Serie “Somos luz”. Cómo se hizo y «tips» callejeros por David Beut

14

Nuestro particular coach fotográfico comparte con nosotros «Somos luz», otro buen chute de inspiración con la calle como escenario, donde todo atrezzo desparece para dar protagonismo a la esencia de la fotografía urbana. En esta entrada nos revela también los secretos de su ejecución y deja varios consejos para hacer street photography sin morir -de miedo- en el intento.

Acostumbro a hacer fotos en la calle, en algunas de las fotografías me sobraban elementos urbanos quería que cobrasen mayor protagonismo las personas. Un día decidí intentar eliminar todo eso para que los únicos intérpretes fuesen las personas abstrayéndolas y sacándolas de contexto, quedándome tan solo con el gesto o la actitud del momento.

“Por encima de todas las cosas me confieso un enamorado de los seres humanos incluyendo hasta los que no lo son tanto”.

El título “Somos luz” es la comunión entre la luz que necesitamos para fotografiar y la luz que considero que toda persona tiene. A esto cabe añadir que en esta serie la luz es la protagonista, en ocasiones tan solo un haz de luz es el que ilumina la escena y sin ese punto de luz no habría fotografía.

En la mayoría hay un espacio negativo amplio, desmesurado quizá para alguna lectora o lector, pero está buscado a propósito para descontextualizar aún más a los retratados y ganando de este modo fijar la atención en los detalles.

Cuando me decidí a realizar esta serie, el mayor inconveniente fue buscar fachadas o lugares con un fondo oscuro, que me sirvieran como tal, que la luz me gustase y también necesitaba que estuviese concurrido porque como veréis más adelante las distancias fueron cortas. Todo esto lo encontré en varios puntos del centro de Madrid y en un mercadillo dominical en el norte de la capital.

El mejor hallazgo fue un puesto cubierto de una especie de plástico negro que me ayudaría. Ya sabía en qué lugares se haría, faltaba por determinar cuándo. Esto último lo marcó como es lógico el sol. Busqué las horas en las que la luz incidía como yo quería en los citados lugares y el resto fue visitarlos con mi habitual Fuji X-T20.

Creo recordar que todas fueron hechas con el Fujinon XF 35mm F2 R WR. Con esa focal os podéis imaginar la proximidad de las tomas, por eso necesitaba lugares concurridos para intentar pasar lo más desapercibido posible. En la actualidad por la distancia social obligatoria y el uso de mascarillas, hubiese sido imposible hacer esta serie. Por eso la tengo un especial cariño debido a que quizá no se pueda volver a repetir.

busco encuadre, mido y tengo el enfoque previo esperando a que a la escena se sume el sujeto.

Debido a las medidas de seguridad he cambiado mis ópticas habituales para hacer calle, el XF 35mm F2 y 27mm F2.8, por el XF 18-55mm F2.8-4 que me permite tomar cierta distancia y no invadir el espacio necesario. Me siento cómodo con el zoom pero sigo prefiriendo para patear una focal fija.

Eché en falta un ISO más bajo en la X-T20, pensé en usar un filtro ND pero no tengo buenos recuerdos de su uso. En ocasiones me faltó que el 35mm no se volviera loco buscando dónde enfocar en ocasiones no encontraba foco en el haz de luz. El modo de operar que tengo es el siguiente: busco encuadre, mido y tengo el enfoque previo esperando a que a la escena se sume el sujeto.

Así hago street y descubro cuando aprieto el culo.

Cada vez que salto a la calle con la cámara lo hago con ganas de que el día me regale una buena captura, por el placer de caminar y el mantra de dejarme sorprender.

“Siempre hice fotos de este tipo, pero no fui consciente hasta hace unos años”

La primera vez que viajé a Cuba y haciendo la típica excursión con un grupo del hotel una mujer se me acercó y me preguntó por qué hacía fotos a la gente mientras todos hacían fotos al paisaje. Pensé un par de segundos y solo acerté a decir que el paisaje siempre estaría ahí, pero que las personas no.

Por mi trabajo he tenido que grabar bastante en la calle y estar en contacto con todo tipo de personas. A veces con mayor o menor agrado, pero en general no guardo ningún mal recuerdo. Va a ser cierto que “To er mundo é güeno” sírvase de homenaje a Manuel Summers.

Precisamente por eso cada vez que hago street lo hago con el mayor de los respetos. Mi cámara jamás se dirige a gente con alguna discapacidad, carente de recursos o susceptibles de burlas. Respeto, respeto y más respeto.

cada vez que hago street lo hago con el mayor de los respetos. Mi cámara jamás se dirige a gente con alguna discapacidad, carente de recursos o susceptibles de burlas.

Y si a alguien se le intuye receloso de ser fotografiado se renuncia a la toma y punto. Del mismo modo cuando alguien solicite que la imagen sea borrada. Sin rechistar se borra, se piden disculpas y a por otra cosa. La ley no está de nuestro lado.

En mi cabeza domina un sentido estético por encima de lo documental, no busco contar grandes cosas, tan solo inmortalizar momentos que a mi parecer puedan merecer la pena por la situación o lo artístico.

El mayor estúpido secreto revelado para hacer la calle

Te darás cuenta que no es tan estúpido. Bajo mi punto de vista el gran secreto para hacer calle es algo tan básico como complicado. Voy a utilizar un término que últimamente está de moda por otros motivos: “Normalidad”.

Reconozco que al principio cuando siendo consciente de hacer foto callejera y salía a la calle, lo hacía teniendo más tensión que Iberdrola.
Era curioso que si lo hacía cuando estaba de viaje esa tensión era menor o no existía. Como si por ser extranjero tuviera licencia para fotografiar, algo carente de toda lógica dado que el hecho en sí es el mismo. Cuando estamos de viaje pensamos –como soy guiri hago fotos. En el lado contrario, el que nos vea dirá –Ahí va otro estúpido guiri haciendo fotos. Como ves, no hay conflicto y ambas partes aceptan su papel.

Estando en un KFC en la ciudad de Surat Thani, era el único europeo y como es lógico llamaba la atención. Unas adolescentes no tardaron en sacar su móvil y hacerme unas fotos en plan furtivas. Se unieron otros más. Terminé posando y sintiéndome famoso por un instante entre olor a pollo y sudando como otro pollo por la humedad asiática.

Acepté que en ese momento debía ser el retratado y aunque no me gusta estar frente a la cámara, había que hacerlo. Otro ejemplo en el que no hubo conflicto y que con una sonrisa y algunos gestos todos nos entendimos y además me regalaron un helado para mitigar que me sudaban hasta las gafas.

Esto cambia cuando lo haces en tu ciudad o lugar de residencia, ¿Por qué? Por carecer del “carnet de turista”, ahora somos un vecino más y con el agravante de llevar una cámara en mano.

hay que intentar pasear llevando la cámara con confianza y tranquilidad. Intenta no hacerlo como el espía ruso que huye de la KGB

Por trabajo cuando he salido a grabar, ahora ya no tanto, pero en muchas ocasiones era plantar la cámara y tener que pedir a producción que apartase a la gente porque acudían como mosquitos a una charca a la caída de la tarde. Era una cámara de televisión y no una cámara de fotos a la que ahora todo el mundo tiene acceso. Salir en la tele puede gustar. Pocas veces podrás salir en televisión, pero fotos a lo largo de tu vida te harás miles. Hay que añadir algo, y es que al estar trabajando y cumpliendo un objetivo como profesional actúas con completa normalidad. Tienes “licencia” para hacerlo, como la licencia que nos tomamos siendo “guiris”.

Por lo tanto hay que intentar pasear llevando la cámara con confianza y tranquilidad. Intenta no hacerlo como el espía ruso que huye de la KGB o el paparazzi que aparece camuflado entre los arbustos del parque.

No tensión, no conflicto.

Sonreír es gratis y libera endorfinas. Si es preciso charlar, se charla un rato. Se cuenta lo que hacemos; y si el interlocutor muestra interés le podemos enseñar nuestro trabajo. Todas estas cosas relajan a ambas partes y te hacen ganar tranquilidad y confianza.

Si te preguntas qué hacer para conseguir esa normalidad, te diré que lo que te tendrás que hacer en más de una ocasión será apretar el culo. Como cuando nos cruzamos con un perrazo que nos muestra feroz su dentada mandíbula.

En estos casos, pese a llevar el culo encogido, cruzamos frente al can como si estuviéramos tranquilos. Proyectamos serenidad y aparente normalidad. Aparentemente estamos templados pero la procesión va por dentro, creo que me entenderéis.

Cuanto más relajado sea tu paseo, estarás más desbloqueado y descubrirás más fotos. Tus disparos mejorarán y tu ojo adquirirá mayor velocidad y fluidez.

👉 Sigue el trabajo de @davidbeut en Instagram.

Me quedan muchas cosas por contar, pero no me quiero extender más, que venía a hablar de mi serie y al final…, cierto es que tampoco quería dejar pasar la oportunidad de además de presentar la serie a los amigos, contaros algunas cosillas de mi calle, por si a alguien le pudiera servir.

Si has llegado hasta aquí te lo agradezco y te animo a salir a la vía con tu cámara preferida. Recuerda apretar el culo cuando sea necesario con la mayor naturalidad posible.

Si te surgen dudas sugerencias o lo que sea no dudes…

Artículo anteriorApuntes de fotografía (6) Paisaje
Artículo siguienteObjetivos Cinema Meike para Fuji X: 25mm, 35mm, 50mm, 65mm y 85mm T2.2
David Beut
Soy comunicador audiovisual y de pequeño pensé que sería fotógrafo. La primera vez que positivé una copia en el laboratorio quedé maravillado y empecé a creer en la magia. Pero durante una práctica un profesor me recomendó que me dedicase a la radio. Tras varios años de darle al pico, me interesé por el guion que es mi ocupación actual. Guiones que van desde la ficción hasta los realities, no hago ascos a nada y mi banco me lo agradece. La fotografía siempre ha estado presente, aunque hace unos años no le encontré sentido y a golpe de click borré todo mi archivo digital. Me arrepiento, pero me hizo volver con más ganas. Dejaría la televisión si pudiese comer de mis fotografías, pero de mis fotografías, y como eso de momento lo veo imposible continuaré frente al teclado.

14 Comentarios

  1. Fantástica serie David!!! Me encanta!

    Has conseguido sacar luz de los rostros, y por tanto del alma. Me parece una serie tremendamente de actualidad, y como bien dices, que quizás tarde mucho tiempo en volver a repetirse.

    Enhorabuena!!

    • Muchas gracias Nacho.
      Esa era mi intención intentar sacar esa «luz interior» eliminando todo lo superfluo. Como dices y dije, es probable que no se pueda repetir por eso la quería compartir con vosotros, que además le tengo cariño.
      Un saludo y gratitud

  2. Cada vez es más difícil innovar en la calle pero aquí veo fotos distintas y especiales… gracias David por dejarnos esta serie y sobre todo esos consejos tuyos que siempre nos motivan

    • Muchas gracias Claudia por la lectura y tú comentario.
      Me alegro que sean de tu agrado y si a alguien le pueden venir bien esos pequeños apuntes, mejor que mejor.
      La calle no es fácil, pero es muy interesante y los humanos los somos aún más 🙂

  3. Pedazo de serie que te has marcado David y gracias por los consejos callejeros. Apretaré el culo jejejeje
    Me parece increible que no tenga más comentarios esto, parece que nos cuesta reconocer las cosas y dar las gracias. Los humanos rozamos la estupidez a veces

    • ¡A tus pies y a los de tu señora kruman! jejejejeje

      Muchas gracias por tu valoración, celebro que te haya gustado y que te decidas a apretar el culo cuando sea necesario. Verás que con el tiempo, esto es una exageración, y que todo es más sencillo.

      Ya sabes…, cada uno es libre de opinar y comentar o no.
      Sí es cierto que me hubiese gustado chafardear más entre amigos acerca de la serie y del resto. Porque en Instagram está funcionando muy bien, pero no es lo mismo. Aquí hablamos de fotografía y no de likes y también decimos lo que no nos gusta y de ese modo evolucionamos. Pobre del que se crea sabio…
      Saludos y gratitud para ti y para tu señora jejejeje

  4. Buen trabajo, me encanta ese contraste, la incidencia puntual en algunas tomas con mucho espacio negativo. Enhorabuena y gracias por compartir David.

    • Un placer leer tu comentario Juan.

      Siempre supe que quería imágenes contrastadas e intentando conservar y valorizar todos los detalles posibles.
      Nada como compartir en equipo. Un partido no lo gana un solo jugador, juntos nos haremos con el contrario. .
      Gracias mil Juan

    • Completamente de acuerdo contigo Miguel. Una imagen de la serie te puede llamar la atención, pero juntas forman ese contexto.

      Al final me hice con 48 imágenes después de la criba. No me gustan las series largas de ningún tipo y de ese número al final me quedé con 30 y de esas las 20 que habéis visto. Lo mismo subo a mi web el resto, pero efectivamente, juntas conforman una serie que al fin y al cabo era el objetivo.

      Miguel, sabes que siempre es un gusto leer tus comentarios y que te lo agradezco muchoooo.
      Afectuoso saludo

  5. Muy buen artículo y gran trabajo fotográfico. Tal y como lo cuentas, hasta parece fácil. Cualquiera que lleve un poco de tiempo con una cámara sabe que no es así. Enhorabuena.

    • Muchas gracias Jorge por la lectura y el posterior comentario. Me alegro de que te haya gustado y espero que en algo te haya podido ayudar.

      Sí, quizá sea más sencillo decirlo que hacerlo, pero como decía mi amigo el Yonki: «En la vida todo es ponerse» jejejeje

      Un saludo Jorge y muchas gracias

    • Al contrario. Nada que agradecer, el agradecido soy yo.
      Suelo decir lo mismo, que en los tiempos que corren una lectura y su comentario ya es un logro, por lo que la gratitud parte de mí.

      No sé si son consejos o las cosillas que comentarías con los colegas alrededor de una cerveza, pero si te a alguien le viniese bien, pues Chín Chín jejejeje una más bien fría que el tiempo lo pide así.
      Mi gratitud Maxim y saludo refrescante

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.