Desactiva (casi) siempre la estabilización al usar un trípode

1

La recomendación es sencilla y directa: desactiva el estabilizador (OIS) del objetivo o el del sensor de la cámara (en el caso de X-H1 y GFX 100) si estás usando un trípode. ¿Por qué? Dicho de manera burda, en el momento que hay un sistema de estabilización activado, éste intenta continuamente compensar cualquier trepidación… pero incluso si el equipo fotográfico está parado puede oscilar levemente para “comprobar” el movimiento. Aunque esto no es ni mucho menos automático, el resultado de tener la estabilización activada utilizando el trípode puede ser una imagen ligeramente movida.

Estabilización y trípode incompatibles.

¿Qué dice Fujifilm sobre desactivar el estabilizador al usar un trípode? En el manual de la X-H1 recomienda explícitamente la opción de estabilizador «NO» (página 129):

Seleccione cuando la cámara esté montada sobre un trípode o fija de cualquier otro modo.

Aunque no dan en mismo consejo en los manuales de los objetivos con OIS, la consigna habitual aquí y allá sigue siendo la misma. Y como dice Xavi Vicient en el foro, lo dicen los propios técnicos de Fujifilm:

FOTOprecios del momento

He consultado con la gente de Fuji y aconsejan desconectar el estabilizador del objetivo si se usa el trípode ya que las cámaras Fuji no lo detectan automáticamente. Así, si la cámara está absolutamente quieta en el trípode, el estabilizador puede moverse para corregir un movimiento que no existe provocando el efecto contrario para el que fue concebido.

Eugenio Sánchez Belchi (que ya nos cuestionaba la necesidad del trípode al usar cámaras sin espejo) explica más extensamente las razones en este otro hilo del foro, haciendo referencia al IBIS de su X-H1:

El estabilizador actúa corrigiendo con pequeños movimientos bien el sensor, bien una lente del objetivo o de ambos, según sea el movimiento de las manos, de forma continua para corregir las vibraciones. Cuando lo apago va a la posición de reposo, a un plano perpendicular al eje del objetivo.

Si pongo la cámara en el trípode con el estabilizador encendido, al no detectar movimiento se queda en una posición esperando ese pequeño movimiento para corregirlo. Esa posición podría no coincidir con ese plano perpendicular al eje del objetivo, con lo cual el plano del sensor no coincidiría con el plano de enfoque del objetivo.

El sistema del estabilizador a veces se empeña en buscar la trepidación y, al no encontrarlo, el sistema se pone a funcionar solo. Por ello, el propio sistema crearía la trepidación… no la cámara que no se mueve, pero el sí el sistema de estabilización, causando el fenómeno contrario al deseado.

De esta forma, la desviación será unas veces mayor, otras más pequeña o puede que se haya quedado muy cerca de la posición de reposo. Al final es una lotería: unas veces la foto saldrá bien, otras peor. También dependerá con el diafragma con el que este tirando ya que la profundidad de campo compensa esa desviación. A su vez, cuando más larga la distancia focal más se acentúa el fenómeno.

Personalmente, la explicación de Eugenio me parece acertada pero un pelín alarmista. En la práctica, he utilizado muchas veces el Fujinon XF 18-55mm F2.84 R LM OIS en trípode con el estabilizador encendido -más por descuido que por rebeldía- y no he advertido imprecisiones que no fueran producto de error humano. Posiblemente esa «lotería» que comenta tenga boletos muy repartidos…

Con una visión aún más relajada parecida comenta Ángel Cañones en el foro:

Jamás lo desactivo (desde que estoy en Fuji)
Y nada de problemas. Ni recuerdo dónde está el botón para desactivarlo. Fíjate lo que lo habré tocado.
Y uso rótula de bola, y gimbal
Y con la X-H1 igual. Yo siempre estabilizador activado. Y contento.

Sea como sea, la recomendación está clara y los casos en los que se advierte esa extralimitación de funciones del estabilizador son reales, sobre todo al usar teleobjetivos. Juan Riera lo comenta en este hilo:

No recuerdo haberlo padecido con el 10-24, ya que al ser una óptica tan angular es difícil apreciar la trepidación que podría producir el estabilizador. Pero puedo asegurar que con el 50-140 me ha pasado. Después de realizar alguna toma de larga exposición, y comprobarla en el visor, descubro que está trepidada. No podría ser otra cosa, ya que el trípode estaba sobre una superficie firme y no sobre arena o barro, (a veces se va enterrando en la arena sin darnos cuenta), y además utilicé un cable disparador. Debe ser que el cacharro se vuelve loco ante tanta quietud.

Hay una excepción a esta norma y se llama Fujinon XF 16-80mm F4 R OIS WR. Según Fujifilm, al usar el objetivo:

La cámara detecta automáticamente si se ha fijado un trípode o se hace un movimiento panorámico, y se ajusta en consecuencia.

Veremos si lo que podríamos llamar “estabilizador inteligente” se convierte en la norma en los próximos objetivos y cuerpos estabilizados (¿X-T4?) de Fujifilm. Sería una característica muy bien recibida por usuarios despistados como un servidor.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.