Apuntes de fotografía (5) Retrato

8

“Si sabes esperar la gente se olvidará de tu cámara y entonces su alma saldrá a la luz” Steve McCurry

El retrato es una de las principales categorías del arte, y como no podía ser menos, en la fotografía ocurre lo mismo. Apostaría un café a que no hay fotógrafo alguno que no haya hecho un retrato en su vida. Es algo que nos llama la atención, una cara bonita, un cuerpo atractivo, familiares o no pero hay algo en el retrato que nos atrae poderosamente. 

Y este tema daría para un curso en sí mismo. Hay tantos detalles a comentar que podríamos estar semanas solo hablando de retratos. Pero vamos a ver los puntos básicos que debemos conocer para luego dejar volar la imaginación y sacar todo el arte que lleváis dentro. 

Apuntes de fotografía en Fujistas (próxima entrega, el 5 de septiembre)

Director o cazador

Para hacer retratos a alguien podemos tomar el control de la sesión e intentar tener todo bajo control: las poses, la mirada, la expresión del modelo…. Claramente actuaríamos como un «fotógrafo director», pero ¿a que es un poco complicado dirigir a vuestros hijos pequeños? Es imposible decirles: «ponte de lado, con los hombros hacia la derecha, la cabeza hacia la cámara, la mirada hacia el suelo y sonríe». Para niños, y no tan niños, es muy útil convertirnos en «fotógrafos cazadores», esto es, dejar libertad al modelo para que juegue, se mueva, cambie la postura y la expresión y nosotros buscar «el momento» que nos va a dar esa foto increíble y maravillosa que pondremos en el marco.

Evidentemente, ser cazador es mucho más difícil. No solo hay que controlar la cámara sino que además hay que anticiparnos a las expresiones y movimientos. El enfoque en estos casos es complicado, pero los retratos e instantes captados son mucho más naturales. 

¿Adivináis cual es la foto cazada y la foto posada? Probad a ver cual es estilo que más se adapta a vosotros, pero seguro que tendréis que utilizar las dos formas en función del modelo que estéis retratando.

Tipos de plano de fotografía de retrato

Aunque cuando hablamos de retrato pensamos directamente en un encuadre que tenga la cabeza y poco más, hay 7 planos tradicionales en la fotografía de retrato:

  • Plano general: Todo el cuerpo entre dentro del encuadre sin cortes.
  • Plano americano / tres cuartos: se cierra el encuadre desde la mitad del muslo hasta la cabeza. El nombre de plano americano viene de su utilización masiva en los «western» de Hollywood, para que saliesen las pistolas y las cartucheras de los protagonistas.
  • Plano medio: Aquí ya solo tenemos el tronco superior desde la cintura.
  • Plano medio corto: Seguimos cerrando hasta centrar el encuadre entre el pecho y la cabeza.
  • Primer plano: El plano mas conocido, la cabeza y los hombros.
  • Primerísimo primer plano: Se cierra todavía más el encuadre, con el rostro como único elemento.
  • Plano detalle: El encuadre solo busca enseñar algún detalle del rostro, ojos, boca, nariz…o de otras partes del cuerpo, como pueden ser las manos o los pies.

Y como siempre, se ve mejor con un ejemplo. Estas fotos son de una sesión que hice a Cecilia Geijo, genial directora de teatro y mejor persona. 

Como recomendación, cuando hagáis una sesión, intentad planificar fotos de todos los planos. Empezad con los planos más generales para ir acercando el encuadre a medida que el modelo va cogiendo confianza y sintiéndose más cómodo. Si empezáis directamente con los primeros planos, se puede sentir un poco intimidado.

Iluminación básica

Pese a que la iluminación general de una sesión se sale del ámbito de estos apuntes, no debemos pasar por el tema de retratos sin hablar un mínimo sobre iluminación. 
 
Podemos trabajar con luz natural o artificial, bien sea en exteriores como dentro de casa, buscando la luz de la ventana por ejemplo. En semanas anteriores hemos visto las diferencias de trabajar con luz dura o suave. Para la gran mayoría de los retratos lo que buscamos es una luz suave que minimice las pequeñas imperfecciones de la piel y el rostro, por lo que podremos utilizar modificadores si solo tenemos luz dura. Un simple reflector o el flash de la cámara a modo de relleno nos pueden salvar una foto.

👉 Echa un vistazo a la entrada dedicada a «la luz» de nuestros apuntes fotográficos.

Procurad evitar las iluminaciones de frente al modelo, que nos van a dar retratos planos y sin volumen, y buscar que la luz venga desde los laterales y un poco elevada.

Existen unos esquemas de iluminación tradicionales y comúnmente usados que dan muy buen resultado y que podemos conseguir fácilmente:

  • Iluminación mariposa / Paramount: Buscamos la fuente de luz frontal pero elevada formando un ángulo de unos 30-45º en vertical. Esto va a crear una sombra debajo de la nariz en forma de mariposa (de ahí el nombre) Para minimizar esta sombra, podemos usar un reflector un flash de relleno. En casa, una ventana grande, con un visillo para suavizar la luz si es necesario y sentamos a nuestro modelo enfrente de la ventana pero mas abajo, incluso en el suelo. O bien, el sol al atardecer, siempre que no haya bajado mucho en el horizonte.
  • Iluminación Rembrandt: Buscamos la fuente de luz formando un ángulo de unos 45º en horizontal, mientras que en vertical nos vale que esté por encima de la línea de los ojos. En interiores, una vez sentado el modelo de frente a nuestro ventanal lo giramos unos 45º. Esto genera sombras en la mitad de la cara creando volumen. Según la dureza de la luz tendremos sombras más o menos definidas.

Esta iluminación crea un característico triangulo de luz en debajo del ojo del lado opuesto al de procedencia de la luz:

  • Iluminación lateral: Ahora la fuente de luz está totalmente en el lateral del modelo, formando un ángulo de 90º. La sombra de la mitad de la cada es mucho más marcada, generando retratos más contrastados y dramáticos. Por supuesto, también podemos utilizar reflectores para suavizar las sombras.

Esta foto de Juanjo Reiz, actor con una expresividad asombrosa, está hecha con una iluminación lateral, con el foco principal a la derecha de la foto. Para suavizar las sombras se colocó otro flash a menor potencia a la izquierda. Así tenemos unas sombras lo suficientemente marcadas como para generar un volumen facial acorde con la expresión de la foto.

Las claves del retrato

Unos de los temas que siempre sale al hablar de retratos es el tipo de focal a emplear. Y la respuesta es cualquiera, siempre y cuando la usemos conscientemente. Si queremos sacar un primer plano con un angular y nos acercamos mucho, va a salir un retrato deformado. Esto es por la perspectiva.

¿Cuáles son los objetivos idóneos para retrato?

Como criterio básico se considera que a partir de 3 metros de distancia con respecto al modelo ya no se aprecia deformación por perspectiva. Y colocándonos a esos 3 metros, con el Fujinon XF 35mm F2 R WR captaremos más o menos un plano general o plano americano si nos acercamos un poco, mientras que si buscamos un plano medio podremos utilizar el Fuji 50mm F2 R WR o el maravilloso XF 56mm F1.2 R (que equivalen aproximadamente a los 85mm de Full Frame). Los 200 mm equivalentes que nos da el Fujinon XF 50-140mm F2.8 en su posición más tele nos permitirían tener primeros planos. 

Por supuesto, que podemos hacer primeros planos con el 56mm, a costa de acercarnos a nuestro modelo. Pero mi experiencia personal es que dejar espacio entre la cámara y el modelo facilita la sesión.

De siempre se ha considerado que la focal de retrato es el 135mm equivalente en full frame, aunque el famoso retrato de la chica afgana de Steve McCurry está hecho con un 105mm, por ejemplo.
 
Pero por supuesto, las reglas están para romperlas. Encontrad vuestro objetivo «fetiche» y exprimidlo. Se pueden hacer preciosos primeros planos con 23mm de la Fuji X100V y planos generales o americanos con el Fujinon XF 90mm F2 R LM WR, que es uno de mis objetivos preferidos.

Otro detalle. Por favor, enfocad a los ojos, salvo que queráis centrar la atención claramente en otro punto. La mirada en los retratos es fundamental. 

Mención especial tiene el fondo de las fotos. Elegid colores neutros y sin elementos que llamen la atención y quiten interés visual al modelo. Y separad al modelo del fondo si queréis dar volumen a la foto.

Factores para un buen desenfoque en el fondo de los retratos

Si lo que buscáis conseguir el tan ansiado bokeh, necesitáis tener en cuenta tres factores y jugar con ellos. Estos factores no son más que los que determinan la profundidad de campo, lo que tenemos enfocado en nuestra foto. Cuanto más desenfoquemos el fondo, más fácil será conseguirlo:

Si queremos el mayor desenfoque posible, deberíamos irnos a teleobjetivos muy luminosos con grandes aperturas de diafragma

• Apertura del objetivo: Cuanto más abramos el diafragma, menos profundidad de campo tendremos y más desenfocaremos el fondo, Para esto ayudan mucho tener objetivos luminosos con f1.2 del 56mm o f2 de los Fujicrones o el 90mm.

• Distancia focal: Cuanto más larga es la distancia focal, menos profundidad de campo tendremos, y más desenfoque conseguiremos en el fondo.

• Distancia de enfoque: Cuanto más cerca estemos fotografiando al modelo, menos profundidad de campo tendremos.

Conociendo como funcionan estos tres conceptos conseguir desenfoques ya es fácil. Si queremos el mayor desenfoque posible, deberíamos irnos a teleobjetivos muy luminosos con grandes aperturas de diafragma, y además acercarnos un poco a nuestro modelo.

También conseguiremos buenos desenfoques aumentando la distancia relativa modelo-cámara y modelo-fondo. Cuanto más separemos el fondo, más desenfoque tendremos.

En este sentido, el objetivo que mejor ha desenfocado el fondo y que para mi es uno de los mejores objetivos que he tenido ha sido el Nikon 300 f4, que tiene su equivalente en el Fujinon XF 200mm F2. Aunque para conseguir desenfoques importantes nos valen muchos de los objetivos de Fuji: 56 1.2, 60 2.4, 90 f2, 50-140 2.8, 55-200 3.5-4.8, incluso el humilde 50-230 4.5-6.7 a 230mm va a desenfocar el fondo considerablemente.

Como veis, no es imprescindible tener el mejor objetivo para cada disciplina, sino que gran parte del éxito de una fotografía depende del uso que demos y como empleemos las herramientas de las que disponemos.

La empatía del retratista

si vais a hacer una sesión a alguien desconocido, procurad tener una reunión previa a la sesión

La frase que encabeza este tema es fundamental para los retratos. Un retrato dice mucho más del fotógrafo que del modelo. Habla de la confianza que ha conseguido, del clima que ha creado, de la relación modelo-fotógrafo. Por eso, si vais a hacer una sesión a alguien desconocido, procurad tener una reunión previa a la sesión. Esto es muy útil para romper el hielo, para ver que quiere conseguir y establecer las bases de la confianza que se requiere. Es muy difícil de conseguir e imprescindible para algunos tipos de sesión, como el boudoir, y por supuesto no depende de si tenemos un 56 o un 50-140. Lo mejor que se le puede decir a un retratista es que capta el alma de las personas.

En este sentido nuestro compañero Juan Segovia es todo un maestro en el arte del retrato y de conseguir sacar a la luz el alma de las personas que se ponen delante de su objetivo. Os recomiendo encarecidamente que le sigáis y que disfrutéis de sus retratos.

Y gracias a su generosidad, la cual le agradecemos enormemente, podemos mostraros unos ejemplos de su arte.

Tenemos unas fantásticas fotos de retrato para el ámbito profesional. Simplemente viendo las fotos podemos intuir la seriedad que transmite en la primera foto, con un punto un tanto desenfadado sin perder la elegancia que nos inspira la segunda foto, a la vez que nos indica la profesión de Joan Andreu, abogado.

Ambas fueron tomadas con una Fuji X-T3 + Fujinon XF 56mm F1.2 R, iluminadas con una ventana de flash de 75×100 cm con nido de abeja.

Las siguientes fotos corresponden a otra sesión de retrato para portfolio profesional de Cristina, asesora de imagen y personal shopper. Para su profesión es importante tanto una imagen general con estilo como una cuidada atención a los detalles.

La primera foto, nos demuestra el estilo de Cristina, tanto en la ropa utilizada, clásica pero perfectamente conjuntada, como en la pose, desenfadada pero manteniendo una imagen sofisticada. En la segunda foto, los detalles toman la imagen. Las pulseras, el collar de perlas, los anillos… todo enmarcando la profunda mirada de Cristina.

En esta sesión Juan utilizó una Canon 5D MarkIII + 70-200 2.8, iluminando la escena con una ventana de flash de 135x180cm y un reflector porex.

 
Como siempre, os animo a practicar y probar cosas nuevas, aunque también es buen ejercicio dedicar un tiempo a ver fotos de los grandes retratistas. Pensad en cómo ha hecho la foto que tenéis delante.

¡Buena semana! !Un saludo!

👉 Preguntas, comentarios y ejercicios prácticos en el hilo de los «apuntes de fotografía» en el foro de Fujistas.

8 Comentarios

  1. Muchísimas gracias por estos interesantisimos apuntes!!! Creéis que un zoom como el Fuji 50-140 podría cubrir bien todos los planos de retrato?

    • Hola Cristina!!
      Muchas gracias a ti por tu comentario y por seguir pasando por aquí cada semana!

      Respecto a la pregunta, con el 50-140 puedes hacer todos los planos, solo que para los planos más abiertos tendrás que alejarte un poco. Con que te alejes unos 3 metros seguro que te entra en el encuadre.

      Para los planos más cerrados, no tendrás problema, incluso tendrás que acercarte.

      Un saludo!

  2. Sigo disfrutando cada entrega. Admiro la sencillez y profundidad con que expone cada uno de los conceptos. Los ejemplos muy precisos y el lenguaje directo y descomplicado. Gracias de nuevo por compartir sus conocimientos.

    • Muchas gracias Jorge!!

      Lo importante de estos apuntes es que os sirvan para recordar conceptos que a veces olvidamos.

      Un saludo!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.