Las opiniones son como los culos...

jotae

Gurú Fujista
Recordando a Clint Eastwood (Harry Callahan) en una de sus pelis, en la que afirma aquello de: "Las opiniones son como los culos: todos tenemos uno" y reafirmándome en las de su personaje (Robert Kincaid) en "Los Puentes de Madison" (que comparto plenamente y las hago mías en toda su extensión), me voy a atrever a dar mi opinión en un tema muy delicado que, sin duda, puede levantar ampollas. Espero que, al menos, nadie haga una cuestión personal de ella. Tampoco me gustaría olvidar a Serrat cuando cantaba aquello de: "Bienaventurados los que se atreven a prestar consejo porque serán sabios a costa de los errores ajenos" (una verdad monumental). Así que... ¡voy a ello!
Suelo visitar asiduamente los hilos de los foros en los que he estado, referidos a "otras cámaras" ajenas a las propias de cada foro. Y muy especialmente los que se refieren a las fotos hechas con Leica (y, en este foro, también el hilo referido a las Ricoh GR, porque guardan una "filosofía" muy similar del concepto fotográfico).
No suelo opinar de las fotos que yo nunca haría porque no me seducen los motivos o las temáticas: macro, bichitos o animales en general, retratos, estudio, bodegón... Es una mera cuestión de respeto hacia las formas de disfrute del vicio por parte de cada cual. Sin embargo, siempre me he preguntado (y lo sigo haciendo) qué mueve a un aficionado a elegir Leica. Comprendo (porque la he sentido y la siento desde siempre) esa misteriosa complicidad que algunos necesitamos que haya entre la cámara (nuestra prolongación visual versátil) y nosotros, y no me cabe la menor duda de que esa complicidad se manifiesta, a un nivel popular, en cierta tendencia de las imágenes a responder a un determinado patrón influenciado por la cámara utilizada (Fuji es un gran ejemplo de ello en las galerías de Flickr o 500px, por ejemplo). Hay una cierta "personalidad" que se respira en las fotografías de determinados modelos.
Sin embargo, no acabo de entender qué diablos buscan en Leica algunos que nos muestran sus imágenes en esos hilos expresamente dedicados a la marca. Se supone que Leica es el "súmum" al que todo el mundo aspira cuando busca la calidad máxima en sus imágenes y que no está abierta a todos los bolsillos, y mucho menos a nivel aficionado. Entonces... ¿por qué se prodigan tanto en esos hilos leicanistas las fotografías faltas de foco, de nitidez o definición, de composición, con luces y sombras empastadas y, sobre todo, ¡con mucho ruido! Pareciera que la escuela de Cartier Bresson ha sido llevada a los últimos extremos de la interpretación tan personal como caprichosa. Me he tropezado, en los foros, con los clásicos "pixelpeepers" obsesionados por la máxima "calidad" al 100% o 200% que, sin embargo, no reflejan en sus fotografías con Leica esa misma obsesión, permitiéndose abrumadoras faltas de definición que no responden a criterio alguno de creatividad o composición. ¡Y no lo entiendo! Puedo entender que cada cual interprete "su" realidad a su antojo o según la sienta, porque esa intepretación forma parte de la visión personal y, como tal, del concepto "artístico" más básico (y menos comprendido). Pero a estas alturas del "vicio" que compartimos, es difícil encajar la búsqueda de la perfección máxima (que representa Leica para algunos... o muchos) con el conformismo (o, tal vez, impotencia) de interpretar y aceptar que esa búsqueda desproporcionada de calidad nos resulta inaccesible o, sencillamente, inútil para valorar otros aspectos de la fotografía que nos complazcan lo suficiente. Y es que, como el propio Robert Kincaid dice en "Los Puentes de Madison", "Me gusta el camino... y me gusta hacer fotos. Cuando haya terminado con el puente que vimos hoy, no tendrá el aspecto que tú piensas. Lo habré convertido en algo mío, por la elección de la lente, o el ángulo de la cámara, o la composición general, o probablemente por la combinación de todo eso. Yo no me limito a tomar las cosas como se presentan; trato de convertirlas en algo que refleje mi conciencia personal, mi espíritu. Trato de encontrar la poesía en la imagen."
 

guijaferroviario

Gurú Fujista
Jotae como te envenenas con temas terrenales...
Estoy de acuerdo en casi todo lo que mencionas, excepto en que las fotos tienen que ser técnicamente perfectas. El hecho de tener una Leica no tiene porqué ser una búsqueda de la perfección fotográfica. Ni siquiera la de ser un buen fotógrafo, tengo un amigo que tiene un Porsche y conduce como el culo.
Una de tus afirmaciones que me ha sonado como la tabla de los Diez Mandamientos; es el hecho del vínculo del artista y la herramienta utilizada.
En cuanto a la estética de las fotografías; otra afirmación del viejo Harry que supongo que conocerá más culos que opiniones. Entramos en asuntos del arte, y como cada uno ve estéticamente las cosas; en este caso como vemos a través del visor el mundo los fotógrafos. Yo personalmente no pongo y suelo mantener en la imagen una calidad mínima (no subir por subir) en el foro. Hago composiciones que no siempre gustan porque muchos sacan la escuadra y el cartabon para ver si el horizonte está recto o no. Puede sonar raro e incluso borde que les conteste que las líneas (y más si hay varias) están de acuerdo a mi percepción estética y que no las he rectificado en el post procesado porque me gustan así. Algo parecido con la saturación, iluminación y contraste de algunas fotos que hago. Puede que algo te pueda parecer oscuro, pero si ese era mi propósito no es un problema técnico de falta de exposicion y a tí parecertelo.
En fin, el arte (así considero la fotografía) es muy personal e interpretable. Y yo creo que se diferencia bien quien tiene talento (aunque no sea de tu palo) y quien amontona pixeles; estén o no estén técnicamente perfectas.
Yo no me enfado porque la gente suba material que no me gusta o que no tiene calidad. Simplemente me asomo, me comento internamente y no valoro ni pongo a caldo a nadie. Si a ti te gusta, perfecto...
Tampoco me molesta (si es con cierta educación) que me digan que no les gusta algo de mis fotos o que lo mejorarían de X manera. Incluso hay veces que las doy una vuelta porque alguien me ha dicho algo que me gustaría probar.
Finalmente:
Sí yo tuviera una Leica (que no tengo por falta de pasta y ganas) no sería mejor fotógrafo que en Fuji, y encima saldría a la calle a afotar acojonado.
 

jotae

Gurú Fujista
No, no! Yo no me enfado ni me mosqueo porque la gente suba trabajos que no me agradan o no comprendo. Simplemente me llama mucho la atención la incongruencia entre ser pixelpeeper y permitirse exhibir fotos que precisamente carecen de definición, bien por falta de foco, por trepidación, por ruido exagerado que no viene a cuento o por otras causas. Y tampoco comento esas fotos, sobre todo cuando son de temática que no me gusta o no frecuento, porque no me siento suficientemente "autorizado".
En cuanto a las fotos "técnicamente perfectas", no siempre tienen "alma". Eso me ocurre con las fotografías de las publicaciones de José María Mellado (por ejemplo)... con contadas excepciones.
En cuanto a Leica, precisamente valoro ese "vínculo" (que tanto me gusta sentir) entre el artista y su herramienta. Para mi sigue siendo importante, crucial diría, pero me ha ocurrido y me ocurre con otras cámaras, de modo que el fenómeno Leica es una mera cuestión romántica y sentimental.
 
Ofertas de fotografía del día en Amazon
Arriba