Review del Viltrox AF 23 mm F1.4 para Fujifilm

Llevo un año utilizando el Viltrox AF 23mm F1.4 XF en tres cámaras Fujifilm diferentes. Se trata de un objetivo angular moderado con la distancia focal fija más versátil, la mayor luminosidad posible sin entrar en territorios extremos, un autoenfoque sin fallos y a con precio que pone de patas arriba el mercado. Como primer esfuerzo serio de presentar unas ópticas alternativas a la calidad y funcionalidad de los objetivos Fujinon XF de Fujifilm, me atrevo a afirmar que la propuesta de de Viltrox es el soplo de aire más fresco para la Serie X que he podido descubrir en los 9 años de existencia de Fujistas.

Viltrox 23 mm F1.4, lente frontal.

El Viltrox AF 23mm F1.4 es el segundo modelo de la firma china dentro de su línea de objetivos pensados específicamente para sistemas APS-C sin espejo y las monturas Fujifilm X y Sony E. Al igual que el Viltrox AF 33mm f/1.4 XF y el Viltrox AF 56mm f/1.4 XF, incorpora un motor de autoenfoque STM silencioso y con mecanismo de rotación interno.


👉🏽 Comprar Viltrox AF 23mm f/1.4 en Aliexpress (envío desde Francia): 275€ a 8 de abril. Aún más barato en la tienda Pergear, principal distribuidor de Viltrox.


Principales características del Viltrox AF 23mm F1.4 XF

  • Construcción metálica del barril y del parasol.
  • Esquema óptico de 11 elementos repartidos en 10 grupos, incluyendo 2 lentes de dispersión extra-baja (ED) y dos lentes con elevado índice de refracción para suprimir las diferencias de color.
  • Aro de abertura incorporado en el barril del objetivo.
  • Estructura de enfoque interno.
  • Aro de enfoque manual de largo recorrido
  • Distancia mínima de enfoque de 30 centímetros, Magnificación máxima de 0,1x.
  • Motor de enfoque STM silencioso.
  • Puerto micro USB incorporado para posibilitar futuras actualizaciones de firmware.
  • Diámetro de filtro de 52mm.
  • Peso: 260 gramos.
  • Admite abertura automática en la cámara, modo A o modo S y pasa los datos EXIF al archivo de imagen.
Vista superior Viltrox 23 mm 1.4 con la Fujifilm X-S10.

Una construcción más que correcta

Personalmente, estoy acostumbrado al tamaño del Fujinon XF 23mm F1.4 R, el objetivo con el que he hecho la mayoría de mis sesiones fotocallejeras. Siempre lo he considerado el objetivo de mayor tamaño con el que me encuentro cómodo en cualquier cuerpo, ya sea una Fuji X-T30 o una Fuji X-T4. El Viltrox 23mm F1.4 es más ligero y menos voluminoso, si bien su longitud es mayor. Sigue manteniendo el equilibrio cuerpo/óptica con todas las cámaras en los que lo he probado pero ese alargamiento crea cierta desproporción que resulta menos discreta para fotocallejear, o al menos me transmite sensaciones diferentes. Sea como sea, son cuestiones muy subjetivas resultantes de idealizar un tanto un Fujinon con el que me he desenvuelto como pez en el agua durante los últimos 5 años.

No podemos quejarnos de un peso de sólo 260 gramos para un objetivo tan luminoso que no se priva de los materiales metálicos en todo el barril desde la montura hasta el parasol. Se nota sólido en las manos y, pese a no tener sellado contra polvo y salpicaduras, en todo el tiempo que lo he tenido no he advertido que se colase ni una mota de polvo en su interior.

Una de las cuestiones que me resulta más antipática de los objetivos Viltrox es su aro de abertura de diafragma de tipo «sin clics». Aunque muchos dicen que esto es una característica ideal para vídeo, lo cierto es que el cambio de diafragma se produce de 1/3 a 1/3 de paso como en los objetivos Fujinon XF pero sin la resistencia de clic que supone un coste añadido en el mecanismo del objetivo. Por suerte, tiene la suavidad justa que impide que la abertura de diafragma baile sin querer.

El aro de enfoque manual tiene buen tacto y una superficie generosa, si bien lo noto quizá algo más duro de lo que me gustaría. Posiblemente a otros les parezca perfecto…

Oferta de verano Luminar Ai.

Autoenfoque sin fallos

El autoenfoque del Viltrox 23 mm F1.4 XF no deja de sorprenderme una y otra vez. Que esta compañía china haya conseguido superar el desempeño de un objetivo nativo como el Fujinon XF 23mm F1.4 R generando su propio algoritmo a través de ingeniería inversa es una proeza difícil de imaginar hace sólo un par de años.

No he podido probarlo en condiciones extremas pero tampoco tiene una distancia focal que se preste para la fotografía de acción. Lo importante es que el autoenfoque ha respondido en cada uno de los escenarios en los que lo he utilizado: fotos familiares con niños vivarachos, escenas de teatro con condiciones de luz difíciles, foto callejera en busca del momento decisivo…

Calidad óptica notable

Es imposible ofrecer más calidad óptica a tan bajo coste. El Viltrox AF 23mm F1.4 no defrauda en su poder resolutivo y, de hecho, tiene un comportamiento similar al mucho más caro Fujinon XF 23mm F1.4: a máxima abertura ofrece una nitidez muy buena en el centro, que sube progresivamente hasta alcanzar el sobresaliente a f/2.8 y f/4.

En las esquinas se ven bastante más las costuras al Viltrox ya que a f/1.4 y f/2 el detalle en los bordes deja bastante que desear, si bien a f/2.8 y sobre todo a f/4 la nitidez se recupera súbitamente en las zonas más extremas. Por suerte, en la mayoría de fotos con gran abertura de diafragma buscamos desenfocar el motivo principal de la composición. Y este punto de atención de la fotografía casi siempre está alejado de las esquinas con la merma de nitidez más crítica.

Recorte en el centro. Viltrox 23mm F1.4 a f/7.1.
Recorte en el centro. Viltrox 23mm F1.4 a f/7.1.
Recorte en el borde central . Viltrox 23mm F1.4 a f/7.1.
Recorte en el borde central . Viltrox 23mm F1.4 a f/7.1.
Recorte en la esquina. Viltrox 23mm F1.4 a f/7.1.
Recorte en la esquina. Viltrox 23mm F1.4 a f/7.1.

Un talón de Aquiles: el manejo de los reflejos

Hemos mencionado cosas muy buenas del objetivo pero hay un punto bastante en contra del Viltrox AF 23mm F1.4: su dificultad a la hora de evitar los reflejos no deseados. Hay ángulos con el sol de frente en los que el resplandor hace bajar mucho el contraste, con destellos invadiendo el encuadre de manera antipática. Por supuesto, siempre hay posibilidad de jugar con el punto de vista, usar la mano como extensión de parasol para ciertos reflejos laterales, pero generalmente los contraluces son un escenario en el que tendrás que estar demasiado pendiente de no estropear la foto. A partir de una abertura de diafragma de f/2.8 o f/4 desaparecen los contratiempos más críticos.

Os dejo un ejemplo. A la izquierda, la fotografía editada en Capture One y Photoshop. A la derecha, el archivo RAW original. X-T30 + Viltrox 23mm F1.4 a máxima abertura.

La edición hace magia muchas veces pero la realidad es que el Viltrox AF 23mm F1.4 XF se lleva un aprobado raspado en cuanto a manejo de flares. Si os fijáis, en la foto definitiva todavía hay rastros de reflejo rojizo en el pantalón y en la punta del zapato.

El mayor problema aparece en cuanto los rayos de sol aparecen en los laterales del encuadre… Hay puntos de vista en los que es imposible hacer una foto «limpia». Sin duda, este 23mm el objetivo Viltrox con más problemas de flare hasta la fecha. Comparándolo con la competencia Fujinon sale mal parado.

Distorsión y viñeteo

Los archivos RAF obtenidos con los objetivos Fujinon incorporan la información para corregir la distorsión y el viñeteo en los reveladores RAW mayoritarios. No es el caso de los objetivos Viltrox que han de recurrir a perfiles de corrección externos proporcionados por la marca. Así que lo que vemos tanto en la cámara como en Lightroom o Capture One es la imagen tal cual se captura, libre de correcciones por software.

Aunque el viñeteo del objetivo es bastante visible a máxima abertura, el oscurecimiento de las esquinas es en realidad inferior a lo que podemos encontrarnos en los RAWs sin corregir de sus competidores Fujinon en esta focal. Aplicando el perfil de de objetivo para Photoshop proporcionado por Viltrox, el defecto se soluciona por completo sin apenas añadir ruido en la compensación de la exposición. Fácilmente podríamos conceder una puntuación de notable a este respecto.

Una nota superior podríamos otorgar al control de la distorsión geométrica. He capturado varias fotos con motivos rectilíneos y no he observado ninguna curvatura evidente. Si sacamos la regla virtual veremos una ligerísima ondulación de barril, pero hay que buscarla activamente. Y no es fácil.

Desenfoque en remolino

El desenfoque trasero del Viltrox 23mm F1.4 podría etiquetarse como «nervioso», algo alejado del bokeh más estándar de los cristales de Fujifilm. Muchos fondos con una profusión de detalles producirán un desenfoque con una sensación de remolino algo mareante en los bordes de la escena: una característica que puede generar un ambiente dramático propicio para algunas fotografías, pero que resultará bastante menos adecuado para sesiones más preciosistas.

Si atendemos al desenfoque de los puntos de luz, nos encontramos con una circularidad limpia de rebordes y muy estética hasta casi f/4 gracias al diafragma con hojas de abertura perfectamente redondeada. No obstante, las deficiencias ópticas en las esquinas producen un ovalamiento de las bolas de bokeh en los bordes de la imagen que resulta muy pronunciada a f/1.4 y que no se corrige más o menos bien hasta f/2.8-f/4.

Bokeh en remolino del Viltrox 23mm.
Swirly bokeh del Viltrox 23 mm f/1.4.

El asunto del desenfoque no es baladí, hasta el punto que por su carácter desaconsejo el uso -al menos exclusivo en esta focal- del Viltrox 23mm F1.4 para un uso profesional con las sesiones de retrato como protagonistas. No obstante, la utilización de la expresividad de los desenfoques en determinadas sesiones documentales, fotocallejeras o artísticas pueden traducirse en un plus de disfrute y un motivo adicional de amor por este objetivo chino.

Aberraciones cromáticas: una de cal y otra de arena

Sonaré pesado pero en el tema de las aberraciones cromáticas hay que repetirlo en cada review: por un lado están las aberraciones cromáticas laterales, las presentes en los extremos del encuadre, que son bordes de color verde/magenta que pueden ser muy molestas pero, afortunadamente, fácilmente corregibles. Por otro lado están las aberraciones cromáticas axiales, que son rebordes verde/magenta que se encuentran en todo el encuadre y hacen acto de presencia en desenfoques con grandes diferencias de contraste.

Fujifilm X-T30 +  Viltrox 23mm F1.4 a f/2.8.
Fujifilm X-T30 + Viltrox 23mm F1.4 a f/2.8.
Detalle de las aberraciones cromáticas longitudinales del Viltrox 23mm F1.4.
Detalle al 100%. Aberración cromática axial acentuada por un procesado fuerte de la imagen.

La relativamente mala noticia es que el Viltrox AF 23mm F1.4 crea aberraciones cromáticas laterales bastante abundantes a grandes aberturas de diafragma. Esto es básicamente una molestias para los JPEGs directos de la cámara debido a que los cuerpos de de Fujifilm no corrigen automáticamente las aberraciones de objetivos Viltrox. Disparando en RAF, cualquiera de los reveladores RAW mayoritarios se pueden hacen cargo de este defecto óptico.

Mejor noticia es la escasa presencia de las aberraciones cromáticas axiales o longitudinales. Se encuentran sobre todo en la fotografías tomadas a f/1.4 y -algo menos- a f/2 y, aunque eliminarlas por completo puede convertirse en un trabajo de edición peliagudo, su aparición no supone generalmente una molestia crítica.

La distancia mínima de enfoque del Viltrox 23mm F1.4 no es para echar cohetes.
La distancia mínima de enfoque del Viltrox 23mm F1.4 no es para echar cohetes. Esto es todo lo que pude acercarme al caracol, así que búscate otro objetivo para fotografía macro…

Alternativas al Viltrox 23mm F1.4

El más similar en precio es el Fujinon XF 23mm F2 R WR. Un paso de diferencia en luminosidad supone una buena diferencia de tamaño y peso entre ambos. Ópticamente el Fujinon es superior al Viltrox en varios aspectos pero la diferencia a F2 -y menos a f/2.8- no es un mundo. Por otra parte, el autoenfoque no presenta diferencias significativas. Punto extra a favor del Fujinon: el sellado contra polvo y salpicaduras. Punto extra a favor del Viltrox: sigue siendo de 100 a 150€ más barato, dependiendo del canal de distribución.

Comparativa de tamaños Fujinon XF 23mm F2 R WR vs Fujinon XF 23mm F.14 R vs Viltrox AF 23/1.4 XF.
Comparativa de tamaños Fujinon XF 23mm F2 R WR vs Fujinon XF 23mm F.14 R vs Viltrox AF 23/1.4 XF.

La verdadera alternativa idéntica en distancia focal y máxima abertura es el Fujinon XF 23mm F1.4 R. El precio es el factor diferenciador absoluto entre ambos objetivos, siendo el Fujinon casi tres veces más caro. En resolución, las diferencias son mínimas, si bien el Fujinon brilla en aspectos en los que el Viltrox flaquea: el manejo de los destellos y reflejos, un contraste superior en disparos a contraluz y un bokeh más cremoso y más estético para la mayoría de situaciones.

👉🏼 Ofertas por el Fujinon XF 23mm F1.4 R en Amazon.

Más allá de los objetivos con autoenfoque, hay una multitud de ópticas manuales que cubren el clásico 35mm del sensor full frame. Podemos destacar, por calidad, el Samyang 21mm F1.4 y, por precio, el 7Artisans 25mm F1.8, del que tenemos una buena colección de buenas críticas en el foro de Fujistas.

Fotografía callejera con el Viltrox 23mm F1.4.
FUjifilm X-T30 + Viltrox AF 23mm F1.4. Foto revelada en la propia cámara: Provia, ISO 160, f/3.2.

Conclusión: mejor relación calidad/precio, imposible

El angular equivalente a 35mm en los sistemas de formato completo es la óptica más utilizada en la práctica del fotorreportaje y en mi caso se trata de un auténtico todo-terreno que suelo utilizar como «objetivo único» en buena parte de mi práctica fotográfica. Estadísticamente, hasta el último año, el Fujinon XF 23mm F1.4 era el objetivo pegado a mi cámara en más de un 30% de mis fotografías. Por desgracia, la cesión que tenía de la óptica finalizó y, aunque durante muchos años pensé que sería un cristal que tendría siempre en mi bolsa fotográfica, de momento llevo casi un año disfrutando del Viltrox 23mm F1.4 sin plantearme desembolsar los varios cientos de euros de diferencia con el Fujinon.

Por 349€ en Amazon y por 275€ ahora mismo en Aliexpress desde Francia es imposible no recomendar este objetivo para una gran mayoría de fujistas. Toda mi incredulidad inicial con la efectividad del mecanismo de autoenfoque quedaron disipadas en las primeras sesiones comprometidas. La nitidez sólo flaquea en las esquinas a grandes aberturas de diafragma y la capacidad resolutiva es notable en el centro desde f/1.4. Estéticamente no es el objetivo más bonito pero la construcción es metálica y transmite confianza. Muchos fujistas no necesitan ir más allá de estos puntos a favor para tomar una decisión de compra.

Aun así, no podemos esperar que el objetivo sea perfecto a este precio: hay problemas con los contraluces e iluminaciones fuertes laterales que pueden estropear bastantes capturas en forma de reflejos y merma de contraste. Por otro lado, el bokeh es de tipo remolino, que resultaría muy poco favorecedor para ese retrato intimista de la pareja enamorada que te ha contratado para su sesión pre-boda. Por último, el aro de diafragma es de tipo «sin clicks», algo que personalmente no me molesta en exceso pero que para muchos es una característica que llega a desquiciar.

¿Quieres la experiencia más consistente sin importarte el precio? Vete a por el Fujinon XF 23mm F1.4 R. ¿Quieres un objetivo con una relación calidad/precio inigualable? El Viltrox 23mm F1.4 te va a ofrecer mucho por cada euro invertido.

Este análisis sigue en permanente construcción. Puedes seguir mis pasadas y futuras andanzas junto al objetivo en mi diario de experiencias con el Viltrox 23mm F1.4.

Última actualización el 2021-07-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Jon Díez Supat
Friki fotográfico, jefazo y becario en Fujistas

7 COMENTARIOS

  1. Buen artículo y estupendas fotos, Jontxu.

    El autoenfoque va muy fino también en vídeo y no me falta más que otros objetivos Fuji modernos que tengo. Este Viltrox es una joya por muy poco dinero, esperemos que sigan sorprendiéndonos con más lanzamientos los próximos años.

    • Viltrox anunció el desarrollo de un 13mm F1.4, pero no hay noticias sobre el objetivo desde hace tiempo… No parece un diseño óptico fácil, desde luego.

  2. A mí me atrae mucho el swirly bokeh del Viltrox 23 f/1.4, algo que solo obtengo en viejas lentes de enfoque manual. Para fotografía creativa creo que se le puede sacar mucho partido.

    • Por supuesto, es una característica que puedes utilizarla a tu servicio para muchos tipos de fotografías. Desgraciadamente, el nerviosismo del desenfoque del Viltrox 23mm F1.4 lo hace poco apropiado para ciertos encargos profesionales.

  3. Muy buena review. Creo que este Viltrox sera mi proxima compra. Vas a hacer un articulo sobre el 56? He visto en el foro que tambien lo estás probando.

  4. Para mi, el 56mm de Viltrox no tiene tan buena calidad/precio. Solo la construcción ya no está tan conseguida como el 23mm.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última actualización el 2021-07-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados