil. El otro extremo es el angular, ahí de lo que se trata es de organizar el caos, entran más elementos, el color es más difícil de dominar. Hacer que los dos extremos, tele y angular, funcionen cada uno en su campo, es tremendamente difícil, pero cuando lo hacen es increible.”

De nuevo, priorizando peso, tamaño, etc., he acabado hará cosa de un año con el Leica TeleElmarit 90mm f2.8 Otro objetivo memorable del que no puedo decir más que bondades, después de haber pasado por objetivos muy meritorios también como el Olympus 85mm f2 o el Konica 135mm f3.5 (éste último también de aupa, palabra).

Leica Tele Elmarit 90mm f2.8:

Sobre el tamaño recordar que con esto tenemos un 135mm equivalente con luminosidad f2.8 (El Olympus que no era mucho más grande y pesado era f2). Y con una calidad impresionante, claro. Lo digo por los que se querrían petar el APS-C como si no hubiera un mañana. No os ajunto 😒

De nuevo la integración con la X-Pro2 es una maravilla. La capacidad de esta cámara de hacerse suyos, y mejorar su uso, objetivos de un sistema tan mítico como el M, es fantástico. Con este 90 tenemos tele para calle por un tubo. En algunos casos más extremos uso el 135mm de Konica, pero al final sucede como comentábamos antes, el peso y discreción se impone, y una focal más larga puede simularse sin problemas con un recorte, más aún con objetivos con calidad de imagen tan sobresaliente. Pero a veces, todavía he necesitado más focal, más compresión de elementos, más deformación de la realidad, más abstracción, ¡más minimalismo! (más, más, más) Al final acababa con un duplicador para el Konica que lo convertía en un 270mm, perdiendo un paso de luminosidad y algo de calidad por el camino, por no hablar que llegado a ese punto el trasto montado en la cámara era bastante enorme, feo y pesado (aquí el factor discreción ya no tiene tanta importancia por la lejanía con el sujeto). Por lo tanto recientemente he adquirido un objetivo de espejo de Samyang, un 300mm f6.3 Fantástico cuando quiero obtener según qué efectos, sobretodo en días de lluvia.

Samyang 300mm f6.3

Sobre las fotos decir que, nuevamente los resultados obtenidos con esto serían muy difíciles de conseguir con focales más cortas por no decir imposible (quizás con recortes bastante salvajes pero a costa de la calidad claro). El que busque minimalismo, abstracción y determinados efectos pictóricos quizás debería inclinarse más a su uso. Finalmente como le podría pasar a alguien que sólo necesite un 35mm su opción natural y más acertada sería la X100 posiblemente el que tire más por un tipo de fotografía por el estilo quizás debería plantearse la posibilidad de una bridge. Yo disfruté mucho en su momento con la X-S1 y lamento bastante que Fuji no haya sacado una substituta para la serie X.

Konica 135mm f3.5


Earthly rainbow
by gerard alís, en Flickr

Fuji X-S1 al tope de su longitud focal casi seguro


Pre kiss
by Gerard Navarro Alís, en Flickr

Konica 50mm f1.4 con duplicador

Umbrellas by gerard alís, en Flickr

Konica 135 f3.5 con duplicador

In search of refuge
by gerard alís, en Flickr

Konica 135 f3.5 con duplicador


Prayer
by gerard alís, en Flickr

Esta no está hecha con cámara Fuji, sino con una bridge Panasonic. A mucha gente no le gusta pero yo la pongo porque a mí sí 😅 y porque
permite ver claramente hasta que punto un suelo mojado, visto por un tele, puede acabar transformándose en otra cosa. Espero se me permita la licencia de poner una cámara no Fuji, pero era necesario como parte de la exposición.


Floor with rain colors
by gerard alís, en Flickr

¿Qué me llevo según la ocasión?

Ya sólo añadir que tengo estas 4 focales/objetivos pero normalmente llevo encima sólo dos según el siguiente criterio:

  • En días de mucho sol el angular y el normal.
  • Días nublados normal y tele.
  • De noche también normal y tele pero a veces tele y supertele
  • Días de lluvia: definitivamente tele y supertele.

5 Comentarios

  1. Yo llevo desde que adquirí una t10( hace ya 4 años ), la llevo calzada con un voigtländer “ultron “40 mm2,8. De montura Nikon con el adaptador novoflex. Y he de decir que la calidad que da esa óptica no tiene nada que envidiarle a CarlZeiss

  2. Gracias por compartir tu experiencia!!! La verdad es que me has abierto el gusanillo de los manuales con Leica M. Eso sí, creo que yo sí buscaría un 50mm equivalente… has probado algún Voigtlander 35mm o 50mm que esté bien de calidad-precio?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.