Fotografía analógica en el año 2020, ¿estamos locos?

4

Disparar en película… ¿Estoy loco o no? ¿Creéis que tiene sentido?

La idea nació y se materializó hace 3 escasos años… Muchos años atrás, como todos los presentes (entiendo), entre los años 80 y 90 disparé en película con mi cámara de la primera comunión, desde las excursiones del colegio o los primeros años de adolescencia, hasta el viaje de fin de curso de COU. Pero todo eso son simples anécdotas, recuerdos borrosos, ya que en esa época, mi interés por la fotografía era nulo, solo fotografiaba para recordar un viaje o un cumpleaños y ya está.

Muchos años después, y quizás por capricho del destino, la fotografía entró en mi vida para convertirse en mi pasión. Aprendí de forma autodidacta, compré diferentes equipos, hasta llegar a Fujifilm (donde sigo feliz por todas las alegrías y aventuras que hemos vivido juntos)… Pero hoy quería hablar de fotografía en película de 35mm.

Fotografiar conlleva curiosidad y muchas ganas de aprender. Así pues, empecé a seguir fotógrafos y a comprar foto libros para estudiar y educar mi memoria fotográfica. Gracias a los grandes maestros de la fotografía, tuve la suerte de enamorarme del color de las películas en 35mm. Entonces fue el momento de animarme a probar que se siente fotografiando un carrete de 36 exposiciones, y así lo hice. Para ello desempolvé la cámara de mi padre, una preciosa Fuji A-Z1, cargué el primer carrete, y antes de revelarlo, ya me había enamorado de la fotografía analógica.

Por ello, quería compartir con vosotros mis sensaciones y qué cosas positivas conlleva (para mi) fotografiar en analógico. No es que me guste ni más ni menos que digital, simplemente creo que son complementarios, y una gozada poder usar un formato u otro dependiendo del estado de ánimo, el plan que tienes, o la fotografía que buscas.

👉🏼 En el foro: Cámaras analógicas, ¿cuál comprar?

¿Qué aspectos positivos me aporta fotografiar en formato película? (no quiero debatir entre digital vs película, ya que son obvias las diferencias):

  1. Analizar mas en profundidad una posible fotografía: Es sencillo, un carrete tiene 36 exposiciones. Por ello, y por el precio que tiene un carrete (entre 5 y 12 euros de media) y su revelado + escaneado (si no lo haces en casa, como yo) lo considero un hobby caro, muy caro. Por eso, las fotos tienen que salir lo mejor posible, no me permito fallar. Por eso, cuando hago una foto, suelo analizar en profundidad todo. Primero busco una composición perfecta, luego mido luces, observo el entorno y posibles contratiempos, luego analizo y repaso que todo está correcto, para al final, tomar la decisión de hacer la foto (15% de las veces) o echarme atrás y buscar una foto mejor (que es la mayoría de veces). En ocasiones he salido a fotografiar una mañana entera y he vuelto con tan solo 3 ó 4 fotos hechas. Aunque suene frustrante, creo que la capacidad de análisis mejora muchísimo, porque tener tantas limitaciones te hacen mejorar más rápido, y en definitiva, ser mejor fotógrafo. ¿Cuántas fotos habría hecho en la misma situación con la digital? quizás 4, quizás 20, lo fácil. Por eso, el análisis sería el punto mas positivo que me brinda disparar en analógico.
  2. Sin prisas, sin pausa, pero sobretodo sin estrés: Fotografiar (sea digital o analógico) es un ejercicio sano, de contemplación, de introspección personal, de soledad, de aventura, de ejercicio, sin duda, es un acto que provoca en todos nosotros satisfacción, pero también paz mental. Quizás suene pedante o tonto, pero de los dos formatos, el analógico es el que realmente me da sensación de paz interior, me enfoco solo en la fotografía, sin necesidad de saber cómo salió la foto, mi atención se dirige a otro tipo de cosas, etc.
  3. La espera al revelado: Es cómo esperar la carta a los reyes magos, y esperar. Sonará absurdo, lo sé, pero volver de un viaje con 2000 fotos en la tarjeta SD y solo 4 carretes Kodak, que queréis que os diga, reconozco que disfruto mucho más las fotos hechas en analógico, aunque sea peores. Pero quizás, el hecho de que todo el proceso sea tan lento y arcaico, hacen que uno termine por disfrutar mas de los tiempos pausados y la lentitud.
  4. Los colores: la química, ¡ay, la química! Entiendo que hoy en día las cámaras digitales ofrecen presets de películas Fujifilm, Kodak, Afga, etc increibles. Aun así sigo pensando que el mundo digital no ha sido capaz de copiar al 100% los resultados de una película. Es probable que me equivoque, pero aun así, considero que los colores es algo por lo que merece la pena probar este tipo de fotografía.
  5. Sin trucos: Otra cosa que me gusta es que para mí (muchos no lo compartiréis y lo entiendo) este estilo es la forma más sincera de fotografiar. Tal cual hago la foto es poco queda, sin procesos, recortes, etc. Es cierto que en digital me mantengo siempre lo más purista posible, pero para mi, fotografiar en analógico es el reto de hacer las cosas lo mejor posible. Por eso, hace tiempo decidí conformarme y aceptar los resultados que me da el carrete para bien y para mal. A su vez me permite analizar errores y tratar de solventarlos en la próxima salida, por ello, también es un aprendizaje que para mi, no permite errores.
  6. Entender la luz: Siempre pensé que la luz no era un factor fundamental en mis fotos, pero cuando comencé con la foto analógica comprendí por fin, su importancia real, ya que domarla para conseguir buenos resultados es mucho más tedioso en fotografía analógica que en la digital.
  7. La comunidad: Hoy en día creo que la fotografía analógica es algo trending, está de moda, y aunque el nicho sea pequeño, es muy chulo ver cada vez más y más gente interesada en este mundo, lo que da ciertas esperanzas. Sería muy triste perder la fotografía analógica para siempre.

Pero no todo lo que reluce es oro, también hay ciertos aspectos negativos de fotografiar en analógico:

  1. El bolsillo: así es, es mucho dinero. Un carrete de Kodak Portra puede costar 12 euros, y revelarlo y escanearlo otros 12 euros, total 24 euros. Al final, vas sumando y al final del año puedes dejarte mucho dinero.
  2. Usabilidad: Partiendo de los altos costes que supone la fotografía analógica, esto hace que se reduzcan mucho los momentos que hago esta fotografía. No suelo disparar más de 1 o 2 carretes al mes. Solo en un viaje puedo llegar a tirar hasta 3 o 4. Pero normalmente, es un estilo de fotografía que reservo para ciertos momentos de inspiración, o simplemente, momentos donde las condiciones son favorables por cualquier razón.
  3. Ofertas en el mercado: es escaso, hay pocas opciones, y parece que cada año hay menos opciones de carretes para comprar. Además, exceptuando Leica, ninguna marca fabrica cámaras en 35mm. Bien es cierto que el mercado de segunda mano está saturado, pero se echa mucho de menos más opciones en cámaras y películas.
  4. Laboratorios: Otra cruz. Apenas hay laboratorios, y de los que hay, hay pocos que hagan un buen scanner, porque tener un scanner de calidad, es una inversión para cualquier laboratorio. Esto al final supone tener que desplazarse al otro punto de la ciudad para revelar, y hace que sea realmente pesado.
  5. Yo me lo guiso, yo me lo como: Si quieres hacer el proceso de revelado y escaneo en tu propia casa (algo muy recomendable para aprender la fotografía desde su máxima expresión) te gustará. Pero en mi caso, pese a aprender a revelar con químicos, me parece un auténtico aburrimiento hacer esto cada vez. Creo que me llevaré muchos reproches por los más puristas pero… nunca encontré el momento para hacerlo yo solo en casa. Más fácil enviarlo a un laboratorio y pagar, pero claro, entonces nos dejamos pasta ¿la pescadilla que se muerde la cola?

👉🏽 Debate: Calidad de imagen en cámaras analógicas.

En fin, todo esto, sería a grandes rasgos, mi opinión sobre la fotografía analógica. ¿Qué opinión os merece? ¿hay más puntos positivos que veáis y se me hayan olvidado? ¿compartís conmigo los puntos negativos? ¿qué experiencia tenéis?

Por último y para concluir, me gustaría compartir todos los que leéis esto un hilo donde los compañeros y yo estamos compartiendo fotografías en película. Creo que es muy interesante ver los resultados, los carretes que se usan, etc, pues a veces uno puede llegar a encontrar la magia que busca en la imperfección, en el grano, en las fotos sin editar o en otros aspectos: Fotografía analógica en estado puro.

👉 En el foro: ¿Merece la pena empezar con fotografia analogica en estos tiempos?

Un abrazo a todos y gracias por leer

4 Comentarios

  1. Yo acabo de empezar con el analógico. Algo que tenia ganas de hacer, para tirar algún carrete de vez en cuando. Los ilford hp5 plus a 5 euros es un buen precio, si pienso e que me durará mucho uno. y pienso exactamente todo como tu dices a excepción del revelado. El bajo coste de los químicos es lo que me animo a empezar. Yo hago fotografía musical de conciertos y es todo muy estresante y rápido. Necesitaba relajación, y la fotografía analógica es la forma de conseguirlo. Genial tu texto.

  2. Yo creo que las supuestas ventajas de la película fotográfica no son tales si nos atendemos a una serie de cuestiones:

    1. La fotografía en película te obliga a pensar más cada toma.
    Eso no dudo que es cierto, pero quizás deberíamos buscar la solución al problema no cambiando el medio, sino cambiándonos a nosotros mismos. Si somos poco analíticos obligarnos a serlo más por sistemas externos no solucionará realmente el problema. Uno debe ser analítico siempre. Es cierto que el medio condiciona siempre (uno no hace las mismas fotos con un movil que con una cámara de gran formato) pero el análisis fotográfico previo no debería ser el caso. Y si lo es, repito, el problema lo tenemos en nosotros mismos cuando nos convertimos en metralletas fotográficas, sin ton ni son. Disciplina y experiencia.

    2. De los colores o de esas características «intrínsicas» de la película se ha hablado largo y tendido. Yo sólo puedo decir una cosa. He visto varias veces como ante una impresión de similares características, con digital y químico, la immensa mayoría de humanos era incapaz de diferenciar con cual se había hecho cada cual. En blanco y negro exactamente igual. Eso todavía se agudiza más, si cabe, cuando la imagen se muestra mediante un soporte digital, básicamente a través de la web donde ya es imposible diferenciarlo. La cosa cambia claro con las diapositivas, para mí la manera más gloriosa de ver unas fotografías, y la única que podría arrastrarme al uso de película, aunque a un precio enorme: si la fotografía en película se vuelve más difícil, (y no por ello mejor con mejores resultados) la fotografía con diapositivas ya es el culmen de la dificultad, sobretodo por la poquísima latitud de la diapositiva. Quemar o subexponer las fotos es tremendamente sencillo. Si buscas determinada estética quizás te convenga más utilizar película, pero también hay que tener en cuenta una cosa: difícilmente, a día de hoy, con los conocimientos necesarios, no vas a tener la posibilidad de conseguir el mismo efecto estético con digital.

    Mi opinión no va en contra de la fotografía con película. Sólo intento clarificar algunos autoengaños que nos hacemos a menudo con este tema. Viva el cacharreo, la experimentación, y la fotografía como tal en todas sus diversas posibilidades. Pero no nos hagamos trampas al solitario. Al final lo que importan son los resultados, y dependen de tí, no del medio, por desgracia.

  3. Como actividad durante el confinamiento, retome el revelado químico y ahora tiro con una Hexar RF y el Biogon 35mm casi siempre, película HP5 y Trix, según la economía. La ventaja es una fotografía mucho más sosegada, tanto la toma como el proceso de copia.

  4. Soy fotógrafa desde… bueno, ya no sé ni contar los años que llevo haciendo fotografía !… Bueno, el caso es que yo nací en la era del «todo analógico» 😉
    Durante esos años en que apenas empezaban a existir los PC, tenía un laboratorio mas que genial en la escuela de arte donde estudiaba, y me pasaba horas y horas revelando fotos. Era como una cosa totalmente natural !
    Luego, por el trabajo, tuve que mudarme y durante un tiempo deje de hacer fotos, hasta compré una cámara digital que sigo usando cuando hago fotos de conciertos con poca luz.
    Pero me volvió a agarrar el virus de la foto, la verdadera, asique «desempolvé» dos cámara Leica M, una M3 y una M6 y ahora solo me apetece hacer foto analógica.
    Pero claro, ya no tengo laboratorio. Para revelar el carrete, no es ningún problema porque solo se necesita estar a oscuras mientras se carga en la cajita de revelar y ademas tengo un escáner bueno pero me apetecía volver a hacer mis propias fotos en papel… Y eso si que se ha puesto complicado ! Los productos han cambiado, ya no existe el papel que solía usar, la quimia tampoco es la misma y bueno montar y desmontar el laboratorio en el baño es un palo 🙁
    Pero a pesar de todo, para mi, la foto analógica seguirá siendo LA FOTO mayúscula ! 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.